Archivo de la etiqueta: MONTAÑA ORIENTAL LEONESA

DE COCINA MONTAÑESA y leonesa: HORNAZO (De Polvoredo) Y ESCALDÓN (De La Uña)

La cocina está de moda. No hay cadena televisiva que se precie que no tenga su programa de cocina en formato de concurso o simplemente divulgativo. Los grandes chefs de este país que es España van haciendo doble agosto: en … Seguir leyendo

Publicado en ETNOGRAFÍA, La Uña, POLVOREDO | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

EL RAMO DE NOCHEBUENA DE SALIO (LEÓN)

Salio es uno de los nueve pueblos de la montaña oriental leonesa que la presa de Remolina anegó a partir del 31 de diciembre de 1987. En el verano anterior tuve la oportunidad de encuestar a una de sus vecinas … Seguir leyendo

Publicado en ETNOGRAFÍA, LITERATURA ESPAÑOLA, Literatura tradicional, SALIO | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

EL RAMO DE NOCHEBUENA DE RIAÑO (LEÓN)

Al igual que el resto de los ramos navideños leoneses que he publicado, la encuesta sobre el de Riaño fue realizada a mediados de los años ochenta del siglo pasado (1987), y hoy la daré a conocer. En esa localidad … Seguir leyendo

Publicado en ETNOGRAFÍA, Literatura religiosa, Literatura tradicional, RIAÑO | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

ASUSTADORES DE NIÑOS: (3) «LOS LOBOS»

Una única leyenda, en vez de las cuatro previstas, constituye esta tercera entrega de asustadores de niños. Al final, ella sola se ha bastado para llenar el post. Vuelvo a insistir en que las ya publicadas con anterioridad, esta y … Seguir leyendo

Publicado en Literatura tradicional, SIERO | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

ASUSTADORES DE NIÑOS: (2) «EL COCO», «EL TÍO DEL SACO», «EL TÍO DEL UNTO» Y «EL TÍO DE LA SANGRE»

Continuamos con el segundo capítulo de las leyendas que tienen como protagonistas a los asustadores de niños dentro del folklore popular leonés, que tienen escaso contenido narrativo,  y que fueron oídas y vividas en primera persona en Siero (León) en … Seguir leyendo

Publicado en Literatura tradicional, SIERO | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario