MICRORRELATOS DE PUEBLO

12. LA MÚSICA TAMBIÉN ERA POBRE
El rabel y el tambor también vivieron por un tiempo sus días de humo en la cueva de Los Burros (La Uña).

Publicado en CREACIÓN LITERARIA, LA UÑA (LEÓN), MICRORRELATOS, MICRORRELATOS DE PUEBLO | Etiquetado , | Deja un comentario

MAYO LITERARIO

Literatura y otros mundos

PAISAJE NEVADO LA UÑA (LEÓN)

El mes de mayo –nombre disputado por los partidarios de Maya[1] y de los maiores– en las montañas de León –y en otros lugares- es el mes de las flores, hecho natural de la eclosión de la primavera, y no antes, aunque en este 2013 su inicio se vea teñido solo de blanco para no dejar en mal lugar al refrán que comenzaba en la luna llena de octubre y acababa en la de abril.

PRADO CAMPO DE GRILLANDAS

También en la montaña oriental leonesa –por ejemplo en Siero de la Reina- se decía, cuando yo era chaval y una de nuestra devociones diarias –incluidos los domingos- era buscar nidos de pájaros y controlar la puesta de los huevos y el nacimiento de los nuevos cantores, que marzo era nialarzo; abril, hueveril, y mayo, pajarayo. [2] Ya tenemos el color de las flores y los trinos que…

Ver la entrada original 2.047 palabras más

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MICRORRELATOS DE PUEBLO

11. LAS MAYAS SON CANTOS DE NUEVA VIDA.
Los trinos alegres, demandadores, todavía débiles, pero agudos, nacieron mayeando.

Publicado en LITERATURA ESPAÑOLA, MAYEANDO, MICRORRELATOS, MICRORRELATOS DE PUEBLO | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

DE TOPONIMIA: LAS VEGAS DE LA UÑA (LEÓN) Y EL PORQUĖ DE SU NOMBRE. (2) PERUJÁN, EL FRESNO

4. VEGA PERUJÁN

Se halla al inicio del valle de Riosol, a la izquierda, limitada por el río, el arroyo, y el monte. En la actualidad no es pradería. Es terreno común, formando lo que aquí se llama una campera. Esto no quiere decir que en su día no fueran prados.

20200426_212139

es un nombre de origen incierto. Según Ibán Eguzkitza, experto en toponimia vasca, PERUJÁN es una variante del vasco PERUJARÁN, nombre de un caserío existente en el municipio de Irún. Puede estar relacionado con el nombre propio PERU, pero también con el topónimo PELUAGA, PERUAGUA, presentes en el valle de Oiartzun. Significan estos “lugar donde hay huellas de cascos”. Teniendo en cuenta que -ARAN es un sufijo vasco que significa “valle”, PERUJARAN significaría “Vaguada de la casa Peluagua”. Es muy poco probable que el PERUJÁN de La Uña haya tenido su origen en el vasco por la distancia entre el municipio leonés y el de Irún.

La hipótesis más plausible, según Eguzkitza, es que se trate de un epónimo, nombre que tiene su origen en otro nombre de persona, animal o cosa. En este caso, nombre de persona.

En este caso, habría que partir de dos nombres: Pedro y Jan. Pedro procede del latín PETRUS, que en la Edad Media también se usaba en la forma PERO, por la pérdida de la dental, como se puede leer en el manuscrito del Cantar de mio Cid que utiliza siempre PERO. La -U final en lugar de -O sería un rasgo distintivo del leonés, donde en vez de -O y -E del castellano el leonés da respectivamente -U e -I. Esta sería su evolución fonética: PETRUM > PETRU > PEDRU > PERU.

Por lo que respecta a la otra parte del topónimo, JAN, tendría su origen en el latín JOANNES, que ha llegado a través del griego desde el hebreo, donde significa “Dios es misericordioso o piadoso”. Esta habría sido su evolución: JOANNE > JOANE > JANE > JAN. JAN sería una más de las abundantes variantes que ha dado el nombre hebreo en las diferentes lenguas del mundo.

En resumen, VEGA PERUJÁN sería una denominación toponímica medieval que significaría VEGA DE PEDRO JUÁN, con alusión clara a su dueño. Recordemos que en La Uña existe un topónimo cuyo origen está en el nombre de MARTÍN DÍEZ, submayordomo del rey leonés Alfonso VII (1126-1157), quien le donó estas tierras.

5. VEGA EL FRESNO

Se halla esta prácticamente a continuación de la anterior. Sus prados son propiedad de La Uña, aunque están enclavados en terreno del Ayuntamiento de Burón. Los límites son el río, dos arroyos y el monte.

20200426_012025

El nombre se debe a la presencia de un fresno en dicha pradería, árbol con carácter sagrado o simbólico. Este árbol es frecuente en los terrenos de La Uña y anexos, aunque en la actualidad no existe una superficie arbórea continuada de este árbol. Su presencia es esporádica. Añadir que en el casco urbano hay uno famoso y de todos conocidos: el fresno de la tía Mera.

El origen de la palabra castellana FRESNO se halla en la latina FRAXINUS. Esta fue su evolución: FRAXINUM > FRAXINU > FRAXINO > FREXINO > FRESINO > FREISNO > FRESNO.

En Asturias se conservan algunas variantes que proceden de la Edad Media: FREISNO, FRIESNU, FREISNU.

Publicado en GEOGRAFÍA LINGÜÍSTICA, LA UÑA (LEÓN), LEONESISMO, LEXICOGRAFÍA, Toponimia | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

DE TOPONIMIA: LAS VEGAS DE LA UÑA (LEÓN) Y EL PORQUĖ DE SU NOMBRE. (1) SAN MIGUEL, LA IGLESIA, LLOSO

0La Uña es un pueblo de la montaña de Riaño (León) en el que la montaña y el valle configuran su orografía. Montañas relativamente altas y empinadas y valles estrechos. En el valle es donde encontramos la VEGA, nombre con el que designamos el terreno bajo, llano, fértil y regable, dedicado al cultivo de la hierba.

La principal fuente de riqueza de este pueblo, desde que se tienen noticias, ha sido la ganadería: bovina, caprina, lanar y caballar.  El régimen de mantenimiento es  el que se conoce como extensivo. El ganado sale a pastar al terreno común, montes propios del pueblo (montes de utilidad pública), durante los meses que el tiempo lo permite. La llegada de la nieve hace que el ganado se recoja en las cuadras. Para alimentarlas durante el período que dura su encuadramiento se alimenta el ganado con la hierva recogida durante el verano y secada. Se almacena en la tenada, parte alta de la cuadra. Dicha hierva se cultiva en los prados, que conforman el fondo de los valles. No son muy abundantes. La mayoría forman las vegas, aunque también hay una parte que carece de riego y se conocen con el nombre de secano. Suelen estar en la falda de la montaña.

Solo cinco pagos del terreno de La Uña reciben el nombre de VEGA, sustantivo al que acompaña su especificador, su complemento definidor. De ellos hablaremos: su etimología y el porqué de su nombre.

1. VEGA SAN MIGUEL

Forma la vega san Miguel un trapezoide cuyos lados son la carretera, el río que baja de Riosol, el que baja de Valdosín y la falda de la montaña conocida como Las Regadas. En medio de esta pradería se halla la ermita de san Miguel, que es la que da nombre al conjunto.

20200426_012000

Ahora comencemos con el análisis de los componentes lingüísticos del topónimo.

La palabra VEGA carece de consenso en cuanto a su etimología. Cuatro son las teorías acerca de su origen:
A) Indoeuropea o protoindoeuropea.
B) Ibérica.
C) Árabe.
D) Sustrato hispano-vasco. Esta es la más convincente y la aceptada por una buena parte de los investigadores sobre toponimia. En el vasco actual encontramos IBAI ‘río’ o IBAR ‘orilla de río’. Partiendo de IBAI se habría formado *IBAIKA, de la que procede VAIGA > VEIGA > VEGA, formas acreditadas en la Edad Media.

Es una de las palabras patrimoniales del español, registrada ya en el primer diccionario del castellano, el de Elio Antonio de Nebrija de 1495 y presente mucho antes en los textos literarios y no literarios, como lo demuestra el Cantar de mio Cid al hablar de las “vegas de Carrión” o documentos del siglo IX, en alguna de sus variantes.

Por lo que respecta a la ausencia de la preposición DE entre el sustantivo genérico VEGA y su complemento definidor SAN MIGUEL, hay que reseñar que es fenómeno normal en el habla popular tanto de las zonas rústicas (topónimos) como urbanas (calles).

Como ya he dicho, el nombre se debe a la ermita del arcángel san Miguel, que ha sido escavada recientemente y levantado sus muros para que se perciba su planta. Es una construcción de estilo románico, que se viene denominando《rural》, datada entre el siglo XI y XIII. (Véase mi post titulado 《San Miguel: (II) La ermita de la Uña (León)》, en mi blog Literatura y otros mundos).

Es muy probable que en su origen los prados de esta vega fueran propiedad de la ermita. En la actualidad son de particulares.

El nombre MIGUEL procede del hebreo MICA’EL ‘¿Quién como Dios?’, a través del latín MICHAEL. Esta habría sido su evolución fonética: MICHAEL > MICAEL > MIGAEL > MIGUEL

Como curiosidad, indicaré que al otro lado del río que baja de Valdosín, al lado de lo que fue calzada romana, se halla un topónimo relacionado con el arcángel: Cruz de san Miguel. No quedan restos de dicha cruz.

2. VEGA LA IGLESIA

La iglesia antigua de La Uña se hallaba en lo que hoy es el cementerio. Este se encuentra en un extremo del casco urbano junto al río Esla. Al lado de él se halla el camino y el paso del río que da acceso a esta vega. Se podría decir que recibe este nombre porque en origen esta pradería fue propiedad de la iglesia, y de ahí su nombre. Está delimitada por el río Esla y la presa de riego de la que se sirve y que continúa hacia la vega Lloso.

20200426_011931

La palabra IGLESIA procede del latín tardío ECCLESIA ‘reunión del pueblo’, que, a su vez, viene del griego EKKLESIA ‘reunión, asamblea’. La encontramos en numerosas ocasiones en los evangelios y en las epístolas. San Pablo la utiliza para referirse a la reunión de los creyentes cristianos. Esta fue su evolución desde el latín al español: ECCLESIAM > ECCLESIA > ECLESIA > EGLESIA > GLESIA > IGLESIA.

3. VEGA LLOSO

La vega LLOSO se halla aguas abajo del río Esla, en su margen izquierda.

20200426_011856

La palabra LLOSO es un leonesismo que significa ‘abajo’. Por tanto, significaría 《vega de abajo》. Su origen se halla en el adverbio latino DEORSUM ‘abajo, de abajo’. Y esta ha sido su evolución: DEORSUM > DEORSU > DEOSSU > DEOSU > YOSO > LLOSO > ( El cambio de la palatal central /y/ por la palatal lateral probablemente se deba a la influencia de leonesismos presentes en La Uña, como Llomba, Llera, Llanigosa, etc.).

Publicado en HISTORIA DE LA LENGUA, IGLESIA, LA UÑA (LEÓN), LEXICOGRAFÍA, Lingüística, RÍO ESLA | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

MICRORRELATOS DE PUEBLO

10. HUYENDO DE LOS FUSILES
Lo visitaba una vez al día en el zulo de la tenada.

Publicado en ARMAS, CREACIÓN LITERARIA, ETNOGRAFÍA, LA UÑA (LEÓN), MICRORRELATOS, MICRORRELATOS DE PUEBLO | Etiquetado , , | Deja un comentario

MICRORRELATOS DE PUEBLO

9. DESILUSIÓN PERSISTENTE DE UNA NIÑA
La cueva tiene forma de llave. El río la defiende, la hace casi inaccesible. Todas las niñas se paran delante de ella al pasar por la carretera. Su moradora, la vieja vestida de negro, pañuelo de la cabeza incluido, les regalará caramelos. Isolina se para una y otra vez delante de ella. Llama con voz potente, casi grita. No se produce respuesta. Cabizbaja, continua su trayecto.

Publicado en La Uña, LEYENDA, MICRORRELATOS, MICRORRELATOS DE PUEBLO | Etiquetado , , , | Deja un comentario

ROSARIO DE LA AURORA: (II) UN ROSARIO PECULIAR Y ORIGINAL

Literatura y otros mundos

1. PROCEDENCIA

El Rosario de la Aurora que damos a conocer procede de Siero de la Reina (León). Se halla en un manuscrito que fue propiedad de su copista: Urbano de la Fuente. La copia data de c. 1930, y remite a un original anterior desconocido.

La ceremonia religiosa se celebraba al alba del Domingo de Resurrección. Tenía lugar fuera de la iglesia. La procesión salía de esta, recorría la calle hasta el cementerio del pueblo (extramuros)  y volvía al punto de arranque. Dejó de celebrarse en la década de los años cuarenta del siglo XX. Pudiera haber sucedido que al sacerdote, que no participaba en el rosario, no le gustara la estrofa que le dedicaban.

2. DATACIÓN DEL ROSARIO DE LA AURORA

Si de compleja calificábamos la historia del rosario, de más compleja y difícil se puede calificar la datación del inicio del de la Aurora por la escasez de…

Ver la entrada original 3.278 palabras más

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL CALVARIO COMO GÉNERO LITERARIO (a través de los manuscritos de Siero (León): I ESTUDIO

Literatura y otros mundos

1. EL NOMBRE Y EL GÉNERO LITERARIO

Si en la pasada Navidad hablábamos del auge que había tomado el ramo de Navidad en la provincia de León y que, junto con los villancicos y las pastoradas, se habían convertido en los géneros literarios más representativos de esa temática, hoy nos toca presentar un tema que se incardina en la Semana Santa de toda España: la dramatización de los hechos luctuosos que sufrió Jesús camino del monta Gólgota. Estos dos ciclos religiosos católicos son los que han llevado a uno de sus estudiosos a resaltar su importancia en la historia del arte y en concreto, en la literatura:

«Hay dos temas de hondo contenido cristiano, Navidad y Pasión, veneros de fecunda inspiración para artistas de todas las épocas, que han sabido conmoverse con el Niño de Belén y condolerse con el Cristo del Calvario. Son las dos Pascuas o pasos de…

Ver la entrada original 4.189 palabras más

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA SIARRÉ

El medio utilizado para viajar en España hasta el siglo XVI dependía del estatus social y, sobjre todo, del poder económico. La mayoría de la gente se desplazaba a pie o, como se dice no sin cierta retranca, en el coche de san Fernando, unas veces a pie y otras andando. Las clases adineradas utilizaban otros medios como el palanquín, la litera, las andas, la silla de mano, el caballo, la mula, el burro, etc.

A partir de mediados del siglo XVI, comienza a utilizarse un nuevo medio en España: el coche de caballos, sin que esto quiera decir que los anteriores medios se eliminaran. Lo que sí es cierto es que era un medio de transporte para los pudientes y que se convirtió en el transporte preferido para los desplazamientos largos y que requerían cierta rapidez. Incluso se podría decir que se convirtió en un elemento de ostentación social.

Después de más de tres siglos en los que su construcción, tipología y uso fueron regulados por ley, que los prohibía, autorizaba, limitaba, etc., llegamos al siglo XIX, siglo en el que se produce un desarrollo espectacular del coche de caballos. Su construcción se convierte en una próspera industria. Se perfeccionan, se diversifican y se hacen más cómodos y fiables.

Pero en 1886 aparecerá un duro competidor para el coche de caballos y otros medios: el automóvil, aunque caro y fabricado a mano. Y será a partir de 1908 cuando se comience a fabricar en cadena el Ford T y comience a expandirse este medio. Supondría la muerte del coche de caballos para los adinerados.

A España el automóvil no llegará hasta 1900: el 31 de octubre se matricula en Mallorca el primero. El 20 de julio de 1907 se matriculará el primer automóvil en León.

Y en el pueblo leonés de La Uña ¿qué sucedía? Sus habitantes realizaban sus traslados mayoritariamente a pie, aunque también se utilizaba el caballo y el burro.
El coche de caballos no llegará hasta los años treinta del siglo pasado. El primero fue adquirido por Isidoro Rodríguez para realizar el correo entre La Uña y Riaño. Era una diligencia de cuatro ruedas, tirada por dos caballos. Las delanteras más pequeñas que las traseras. Las cuatro de hierro. Su capacidad era de nueve personas. Su propietario, a la vez que llevaba y traía el correo desde Riaño, aprovechaba el viaje para realizar el traslado de viajeros.

El coche no llegaría hasta 1934. Isidoro Rodríguez sustituyó la diligencia por un Chevrolet con carrocería de madera. En el verano de 1937, según su nieto Fidel Paniagua, el coche fue quemado por los moros en Los Esquiñones (La Uña) durante la estancia de las tropas del teniente coronel Muñoz Grandes en esta población leonesa, que formaba parte del frente norte de guerra en la contienda civil.

El coche de caballos de dos ruedas no llegaría a La Uña hasta los primeros años de la década de los cincuenta del siglo pasado. Se le conocía con el nombre de SIARRÉ.

Tres hubo en el pueblo: la de Eusebio Piñán, la de Dionisio Piñán y la de Avelino Paniagua.

La siarré de La Uña, como ya he dicho, era un coche de caballos, de dos ruedas de hierro, mayores que las de los carros normales, pero de llanta más estrecha y menos pesada. Tenía capacidad para dos personas. Pertenecía a lo que se conoce como coche de camino por estar destinado a hacer viajes o coche de varas, por llevar dos varas entre las cuales se engancha el caballo de tiro.

Lo realmente sorprendente de este tipo de coche de caballos es el nombre que se le dio en La Uña y otros lugares: SIARRÉ. Tiene su origen dicho sustantivo en la palabra francesa CHARRETE ‘carreta, vehículo de dos ruedas’, diminutivo de CHAR ‘carro’. Encontramos ya esta palabra en la famosa novela poética Lancelot ou le chevalier de la charrette (1176-1181).

Por tanto, en español es un extranjerismo, perteneciente al grupo de los galicismos.

Como la pronunciación francesa de la palabra CHARRETE es diferente a la española, lo que se hizo en la montaña de Riaño fue una adaptación fonética al español de lo que se creía oír en la pronunciación de la palabra francesa: la CH- se oía como si fuera SI-, el grupo -TTE no se pronunciaba y el acento se ponía en la sílaba -RRÉ. Y así nació en el habla popular la palabra SIARRÉ, que no pasaría al diccionario de la Academia. Fue un proceso lingüístico en el que se intentó mantener la pronunciación original, pero adaptando la forma extranjera al sistema gráfico español.

El DRAE sí recogerá la palabra francesa en su edición de 1927 y en él se mantiene hasta hoy, pero con una adaptación diferente: CHARRETE, y con la siguiente definición: “coche de caballos de dos ruedas y dos o cuatro asientos”. En este caso la Academia optó por el mantenimiento de la ortografía original, pero con pronunciación a la española y acentuación gráfica según las reglas del español.

Publicado en ETNOGRAFÍA, HISTORIA DE LA LENGUA, LA UÑA (LEÓN), Lingüística, TIERRA DE LA REINA | Etiquetado , , , , | Deja un comentario