TERMINOLOGÍA NÍVEA: palabras con historia (1)

Ahora, a petición de algunos lectores, analicemos algunas de las palabras utilizadas y referidas a la NIEVE en el post anterior titulado «Nevada como las de antes: desde la falispa al trapo». Así nos lo piden algunos lectores.

Esas palabras precisas, acuñadas durante siglos contemplando la gran nevada invernal, que utilizan mis paisanos montañeses (la base será La Uña), que describen el fenómeno y que le llevan a Tony a exclamar: ¡Pero qué palabros utilizáis ahí!

1. FALISPA

Es un sustantivo femenino, no recogido por el DRAE,  que aquí se utiliza únicamente con el significado de «Primeros copos de nieve muy débiles, casi imperceptibles; nieve menuda; copo de nieve que no cuaja».

Es de uso en toda la montaña oriental leonesa como recoge el Léxico del leonés actual.

En el gallego y en el portugués se utiliza FAISCA, al que se supone una forma antigua *FALISCA, procedente del germánico FALAVISCA. La forma leonesa FALISPA pudiera ser el resultado del cruce de la gallega FALISCA y de la castellana CHISPA, esta última voz expresiva y onomatopéyica que imita el ruido del chisporroteo.

2. NEVUSQUEAR

Está claro que el verbo NEVUSQUEAR forma parte de la familia léxica de NIEVE. Se utiliza con el significado de «nevar con escasa fuerza, ligeramente y de forma poco copiosa». Es de uso generalizado en la montaña de Riaño (León). No lo recoge el DRAE.

El sustantivo NIEVE aparece ya en castellano hacia 1220-1250. Tiene su origen en el latín, pero no en el clásico NIVEM, que hubiera dado NEVE, sino en una forma del latín vulgar NĚVE(M), que, mediante la diptongación de Ě breve (–IE-) y la pérdida de la –M, desinencia del acusativo, habría dado NIEVE.

En 1734 encontramos ya el sustantivo NEVISCA ‘nevada corta de copos menudos’ y su derivado verbal NEVISCAR ‘nevar ligeramente o en corta cantidad’.

NEVISCA tiene su origen en NEVEM y el sufijo –ISCA, y no en NIEVE, como se viene repitiendo; si hubiera sido así, la forma resultante hubiera sido NIEVISCA.

El verbo NEVISCAR, con origen en NEVISCA, tiene numerosas variantes en la provincia de León, como recoge el Léxico del leonés actual: NEVISQUEAR, NEVISQUER, NEVISQUIAR, NEVUSCAR, NEVUSQUEAR, NEVUSQUIAR, NEVUSRRUSQUEAR y REVUSQUIAR.

La forma utilizada en La Uña (León) es NEVUSQUEAR. Estaría compuesta por el lexema NEV- (nieve); el sufijo –ISCA (relativo o perteneciente) se ha transformado en –USQ-, y se abría añadido otro sufijo formador de verbos, -EAR (aspecto frecuentativo). La formación de verbos en español a partir de sustantivos y el sufijo –EAR es harto productiva y con aspectos variados.

3. TRAPO

TRAPO  procede del latín tardío DRAPPUM ‘paño’, voz de origen prerromana, tal vez celta. Pertenece al sector textil.

La encontramos en castellano ya en 1081.

La Academia de la Lengua recoge la palabra en la edición de su diccionario en 1739. Pero no será hasta 1970 cuando el DRAE incorpore la acepción relativa a la nieve y utilizada desde antaño en la montaña: «copo grande de nieve». Es evidente que tiene origen metafórico, al comparar estos copos con los trapos o trozos de tela rotos, gastados y desechados.

4. CELLISCA

Es voz castellana que recoge por primera vez el Diccionario de Autoridades en 1729. Da la siguiente definición: «Temporal destemplado de agua o nieve menuda, que con la furia borrascosa de los vientos ciega y perturba a quien lo experimenta». En nuestro caso, nos referimos exclusivamente al temporal de nieve.

Según Corominas, el sustantivo CELLISCA es de origen incierto, aunque cree que pudiera proceder de un supuesto verbo *CELLAR, derivado del latín CINGULUM ‘cincha’. Dicho verbo significaría azotar la cara el viento, como si te estuvieran golpeando con una cincha.

5. TORBA

Nevar con torbas es lo más temido en la montaña por el viandante. Se utiliza para referirse a la nieve que cae e impelida por el viento y formando remolinos azota la cara y dificulta sobremanera el poder desplazarse. La visión se anula y puede llegar a producir la muerte por congelación. Así lo recuerda la lápida colocada en Valdosín que dice que allí murió una vecina de La Uña arrecida viniendo de Ventaniella, vencida por el cansancio y la torba.

El DRAE recoge la palabra con uve por primera vez en 1914 y con la acepción de «remolino de agua o nieve».

Deriva del verbo TURBAR (1220-1250), del latín TŬRBARE ‘perturbar, agitar, enturbiar’.

(CONTINUARÁ)

Publicado en Estudios lingüisticos, ETIMOLOGÍA, LA UÑA (LEÓN) | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

MICRORRELATOS DE PUEBLO

27. MAL SUEÑO, PEOR DESPERTAR

En el desasosiego sudoroso solo alcanzo a recordar: los lobos me perseguían, cada vez estaban más cerca, estaban a punto de alcanzarme, la voz se me había congelado y de repente…

Publicado en CUENTOS DE PUEBLO, Literatura española, Literatura tradicional, MICRORRELATOS, MICRORRELATOS DE PUEBLO | Etiquetado , | Deja un comentario

NEVADA COMO LAS DE ANTES: desde la FALISPA al TRAPO

Anuncio y confirmación

La AEMET lo venía anunciando: nevará copiosamente en la cordillera cantábrica a partir del día uno de enero de 2021. Será el regalo del nuevo año. ¡A ver si es regalo y cierto que «año de nieves, año de bienes»! Regalo seguro para la tierra, las fuentes; desastre para ganaderos y sufridos lugareños. Decía Antón que la nieve era muy blanca, pero, a la vez, también muy negra.

Me levanto a la hora de todos los días, días de jubilado y noctámbulo filólogo. Son las once. Me acomodo en el escaño y dirijo la vista a la ventana que tengo enfrente: el río, el puente, hileras de chopos desnudos y, en lontananza, parte de la peña la Vela. Su pica se ha cubierto ya con su toca. No barrunta buenas nuevas. Las nubes cubren el cielo. La temperatura ronda los cero grados.

Me levanto a preparar el desayuno. Cuando regreso a la mesa y vuelvo la mirada a la ventana, las falispas se escapan ya, culebrean por el trasparente aire. Ha comenzado la danza blanca, el culebreo de las finas y largas falispas, que se tornarán en negra suerte para quienes las tienen que sufrir. Pedro dirá que «esta va ser muy gorda».

Abro la ventana. Saco la mano y coloco la palma hacia arriba. La piel caliente siente como se depositan las chispas de frío en ella y rápidamente se disuelven dejando frío y minúsculas gotas trasparentes. Pero el «falispeo» no puede con la todavía hierba verde y el negro asfalto.

Ha comenzado a nevusquear

No pasará mucho tiempo y las falispas se van convirtiendo en copos blancos que van luchando con el calor del suelo por imponer su color. No tardarán en convertirse en fina y delgada alfombra. Los copos se hacen trapos y la alfombra blanca va creciendo de espesor rápidamente.

Nieva copiosamente

Han pasado cuarenta y ocho horas y la nieve se ha ido incrementando hasta convertirse en gruesa capa que impide el movimiento. Dicen que su espesor sobrepasa el metro. La pereza me impide salir a comprobarlo.

La tranquilidad con la que la nieve caía se ve alterada por el viento. La nieve que revolotea y la que arranca el rabioso aire de la depositada en el suelo se convierten en cellisca. Se hace imposible salir de casa. Solo queda contemplar el espectáculo resguardado tras los cristales. Todavía recuerdo aquella cellisca que con su remolino me ahogaba en la calleja y me impedía caminar (Torba se llama, me diría Isolina). Ibas en brazos y no se te oía respirar acurrucado bajo la manta azul de cuadros.

Nuevo día

El nevar nos da un respiro. El desayuno se acompaña con las nubes que van abandonando lentamente el ancho cielo. La peña la Vela se desprende de su toca. Aparece el sol. El brillo níveo hace daño a la vista.

Es hora de coger la pala y descolgar los barajones. El unto lleva tiempo ya esperando su turno. Dejará su brillo en la cara interna de la pala y en la de apoyo de los barajones para que la nieve no se adhiera a ellos.

Hay que hacer huella y comunicarse con la vecindad. Tiene que llegar el pan fresco. Como se dice por acá, hay que depalar. La nieve está en polvo. La tarea se lleva bien. Es cosa de tiempo y paciencia. No pesa mucho la nieve. Eso ya lo hará cuando el tiempo se ponga mollino y la nieve termine por amollinarse. Pero, de momento, no han llegado ni la temperatura adecuada ni la fina lluvia a realizar su trabajo.

Me encuentro con Santiago. Es partidario de que quien echó la nieve la quite. No hace buenas migas con la pala. Le pregunto cómo ve el panorama. «Decían que ya no nevaba como antes. Esta sí que es como las de antes. Parece hermana a la del 2015. Ha cambiado el clima, pero de cuando en cuando se hace realidad por estas tierras aquello de que el invierno no se lo come el lobo. Y aquí tenemos su regalo. Y contentos si no cae más».

Llega la helada

El sol del día trae la helada de la noche. La temperatura se acomoda a los bajo cero. Parece que la blanca nieve nos acompañará por un tiempo convirtiéndose en negra suerte para muchos. Siglos llevan los montañeses con paciencia, resignación, saber y buena praxis ante la nieve y su pariente el hielo.

 

Publicado en CREACIÓN LITERARIA, LA UÑA (LEÓN), LITERATURA ESPAÑOLA | Etiquetado , , | Deja un comentario

RAMO DE NAVIDAD DE VILLAREJO DE ÓRBIGO (LEÓN). 4.TEXTO IV

Tomado de la libreta de Cándida Pérez en 1986.

[RELATO DEL NACIMIENTO]

Salve, Virgen floreciente,
madre de Dios soberana,
por reina de la clemencia,
con estrellas coronada.

En el gran Jerusalén,
corona de las ciudades,
peregrinando caminan
los esposos celestiales.

Caminan José y María,
dulces y tiernos amantes,
caminan los dos esposos
por montes, riscos y valles.

A cumplir con el edicto
que tiene mandado el César;
el frío no les aflige,
la escarcha no les molesta.

Aunque va cerca del parto,
va muy risueña y contenta,
y san José le decía,
responde blanca azucena:

«Duras son nuestras fatigas,
nuestras angustias y penas,
y lo que más me congoja
es verte niña, tan tierna».

Luego que a Belén llegó,
posada pidió a una puerta
y el mesonero al abrirle
respondió con gran soberbia:

«Quien a tal hora que llama
le parece que hora es esta
cuando la gente esté en pie
o tenga la puerta abierta».

LA VIRGEN Y SAN JOSÉ PIDIENDO POSADA. ANÓNIMO. MUSEO DEL PRADO

Afligidos caminaron
guiados por una estrella,
en un portal encontraron
su divina providencia.

Imitación que no hay
un buey y una mula eran;
a las doce de la noche
nació el rey de cielo y tierra.

En el portal del oriente
hay estrella, sol y luna,
la Virgen y san José
y el niño que está en la cuna.

Y la reina de los cielos,
porque otra cosa no tiene,
recogiendo algunas pajas
allí tuvieron su albergue.

Tiene mejillas de oro,
tiene labios de jazmín,
los ojitos son estrellas,
su risa de querubín.

Tiene blanquísima el alma,
oro virgen en sus venas,
sus pies dos lirios parecen,
sus manos dos azucenas.

Y los pastores que estaban
en las riberas del río
dejan solos sus rebaños
y van a adorar al niño.

Noche es esta de gloria,
noche de paz y consuelo,
hoy por bajar a la tierra
sin ángeles queda el cielo.

[DESPEDIDA Y PETICIÓN DE AGUINALDO]

Viva, viva el señor cura
los años que quiera el cielo,
todos estemos con él
muy alegres y contentos.

Nos dice muy bien la misa,
con el corazón muy tierno,
y, además de los sermones,
nos explica el evangelio.

Viva, viva el señor cura,
que tiene en su corazón
las llaves de la custodia
donde encierra al Señor.

Las manzanas que traemos,
colgaditas de este ramo,
dos son para el señor cura
que licencia nos ha dado.

Otras dos pa la sirvienta;
nos prepare el aguinaldo,
que para el día de Reyes
allá iremos a buscarlo.

Las demás para nosotras
que las venimos cantando,
y a los amos de la casa
también le hemos de dar algo.

Para todos los devotos
que nos han dado limosna
en el cielo les espera
una corona de gloria.

Y a los amos de la casa
te pedimos Virgen santa
que les deis mucha salud
y después la gloria santa.

Para la joven del ramo
gracias le vamos a dar,
nos lo traiga para otro año
si venimos a cantar.

Esta cera que traemos
colgadita de este ramo
la venimos ofreciendo
a la Virgen del Rosario.

A los que están en el templo
les pedimos, por favor,
que a nuestros soldados muertos
les recen una oración.

Y también al señor cura
le pedimos, por favor,
para todos los presentes
nos eche la bendición.

Adios, Virgen del Rosario,
adiós, dorado clavel,
hasta el día de san Esteban
no te volvemos a ver.

 

 

Publicado en LITERATURA ANGLONORMANDA, LITERATURA ESPAÑOLA, Literatura religiosa, Literatura tradicional, RAMO, Ramo de Navidad, RAMOS | Etiquetado , | Deja un comentario

RAMO DE NAVIDAD DE VILLAREJO DE ÓRBIGO (LEÓN). 3. RAMO III

Tomado de la libreta propiedad de Cándida Pérez, también en 1986.

[ENTRADA]

En este portal estamos
esperando al señor cura;
sí, el Señor nos da licencia
para entrar en la hermosura.

Licencia ya la tenemos
de parte del señor cura;
adelante, compañeras,
a ver a la Virgen pura.

Tomemos agua bendita
con contento y alegría;
con ella vamos a ver
a la Sagrada Familia.

Apártense los señores,
señores y labradores,
dejen pasar las doncellas
con este ramo de flores.

Los señores sí se apartan
con contento y alegría
por ver pasar a las doncellas
a ver la Virgen María.

¿Qué es aquello que reluce
entre aquellas cuatro velas?
Es la Virgen del Rosario,
la hagamos la reverencia.

Vamos, vamos, compañeras,
cada una para un lado
mientras rezan el rosario
al nacimiento sagrado.

[RELATO DEL NACIMIENTO]

Para empezar a cantar
licencia al Señor pedimos;
también pedimos nos dé
vuestros divinos auxilios.

Por la santa fe pedimos,
por la santa fe clamamos,
por la santa religión
que ya hemos empezado.

Y por eso os pedimos
que nos libréis, Virgen santa,
de esos perversos escritos
que afligen vuestra patria.

¡Oh, madre, tened piedad
de este pueblo, os lo pedimos,
que nos libréis la fe
por amor a Jesucristo!

Virgen Santa del Rosario,
por vuestras preciosas cejas,
que al mirar vuestros ojos,
me están tirando belleza.

Las niñas que tenéis dentro
son dos hermosas estrellas;
vuestra nariz, afilada;
dientes de menudas perlas.

Hoy la majestad divina
de la Trinidad suprema
ha de encarnar en tu vientre
aquella divina esencia.

De todo un Dios humanado
la pureza vuestra encanta,
pues de vos soy el pecado,
de vos, madre, Virgen santa.

Virgen Santa del Rosario,
madre de los remediados,
que alcanzó vuestra pureza
la dicha del pecador.

Madre de toda pureza,
Virgen reina celestial,
quebrantastes la pureza
de la serpiente infernal.

Dispuso la majestad
de Dios todo poderoso
daros a vos, Virgen pura,
a san José por esposo.

Camina para Belén
porque el César lo mandó,
que fueran a empadronarse
los que fueran casados.

Llegaron a la ciudad
a eso del escurecer;
piden posada y no hallan
adonde se recoger.

Y José exclamó a los cielos,
y a los cielos amores daba,
y se encontraba aburrido
porque no hallaba posada.

La Virgen dijo a José:
«No tengo pena por nada;
tardo de remediar
el fruto de mis entrañas».

Salieron de la ciudad
para un portal derrotado,[1]
donde allí se recogían
los pastores y ganados.

A eso de la media noche,
cuando todo estaba en silencio,
nació de la Virgen pura
el redentor de los cielos.

Reclinado en un pesebre,
en un muy frío portal,
lloran mujeres sin consuelo
y este niño angelical.

LA NATIVIDAD. ANÓNIMO. SIGLO XVI. MUSEO DEL PRADO

Entre una mula y un buey,
según la historia lo cuenta,[2]
nació este niño hermoso
siendo el autor de la tierra.

Los pastores vigilantes,
que a visitarle venían,
todos traían ofrendas
cada cual como podía.

Y nosotras, doncellitas,
que venimos a esta iglesia,
venimos todas rendidas
con este ramo de cera.

No tenemos el contento,[3]
regocijo y alegría
para celebrar este año
el gran día de María.

Y el ángel de la muerte
por toda España camina
llenando de tristes lutos
los pueblos y las familias.

Y difuntos a millares
se muestran tan solo un día;
en nuestra querida España
grandes destrozos había.

Y grandes son los lamentos
de las madres afligidas;
a este Reino de España
otorgarle paz cumplida.

Ahora vamos para la salve
que el cantar se nos acaba,
descansemos un poco
para coger la tonada.

[SALVE]

Dios te salve, reina y madre,
de misericordia llena,
celestial vida y dulzura,
puerto de esperanza llena.

Que por la culpa de Adán
y de la inconstante Eva
perdimos todos la gracia,
quedando desnudos de ella.

Luego al punto bajo el ángel
dándote la enhorabuena:
«María, madre de gracia,
María, de gracia llena.

Has de saber que en tu vientre
el hijo de Dios se engendra;
de nueve meses en cinta
habéis de andar Virgen bella».

«Soy esclava del Señor,
haga de mí lo que quiera;
he sido doncella noble
y tengo promesa hecha

de no conocer barón,
ser siempre noble doncella».
«Doncella sois y seréis
sin que pierda su nobleza».

En esta noche, señores,
la luz al mundo viniera.
¡Ah, qué alegría tan grande
en los cielos y en la tierra!

Al ver que nació Jesús,
a esta Virgen pura y bella
a visitarla venimos
nosotras nobles doncellas.

No tenemos que ofrecerle
más que este ramo de cera
para alumbrar a vuestro hijo
y a vos, soberana reina.

Recibir, oh madre mía,
este obsequio de pureza,
no podemos daros más
estas humildes doncellas.

Pero dadnos también
la gracia que es gran fineza
para amaros y serviros
hasta la hora postrera.

[DESPEDIDA Y PETICIÓN DE AGUINALDO]      

Para nuestro señor cura
mucha ciencia y santidad,
que dirige a sus ovejas,
los libre de la maldad.

Y también a las justicias
mucho celo y rectitud,
persiguen siempre los vicios
y agraden a la virtud.

Y a los amos de la casa
la gracia le deseamos,
que hemos andado parado
por cantar este ramos.

Virgen Santa del Rosario,
te pedimos con anhelo
para la joven del ramo
que le preparéis el cielo.

Te venimos a ofrecer,
que no se nos olvidaba,
este ramo y esta cera
que los devotos han dado.

Y también al señor cura
le traemos un encargo:
que para el día de Reyes
nos prepare el aguinaldo.

Un buen saco de castañas
y de nueces otro tanto;
vino no se lo queremos,
que a las niñas le hace daño.

Dios le dé salud y vida,
muchas limosnas que dar,
una corona de gloria
para la eternidad.

Este ramo que traemos,
aunque  pequeño, sin duda,
es prueba de nuestro celo,
amor, cariño y ternura.

A vos, madre, lo ofrecemos;
recibirlo, Virgen pura;
echarnos la bendición
delante del señor cura.


[1] Destruido, arruinado.

[2] Los evangelios canónicos no recogen el hecho de que el  niño hubiera  nacido entre un buey y una mula. Hay un evangelio apócrifo, el conocido como Evangelio del Pseudo Mateo, de gran influjo en la literatura y en el arte durante la Edad Media, que dice que tres días después de haber nacido Jesús en una gruta sus padres se trasladaron con el recién nacido a un establo en el que un buey y un asno adoraron al niño para que se cumpliera la profecía de Isaías que había escrito que «Conoce el buey a su amo, y el asno el pesebre de su señor» (1,3). En el primer belén viviente, el de san Francisco de Asís en 1223, los animales que había eran el buey y el asno. Se desconoce el porqué en España y en los países de su cultura el asno fue sustituido por una mula. Véase mi post en este mismo blog titulado «Nacimiento de Jesús: primer belén viviente».

[3] Esta estrofa y las dos siguientes son un claro añadido realizado durante la guerra civil española, es decir, en algún momento de 1936 a 1939.

Publicado en LITERATURA ANGLONORMANDA, LITERATURA ESPAÑOLA, Literatura religiosa, Literatura tradicional, RAMO, Ramo de Navidad, RAMOS | Etiquetado , | Deja un comentario

RAMO DE NAVIDAD DE VILLAREJO DE ÓRBIGO (LEÓN). 2. TEXTO II

Tomado de la libreta de Julia Pérez, fechado en el año 1944.

[RELATO DEL NACIMIENTO]

En el portal de Belén
relumbrando está una estrella,
que ha nacido el niño Dios
de una preciosa doncella.

Vámonos por esta senda
que para Belén camina;
lleva una gran procesión
de ángeles en compañía.

Por la ciudad de Belén
ya están cansados de andar;
la Virgen dice a su esposo:
«Vámonos a aquel portal».

¡Oh, qué grande campo tiene
si estuviese retirado
porque había de nacer
por medio de algún milagro¡

Y en aquel dichoso instante
y en aquel feliz momento
dio a luz la Virgen María,
nació el rey del Universo.

Nació aquel divino niño
tan hermoso y tan brillante,
que al mismo sol hace sombra
si se le pone delante.

Nació aquel divino niño,
quedó tan pura su madre
como el sol deja un cristal
cuando por él entra y sale.

Virgen Santa del Rosario,
resplandeciente lucero,
que estáis puesta en el altar
más hermosa que el sol bello.

Sois la fuente de virtudes
 y una estrella sin aprecio,
vos merecisteis ser madre
del hijo de Dios eterno.

Madre, cuando en tu regazo
el niño su cara cubre,
parece el sol que se esconde
tras una rosada nube.

Yo quiero, mas no sé amarte,
que es tierno mi corazón,
pero tu madre es mi madre
y es también mío ese amor.

[DESPEDIDA Y PETICIÓN DE AGUINALDO]

Y también al señor cura
gracias le vamos a dar,
que nos ha dado licencia
para venir a cantar.

Por ser este el primer año
que está en nuestra compañía
la enhorabuena le damos
en este solemne día.

Cuando a este pueblo ha venido
por un ángel fue guiado
para guardar nuestras almas
que no caigan en pecado.


Porque vino a Villarejo
no debe acobardarse,
después que pase algún tiempo
le ha de dar pena marcharse.

A los señores justicias,
que lo están acompañando,
que pasen felices Pascuas
y que todos las tengamos.

Y también al señor cura
le venimos encargando
para el día de Reyes
nos prepare el aguinaldo.

A los señores justicias
les decimos otro tanto:
que para el día de Reyes
nos lo tenga preparado.

Las naranjas que traemos
colgaditas de este ramo
mocitos no las miréis
que no os las regalamos.

Estas son para nosotras,
que las venimos cantando
desde la calle de arriba
hasta la calle de abajo.

Para todos los devotos
que nos dieron la limosna
en el cielo les espera
una corona de gloria.

A los amos de la casa
gracias le vamos a dar,
que nos ha dado posada
para venir a cantar.

Virgen Santa del Rosario,
te pedimos un favor:
para la joven del ramo
que le deis la salvación.

A vos, madre, le ofrecemos;
recibirlo, Virgen Pura;
échanos la bendición
delante del señor cura.

Quédate con Dios, señora,
más hermosa que un clavel;
hasta el día de san Esteban[1]
no te volvemos a ver.

MARTIRIO DE SAN ESTEBAN




[1] Primer mártir del cristianismo cuya festividad se celebra el día siguiente a Navidad, es decir, el 26 de diciembre. El sacerdote católico tiene la obligación de celebrar la misa todos los días del año, sean festivos o no. Antiguamente esa celebración diaria en cada parroquia permitía a los fieles de esta que lo desearan asistir a la misa, incluso los días no feriados.

Publicado en Literatura española, Literatura religiosa, Literatura tradicional, Ramo de Navidad, RAMOS | Etiquetado | Deja un comentario

RAMO DE NAVIDAD DE VILLAREJO DE ÓRBIGO (LEÓN). 1. TEXTO I

Julia Pérez era en 1986 la dueña de una libreta (verdadero cancionero tradicional manuscrito de canciones para todo el año y todo tipo de eventos tradicionales) en la que aparece este ramo y que va datado en 1944.

[ENTRADA]

En este portal estamos
por ser día señalado.
Venimos, doncellas,
con este florido ramo.

Entramos una por una,
entramos de dos en dos
a visitar a María
y al divino Redentor.

Tomamos agua bendita[1]
para poder caminar
por este sagrado templo
hasta llegar al altar.[2]

PILA PARA EL AGUA BENDITA

Apártense los señores,
hidalgos y labradores,
dejen pasar estas niñas
con este ramo de flores.

Vamos a dar alabanza
hoy día de Navidad
con licencia del señor cura
y de todos los demás.

Ya llegamos al altar
con este ramo de cera;
hagamos reverencia
estas humildes doncellas.

Vamos, vamos, compañeras,
cada una por su sitio
mientras rezan el rosario
al niño recién nacido.[3]

[RELATO DEL NACIMIENTO]

Para empezar a cantar
en este sagrado templo
a Dios pedimos la gracia
y al divino sacramento.

Y también al señor cura,
que es el que manda en el templo,
y a la señora justicia,
que nos gobierna el pueblo.

Muy especial a los mozos
recomendamos silencio
considerando que están
de Dios en el santo templo.[4]

Hoy día de Navidad,
día de grande suceso,
todo el mundo lo celebra
con alegría y contento.

Hoy día de Navidad,
día de grande alegría,
ha nacido Jesús bello
de nuestra madre María.

Y nació en tanta pobreza
que ni aún pañales tenía;
aquella afligida madre
en su toca lo envolvía.

¡Oh, qué día tan alegre
para este triste valle
donde estaba oscurecido
desde nuestro primer padre!

Que por la desobediencia
de haber comido del árbol
mereció ser arrojado
del paraíso al instante.

Cuatro mil años estuvo[5]
el paraíso cerrado[6]
hasta que la bella aurora
nos alumbró con su manto.

Virgen Santa del Rosario,
 sagrada Virgen María,
conserva limpio mi cuerpo,
no se pierda el alma mía.

FOTOGRAFÍA DE JOSÉ SAN PEDRO GALLEGO

Bajan los ángeles bellos
con muchísima alegría
dando mil gracias a Dios
 y al infante y a María.

El Mesías prometido
y de todos deseado,
expresado por sus padres,
por profetas anunciado.[7]

Que ofreciendo nuestros dones
al mismo Dios humanado,
pues tomó carne mortal
por librarnos del pecado.

Virgen Santa del Rosario,
vuestro color me enamora,
tiene los ojos de dama
y la cara de paloma.

El niño Jesús nació
debajo del arciprés;
el aire rompió las ramas
por ver al niño nacer.

Los pastores, al saber
que nació un niño tierno,
a Belén corrieron todos
muy alegres y contentos.

Tiene mejillas de oro,
tiene labios de jazmín,
los ojitos son estrellas,
su risa de querubín.

Tiene blanquísima el alma,
oro virgen en sus venas,
sus pies dos lirios parecen,
sus manos dos azucenas.

Hoy día de Navidad,
día de paz y consuelo,
hoy por bajar a la tierra,
sin ángeles queda el cielo.

Con músicas celestiales
saludan los pastorcillos;
en su cercado guardaban
ovejas y corderillos.

Que bajasen a Belén,
que se pongan en camino;
en el primer portal que allá ven
hallan un grande prodigio.

Una rosa y un clavel,
hallan un precioso niño,
que brilla más que el sol,
rubio como un coral fino.

Una doncella es su madre,
cuyo rostro peregrino
encanta cuantos la miran,
cuánto envidia el sol mismo.

Terminamos el cantar
de la Virgen soberana,
descansaremos un poco
para cambiar de tonada.[8]

[DESPEDIDA]

Viva, viva el señor cura[9],
viva muchos años,
por lo bien que le parece
el sacramento en las manos.

Sale de la sacristía
muy compuesto y adornado,
representa a Jesucristo,
rey de todo lo criado.

Porque vino a esta villa
no debe acobardarse,
después que pase algún tiempo
le ha de dar pena el marcharse.

Y a la señora justicia
le venimos encargando
que para el día de Reyes
nos prepare el aguinaldo.

Y también a don Domitilo
le decimos otro tanto,
que para el día de Reyes
nos lo tenga preparado.

Las manzanas que traemos,
colgaditas de este ramo,
mocitos no las miréis,
que no os las regalamos


REPRODUCCIÓN DE LUIS FUENTE IBÁÑEZ

Estas son para nosotras,
que las venimos pujando
desde la calle de arriba
hasta la calle de abajo.

A los amos de la casa[10]
la gloria les deseamos,
que nos han dado posada
para cantar este ramo.


[1] Según la tradición católica, para entrar en la iglesia se deben mojar los dedos índice y medio en el agua bendita que se halla en una pila y santiguarse diciendo «En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo».

[2] Se dirigen al altar de la Virgen del Rosario. Véanse en este mismo blog mis post sobre esta advocación de la Virgen: «El rosario, una rosaleda tricolor» y «Rosario de La Aurora: (1) Brevísima historia del rosario».

[3] Cada coro se sitúa a un lado y otro del altar de la Virgen del Rosario. Delante se deja el ramo en su peana. Se interrumpe el cántico y se reza el rosario. Al finalizar este, la portadora del ramo lo levanta y comienza de nuevo el cantar del ramo.

[4] Recordemos que antiguamente en las iglesias las mujeres y los hombres debían estar separados. Las mujeres ocupaban la parte delantera, los hombres mayores la trasera y los mozos se situaban en el coro, lugar propicio para los comentarios, sobre todo cuando actuaban los mozos.

[5] Fue creencia generalizada entre los cristianos que el mundo había sido creado por Dios 4000 años antes del nacimiento de Jesús. En esta creencia influyó decisívamente la cronología bíblica, basado en el Génesis, del arzobispo irlandés James Ussher (1581-1656), quien defendió, según sus cálculos, que el mundo había sido creado 4004 años a. C.

[6] Referencia a la expulsión de Adán y Eva del paraíso como consecuencia de haber comido de la fruta del árbol prohibido. Véase Génesis, 3, 23-24.

[7] Véanse los profetas Isaías, 7, 14 y 9, 5 y Miqueas 5, 2. Confirmado por el evangelista Mateo, 1, 18-23.

[8] Se interrumpe el cántico del ramo y se inicia la misa.

[9] A partir de aquí es un añadido con posterioridad. Hay cambio de letra y le falta la enumeración.

[10] La preparación del ramo se lleva a cabo en la casa de uno de los vecinos de Villarejo. A los dueños de ella se refieren aquí.

Publicado en Literatura religiosa, Literatura tradicional, RAMO, Ramo de Navidad | Etiquetado | Deja un comentario

RAMO DE NAVIDAD DE VILLAREJO DE ÓRBIGO (LEÓN). 0. DESCRIPCIÓN

Desde la década de los ochenta del siglo pasado, han pervivido en el infierno de mis papeles los documentos que contienen cuatro textos del ramo de Navidad de Villarejo de Órbigo (León).  Hoy vamos a darles vida social.

Quien me facilitó la información de la ceremonia religiosa del ramo de Navidad en Villarejo en 1986 fue Concepción Pérez Martínez, que a la sazón tenía 64 años. Aunque con retraso, gracias.

El ramo de Navidad se cantaba en Villarejo el día de Navidad (25 de diciembre), antes y después del rosario y de la misa que celebraba el nacimiento de Jesús.

IGLESIA DE SAN MARTÍN DE VILLAREJO DE ÓRBIGO (LEÓN)

Cuando se pasó esta encuesta, la informante manifestaba que no se celebraba la ceremonia del ramo de Navidad desde 1957. Era una de las ceremonias religiosas antiguas que habían caído en desuso sin saberse muy bien el porqué. Las causas de su popularidad actual ya tuve ocasión de exponerlas en otro post dedicado a este tema, publicado en este mismo blog y que titulé «El ramo de Navidad como ceremonia religiosa, aguas arriba de la presa de Remolina». En este post y en el dedicado al ramo de Siero, se encontrará le explicación de su origen, la ceremonia, así como el valor simbólico de cada uno de los elementos que lo componen.

La ceremonia está integrada por dos elementos: un texto cantado relacionado con el nacimiento de Jesús y un ramo artificial, que no es otra cosa que un armazón de madera compuesto de varias partes. Constaba de un tablero de forma rectangular que medía aproximadamente 70 centímetros de largo por 50 de alto; colocado verticalmente descansaba en una tira de madera que sobresalía por cada lado para que sirviera de base donde se apoyaban las velas; estas dos piezas iban unidas a un cilindro, también de madera, de aproximadamente 150 cm de largo, que servía para agarrarlo y llevarlo en alto; delante del altar reposaba una peana en la cual se dejaría el ramo material una vez finalizada la ceremonia. La parte superior del armazón de madera estaba adornada todo ella con flores artificiales. En el centro del rectángulo, una muñeca y colgando por los laterales pequeños objetos como zapatitos, palomas, flores, etc. La oferta de cera era 12 velas blancas de libra (23 mm de diámetro por 81 de alto), colocadas seis por cada lado del rectángulo, simulando una trenza y apoyadas en una pequeña base. Además, llevaba manzanas, naranjas y rosquillas, que colgaban de la parte baja en la que descansaba el tablero vertical.

REPRODUCCIÓN DEL RAMO DE LUIS FUENTE IBÁÑEZ

El ramo lo portaba desde la casa en que se había preparado hasta la iglesia una mujer mayor.

Los preparativos del ramo comenzaban a primeros de diciembre. Se reunían un grupo de mozas del pueblo (10, 12) en una casa que variaba de año en año. Allí se vestía (adornaba) el ramo, se formaban los dos coros y se ensayaba el cántico. Se pedía por el pueblo para costear los gastos ocasionados por el ramo. Con lo obtenido se compraban los adornos y la ofrenda de velas, frutas y dulces. Siempre dejaban algo de dinero para el día de Reyes, para pagar la «castañada».

El ramo se cantaba en la iglesia. Comenzaba en el atrio. Los dos coros cantores entraban cantando a la iglesia y se dirigían hacia el altar de la Virgen del Rosario, colocándose a un lado. Se interrumpía el canto y el cura rezaba el rosario. Terminado este, se continuaba el cántico. Se interrumpía de nuevo para celebrar la misa. Finalizada esta, se continuaba con las gracias, la despedida y la petición del aguinaldo.

El ramo se dejaba delante del altar de la Virgen. Allí permanecía todas las Navidades, excepto las frutas y los dulces que se recogían y se repartían.

El cántico se realizaba divididas las cantoras en dos coros de número variable (unas cuatro), cantando un coro una estrofa y el otro la siguiente.

FOTO DE JOSÉ SAN PEDRO GALLEGO

Cuatro son los textos que se conservan en sendas libretas,[1] dos en cada una. Los dos más antiguos pertenecen a la libreta de Julia Pérez (son los dos primeros que editaré) y datan de la postguerra de 1936; concretamente van fechados en 1944. El primero de ellos, por la referencia explícita a la guerra civil, tiene que ser el que se cantaba entre 1936 y 1939.

Como poesía tradicional que es el ramo, son diferentes los textos y son un claro reflejo de la pervivencia en variantes de este tipo de poesía. Por ello, se podrá observar que en los textos que ofrecemos hay partes de una versión que se cruzan con otra. Los cambios se deben a la acción de lo que se llama el autor legión y se explican por el cambio del cura, la guerra civil, el altar de la Virgen elegido, la acción de alguna mano experta, las influencias de ramos de otros pueblos, las circunstancias políticas o sociales que atañen a la religión, etc.

(CONTINUARÁ)


[1] Repertorio de canciones tradicionales de todo tipo y para todo el año.

 

Publicado en IGLESIA, LITERATURA ANGLONORMANDA, Literatura religiosa, Literatura tradicional, Ramo de Navidad | Etiquetado | Deja un comentario

FESTIVIDAD DE SAN JUAN EVANGELISTA Y EL REFRANERO

La festividad de Juan Evangelista se celebra el día 27 de diciembre. Es el autor de un evangelio, tres epístolas o cartas y del Apocalipsis. Es el apóstol más joven, sobrevivió a todos y el único que no murió martirizado. Murió a los 94 años, h. el 100 de la era cristiana.

Como se sabe, muchos de los refranes están ligados a las festividades religiosas.

El solsticio de invierno tiene lugar el día 21 o 22 de diciembre, dependiendo de las zonas de España. Es el día más corto y la noche más larga. A partir de aquí, comienzan a crecer los días.

Ese crecimiento lo refleja un refrán que va ligado a san Juan y que en La Uña (León) dice así:

Por san Juan

los días crecen

lo que salta

una gallina «pa tras».

Si tenemos en cuenta que el salto de la gallina hacia delante es mínimo, para atrás es aún menor. Por tanto, el significado es claro: el crecimiento del día es insignificante.

Cuatro refranes más relacionados con el crecimiento del día:

– 1 de enero: Al empezar el año,/  ya crece el día/ un paso de gallo.

– 6 de enero: Por Reyes, lo notan/ hasta los bueyes.

– 17 de enero: Por san Antón,/  media hora más de sol.

– 2 de febrero: Por la Candelera,/ ya ha crecido el día/ una hora entera.

Publicado en Refranero | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿MAYÚSCULA O MINÍSCULA EN LOS NOMBRES GEOGRÁFICOS?

Han pasado diez años desde que la RAE y la Asociación de Academias de la Lengua Española publicaron la última normativa ortográfica para el uso del español en todo el mundo: Ortografía de la lengua española. A pesar de los diez años transcurridos, seguimos viendo escritas denominaciones geográficas que no se ajustan a la norma establecida (tanto a nivel particular como institucional), como *Península Ibérica, *Cordillera Cantábrica, *Meseta Castellana, *Montaña Oriental Leonesa, *Páramo Leonés, *Costa Asturiana, etc. En estos casos debe escribirse con minúscula tanto el sustantivo genérico (península, cordillera, montaña, páramo, costa) como el adjetivo que lo acompaña.

Aunque la norma no resulta siempre de fácil aplicación, vamos a resumir de la forma más clara posible la normativa que se debe aplicar en la escritura de los nombres geográficos.

1. NORMA GENERAL: Los nombres propios de accidentes geográficos se escriben con mayúscula inicial, pero no los sustantivos genéricos que los acompañan porque actúan normalmente como meros clasificadores y no forman parte del nombre propio: océano, mar, pico, peña, loma, valle, cerro, páramo, meseta, cabo, golfo, bahía, isla, estrecho, canal, etc.

2. SUSTANTIVOS GENÉRICOS Y ADJETIVOS QUE SE ESCRIBEN CON MINÚSCULA

Cuando para referirse a un accidente geográfico se utiliza el sustantivo genérico seguido de un adjetivo derivado de un topónimo al que dicho accidente corresponde, tanto el sustantivo genérico como el adjetivo se escriben con minúscula por ser «expresiones meramente apelativas o comunes», según la RAE: península ibérica (de Iberia), cordillera cantábrica (de Cantabria), meseta castellana (de Castilla), páramo leonés (de León), costa asturiana (de Asturias), etc.

3. SUSTANTIVOS GENÉRICOS QUE SE ESCRIBEN CON MAYÚSCULA

A) Los sustantivos genéricos que denotan una realidad que no se corresponde con la naturaleza del referente designado (la realidad) y no actúan como clasificadores se escriben con mayúscula: Río de la Plata (río=estuario), Cabo Verde (cabo=isla), Picos de Europa (picos=codillera o sierra), Montañas Rocosas (montañas=cordillera o sierra), Selva Negra (=región montañosa), Torre Santa (=un pico), Monte Perdido (=un pico), Playa Roja (=un humedal), Isla Cristina (=población), etc.

B) En los nombres propios que no exigen la anteposición del artículo para integrarse en el enunciado, el sustantivo genérico se escribe con mayúscula: Ciudad del Cabo, Sierra Nevada, Peña Ubiña, etc.

C) En los usos antonomásticos en los que se usa solo el sustantivo genérico, este se escribe con mayúscula: el Golfo (=el golfo de México), la Península (=la península ibérica), la Cerra (=la cerra de Polvoredo), etc.

4. SUSTANTIVO GENÉRICO CON MINÚSCULA Y NOMBRE PROPIO CON MAYÚSCULA

A) En los nombres propios de lugar que van encabezados por el artículo seguido del sustantivo genérico, tanto el artículo como el sustantivo se escriben con minúscula; no así el nombre propio: el cabo de Hornos, la sierra de Guadarrama, los montes de León, el pico de los Cabrones, el pico Piñuelo, la isla de Ons, etc.

B) Cuando para referirse a un accidente geográfico se utiliza el sustantivo genérico seguido de un adjetivo no derivado de un topónimo al que dicho accidente corresponde, el sustantivo genérico se escribe con minúscula y el adjetivo con mayúscula por ser este «la parte genuinamente propia de la denominación»: mar Mediterráneo, islas Canarias, mar Rojo, islas Baleares, rías Bajas, pico Viejo, península Valiente, etc.

Publicado en GEOGRAFÍA LINGÜÍSTICA, Toponimia | Etiquetado , , , | Deja un comentario