PIEDRAS MUDAS QUE HABLAN: HISTORIA DE LA UÑA (LEÓN) ESCRITA EN PIEDRA

1. LA PIEDRA COMO MATERIAL DE CONSTRUCCIÓN

Los edificios de La Uña (León), que hoy resisten el paso del tiempo, son en su mayoría de piedra. Alguno hay de factura moderna cuyas paredes se levantaron con ladrillo o bloque de hormigón.

La explicación al uso de la piedra está en el hecho de que la población se halla en una zona de montaña donde en otro tiempo el fondo marino creó la roca caliza, que hoy abunda por doquier.

En sus proximidades se hallen canteras de piedra caliza, de fácil extracción. La mano del hombre se vale, ayudada de la barra de hierro, para romper sus vetas. A comienzos del siglo XX había cuatro canteras: la de El Venero, la de Los Canalizos, la de Majada Vieja y la conocida como LA CANTERA por antonomasia, en Los Carbellares.

Este modo de construcción se ha ido abandonando y sustituyendo la piedra por otras materiales por haber ido desapareciendo el oficio de cantero. Ya no suena el mallo, ni el martillo, ni el puntero…

PUEBLO ACTUAL DE LA UÑA

Antonio Ibáñez Valdeón (n. en 1919) dice recordar cuatro casas muy antiguas en su niñez, que serían reflejo de la construcción que de tiempos inmemoriales allí se realizaban. Las cuatro tenían características comunes: paredes de piedra, normalmente eran planta baja, de escasas dimensiones, con tejado de paja a dos aguas y algunas todavía con la cocina de humo sin chimenea, antecesora de la cocina con trébede. Estas casas eran las del tío Valero, la de la tía Pilar (personas y animales entraban por la misma puerta al edificio), la de la tía Leona o la del tío Pascual Rodríguez. Esta última, situada en El Altico tenía una peculiaridad: tenía la cocina de humo en el primer piso.[1]

2. ESCRITURA EN PIEDRA

Costumbre antigua fue de quienes se embarcaban en el oneroso proceso de levantar casa dejar constancia en el dintel de la puerta de entrada de cómo se llamaban. También acompañaban la identificación con signos religiosos (cruces o referencias a La Virgen o a Jesucristo) que simbolizaban la protección bajo la que se ponía el edificio. Onomástica, fe y edificación fueron de la mano en otros tiempos.

Estos son los edificios de La Uña que hablan de sus propietarios y de su antigüedad al visitante curioso de saber del pasado.

2.1. SIGLO XVIII

1716: ARMAS DE LOS VEGAS Y GARCÍAS
1716

[Casa actual de los hermanos PANIAGUA VALBUENA]

1758: AÑO  [cruz ] 1758
1961

[Iglesia actual. Véase mi post explicativo  «Portada de tres iglesias»]

1771: [cruz] SS [cruz] MARIA
HIZO ESTA OBRA MIGUEL ALONSO
I MARIA BALDEON SU MUGER AN. DE 1771

[Una de las puertas de la casa de JOSÉ PANIAGUA RODRÍGUEZ, junto a la bolera]

1779: [CRUZ]
MARIA PURISSIMA AÑO 1779

[Ventana de la casa de TOMASA LARIO IBÁÑEZ]

1 784:JHS MYA AÑO 1784 [JEÚS MARÍA, EN ABREVIATURA]

[Antigua casa de ANTONIA DÍEZ CONCHESO]

2.2. SIGLO XIX

1871: IHS MIA [CRUZ] AÑO DE MIL871 [JESÚS MARÍA…]

[En el muro del corral de la casa propiedad de JOSÉ PANIAGUA RODRÍGUEZ]

 

2.3. SIGLO XX

1909: LA CONSTRUYO JULIAN VALDEON
AÑO DE 1909

[Casa actual de LIDIA VALDEÓN CARDO]

1911: A. Y [AQUILINO IBÁÑEZ]
1911

[Casa actual de los herederos de SANTIAGO y MORENA]

 

1928: LA UÑA
1928

[Fuente original, una de las tres que se instalaron en el pueblo de La Uña en la primera traída de agua potable de 1928]

1930: 19 FM 30 [FRANCISCO MONGE]

 

[Casa de los MONGE, en El Cascajo]

1932: APP [ANTONIO PELLÓN PIÑÁN]
1932

[Casa actual de COVADONGA PELLÓN]

1939: 1939 [AUNQUE FUE CONSTRUIDA EN 1940]
E P [EUSEBIO PIÑÁN]

[C asa actual de MANOLO Y EUSEBIA]

1944: EDFDA EL AÑO 1944 [EDIFICADA…][2]

[Casa actual de ANGELINES PANIAGUA]

AI[3] [ANTONIO IBÁÑEZ VALDEÓN, CANTERO]

[Cuadra de FIDEL PANIAGUA]

 

2.4. SIN AÑO

 [CRUZ]
AVE MARIA PURISSIMA

[En una de las puertas de la casa de JOSÉ PANIAGUA RODRÍGUEZ, junto a la bolera]

2.5. LA COCINA

Uno de los compartimentos esenciales de las viviendas tradicionales de La Uña era la dependencia conocida como COCINA. Era el lugar en el que se cocinaba, se realizaban todas las comidas, en el que permanecían sus habitantes en las horas de asueto, en el que situaban las cunas de los niños, etc. Por ello, la TRÉBEDE era su elemento esencial. Era una plataforma rectangular, levantada sobre paredes de piedra en uno de los rincones de la cocina. En el centro de su parte frontal había una superficie hueca que daba acceso a la hornacha y a la chimenea. En la hornacha se hacía la lumbre que servía tanto para cocinar allí la comida en el pote o en la pota como para que produjera calor y poder calentar a sus habitantes en los fríos días invernales.

El frente de la trébede solía ser de piedra labrada y en él se hallaban grabados los nombres de sus propietarios. Este es el único ejemplo que se nos conserva, ya fuera de lugar y perteneciente a la casa de José Luis y Nuncia:

MAISIMINA  AÑO 1910  JOSÉ[4]
VALDEON                     LARIO

 

 


[1] En el pueblo de Lois (León) todavía se conserva una casa con cocina de humo y techo de paja.
[2] En el  dintel de la puerta de entrada a la casa.
[3] En la pared de la cuadra.
[4] Estas tres piedras formaban la parte delantera y alta de la trébede de la cocina.

Anuncios
Publicado en LA UÑA (LEÓN) | Etiquetado , , , | 1 Comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

10

Misterios desvelados,
honda tristeza que me invade,
recelos de una boda solariega,
y solo por un subconsciente
inconsciente de su felicidad.

No puedo, no tengo derecho
a negar la oportunidad.
Revélate, detén tu paso,
comienza a ver claro
y anima tu espíritu.

Años que envejecen la triste juventud,
mujer que dominas los sentimientos,
quiere pero no quieres,
y este es el último intento-fugaz-sueño.

Decídete, acomete,
vence, triunfa.
Loco, sin corazón,
sonámbulo de amor
por el camino desierto del saber,
y ¿para qué?

Guía falta y puerto de salvación.
Arriba descarriada barquichuela
y entre sus piernas, en su regazo,
con la cabeza en el pecho
dile que ,

…que le amas.

…que le odias,
NO.

Intento hacer un verso,
algo difícil,
que, si el corazón no está inmerso,
no puede ser poesía dúctil.

¡Quien escribe lo consigue!
¡Quien lo consigue lo persigue!
¡Quien lo persigue lo hace!
¡Quien lo hace lo deshace!

YO….

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

9

Reloj dinosaurio, que usurpas la paz,
calla, enmudece, porque la hora,
la sinfónica minutera que adormece arrulladora,
da su fin con respingos genuinos de blanco haz.

Paso, paso a paso, sin cesar, continuo
luchando,
malviviendo en este cerdo mundo.
Cabrones hay que hieden,
desgarran con sus uñas las blancas
palomas inocentes;
vestidos de
cal calcínica
invaden los cementerios laureados-cafeterías.

Revuelve, retuerce, muerde
y al final de la lucha,
con el pecho en la mano destrozada
reniega de su existencia.

¡No justifica la vida la muerte!

Insólito, verdad:
labios de mujer que palidecen y tormenta
se avecina en la casa.
Vida con belleza sutil:
vida efímera sin valores.

Valores. ¿Qué son?
Ellos constantemente nos gritan que son valores,
virtudes sin gloria,
agudas esperanzas que no engendran
en el alma humana.

Incomprensión para valores,
valores para locos,
desprecios para cerdos
y luces a colores.

Morid, como muero,
mi vida está muerta,
no tiene remedio,
la Humanidad la ha dado muerte,
yo mismo.
Pero, ¿cómo yo mismo,
si no existo?

Inconsciente inexistencia que pasa sin verter
la gota arenífera
que contribuye al bien.

Pero…y el amor…y el odio.
No son… Sí, es, amor no es,
odio es suficiente
para llenar mundos infinitos, para malparir
madres iracundas rebeldes
a sus entrañas
pútridas.

Pero si no te despiertas,
si no buscas tu baluarte,
cierra, muere y vamos.

Ya me voy, muerto,
sonámbulo, cadáver en cadalso perpetuo
y sin llaves de perdón.

Una-Amor+Platón.
No.
Negar es solo vivir.

Continuaré desde el otro mundo y todo,
todo,
quedará consumido por el polvo mentiroso.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO | Etiquetado | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

                           8

QUE NO TE SUPERE LA REALIDAD

Me llaman realidad. Estoy ahí, sin decir nada.
he sido, soy y seré siempre la misma dama.
En pasado, en presente y en el mañana.
Ni soy buena, ni mala, ni regular…,
ni alta, ni delgada, ni guapa, ni fea…,
ni tengo amigos, ni enemigos, ni medio…,
depende del cristal, y ese cristal lo pone tu mirada.

Tu mirada no puede ser amorosa,
cabal tiene que ser, real, firme, sin corazón.
Tengo una hermana, que llaman razón.
búscala, llámala, haz de ella
la llave de tu sinrazón.

Te he visto, te veo y te veré:
soy la realidad que no quieres ver.
Despierta, limpia tus telarañas virtuales,
analiza, valora, rechaza, acepta, abraza lo nuevo
de lo por venir, que entierre el pasado y el presente,
que sepulte el yo antiguo,
que traiga el nuevo yo-quiero-razono, el futuro nuevo
de la real razón.

¿Has roto los cristales antiguos del amor?
Despídelos.
¿Miras ya por los nuevos de la razón?
Acéptalos.

Yo seguiré ahí, como siempre, la misma.
Visible-invisible, a tu antojo.
No quiero vencerte, quiero ser yo
vista desde tu yo.

No quiero proyectarme en tu interior,
que soy realidad exterior,
quiero que me veas como soy,
sin los colores del mirar,
solo con la luz claravisión.

Cambia tu mirada, cambia tu cristal,
busca el futuro de la realidad
fuera del amor.

El mundo es mirar hacia dentro,
hacia un nuevo yo,
proyectado al exterior
con la razón como arma
y sin color.

REAL-RAZÓN, RAZÓN-REAL.

NI TÚ, NI YO, SOLO LAS DOS.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO | Etiquetado , , | Deja un comentario

POESÍA ANONIMA DEL HIJO DEL CAMPO

7

Escribir una línea:
transcribir modos;
con ritmo,
no con rima.

Hablar con palabras dulces:
llorar con llantos amargos;
verter sonrisas de llorosos salces:
sacudir tejados de blanca nieve.

Un día más, sí,
el problema no se arregla,
la fitina me retorna,
el trabajo me compensa,
la clase me agota, el cielo me comprime,
y solo tú, Dainos, me deprimes.

Si mi pensamiento subiese
como las tenues espirales
del humo,
tú, Sinceridad,
serías más tierra, mucho más,
tus brazos,
agua de mar diluida en la angostura de un pequeño arroyuelo,
«corazón».

Salva, ven, lucharé.
No quiero seguir más tiempo sin encontrar
la luz que guíe el paso firme, aunque pesado;
conduzca el timón
velero de nave
acorazada.

¡Qué despierte en tu recuerdo!
Sisi,
sí,
si quieres Sisi,
sí,
no. –Duerme.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO | Etiquetado , | Deja un comentario

ESTILOESTADÍSTICA. (1) VERSOS ONOMATOPÉYICOS: «La dulce boca que a gustar convida»

1. ONOMATOPEYA

Partiremos de una de las definiciones de onomatopeya. Y para ello nada mejor que seguir a uno de los padres de la filología hispánica del siglo XX: Fernando Lázaro Carreter. Esta es su definición:

Fenómeno que se produce cuando los fonemas de una palabra describen o sugieren acústicamente el objeto o la acción que significan: rasgar, borbotón, tic-tac, etc. Las voces en las cuales se verifica dicho fenómeno, se denominan palabras onomatopéyicas, imitativas o fonosimbólicas. Modernamente se ha pretendido explicar la naturaleza representativa de dichas palabras, mejor que por una imitación más o menos vaga de los sonidos, por la semejanza entre el esquema articulatorio de la palabra onomatopéyica y el esquema del movimiento que se produce en el objeto significado por ella. En la palabra borbotón, p. ej., los golpes de labios que se suceden sugieren en el oyente la estructura de los golpes sucesivos del líquido que sale a borbotones por un orificio (Diccionario de términos filológicos, Fernando Lázaro Carreter).

Describen o sugieren. Una cosa es describir o sugerir y otra imitar la realidad mediante sonidos lingüísticos, como la han definido algunos. Porque, si realmente con sonidos lingüísticos se pudiese imitar la realidad, reproducirla, en todas las lenguas del mundo habría onomatopeyas iguales al imitar la misma realidad. Por ejemplo: los gallos cantan igual en todas las partes del mundo. Sin embargo, cuando buscamos la palabra que se dice onomatopéyica y que reproduce dicho sonido nos encontramos con que en español se dice QUIQUIRIQUI; en inglés, COCK A DOODLE DOO; en francés, COCORICO; y en japonés, KOKEKOKKO (コケコッコー), por poner solo algunos ejemplos. ¿Acaso los gallos cantan de forma diferente en los países citados? ¿O es la percepción que tienen sus hablantes la que les lleva a reproducir el canto de forma diferente?

Dejaremos a un lado la cuestión y continuaremos con la tradición aceptando que existen palabras o grupos de palabras que usamos convencidos de que describen o sugieren determinadas realidades mediante los sonidos de la lengua. Por lo menos, a posteriori. Y las encontraremos tanto en el habla coloquial como en la literaria.

Comenzaremos con el análisis de este fenómeno en un soneto de Luis de Góngora (1561-1627), máximo representante del culteranismo barroco, para huir de los ejemplos tópicos, que veremos en otros post. Y que seguro que algunos no compartirán y pondrán en duda.

 2. TEXTO

 SONETO 70, DE 1584

La dulce boca que a gustar convida
un humor entre perlas distilado,
y a no invidiar aquel licor sagrado
que a Júpiter ministra el garzón de Ida,

amantes, no toquéis, si queréis vida;
porque entre un labio y otro colorado
Amor está de su veneno armado,
cual entre flor y flor sierpe escondida.

No os engañen las rosas, que a la Aurora
diréis que, aljofaradas y olorosas,
se le cayeron del purpúreo seno;

manzanas son de Tántalo, y no rosas,
que después huyen del que incitan ahora
y solo del Amor queda el veneno.

(LUIS DE GÓNGORA)

3. ALGUNAS ACLARACIONES DEL PRIMER CUARTETO

– v.2: humor= saliva.
– v.2: perlas= dientes.
– v.3: licor sagrado: néctar, bebida de los dioses.
– v.4: Júpiter: principal dios de la mitología romana.
– v.4: Ganimedes: hermoso príncipe troyano, amante de Júpiter y copero de los dioses.

4. ESTADÍSTICA DE SONIDOS EN TODO EL POEMA

4.1. VOCALES

Las 184 vocales que encontramos en el poema suponen un 47,05 % del total de los sonidos, porcentaje que se aproxima a los valores que da Alarcos Llorach y no muy distantes de la media que manejamos nosotros, que es del 43,56 %. Esta es su distribución y sus porcentajes partiendo del 100 %:

VOCAL PRESENCIAS PORCENTAJE DESVIACIÓN DE LA NORMA
A 51 27,71 % -2,86 %
E 49 26,63 % -2,19 %
O 43 23,36 % +2,01%
I 28 15,21 % +1,54 %
U 13  7,06 % +1,49 %

 Solamente comentar que las desviaciones tanto positivas como negativas no son realmente significativas.

 4.2. CONSONANTES

En el caso de los  sonidos consonánticos, indicaremos que no hay desviaciones significativas importantes. Como solo nos fijaremos en las vocales, no damos los valores.

 5. ANÁLISIS DEL PRIMER CUARTETO

Utilizaremos el primer cuarteto para ver los valores  onomatopéyicos del soneto. Y solamente las vocales. Este es el resultado:

VOCAL PRESENCIAS PORCENTAJE DESVIACIÓN DE LA NORMA
A 16 31,37 +0,79
I 12 23,52 +9,85
E 10 19,60 -9,22
O 8 15,68 -5,66
U 5  9,84 +4,23

Se observará que existe una clara desviación significativa en valor positivo de la vocal I. Se halla casi 10 puntos por encima del uso de la media estándar y más de 8 puntos sobre el conjunto del soneto. Por tanto, este fenómeno tiene que tener un valor significativo claro en esos cuatro primeros versos.

 6. INTERPRETACIÓN

En esos cuatro primeros versos de este soneto dedicado al amor se nos habla de una de sus manifestaciones gozosas: el beso en la boca. Se invita a disfrutar de la saliva, a la que se identifica con el licor sagrado que degustaban los dioses. El fluir de la saliva en la boca durante el beso produce un ruido perceptible por nuestro oído interno, que intenta Góngora hacerlo visible, audible, mediante la repetición onomatopéyica de la vocal I presente en ocho de las veintisiete palabras de que consta el cuarteto: convida, distilado, invidiar, licor, ministra, etc. Se produce una identificación, o se cree que se produce poéticamente,  de un ruido físico (el del salivar) con un ruido lingüístico (el de la pronunciación de la I). La I, esa vocal de localización anterior y cerrada, la vocal de la alegría que algunos poetas consideran como hiriente y penetrante sonido que advierte a los amantes del peligro del beso.

 

Publicado en ESTILOESTADÍSTICA, ONOMATOPEYA | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

6

POESÍA

¿Qué es poesía?
Hálito vital que expugnan
las inauditas entrañas
del diafragma en su día.

Y ¿por qué escribo?
si mi profesión es inocular veneno
sobre mis propios sentidos, deseos,
esbozar sonrisas sin el trasfondo
lúcido del hombre bilabiudo-sonrisa.

Escribo porque mi ánima quiere salirse fuera,
y, semejante al agua cristalina,
exponer en las tinieblas del sordo mundo
su enseñanza de vanagloria y vacío-deseos.

Deseos que hacen injustificable
mi terca actuación,
pero, en definitiva, deseos
que con el paso del llanto quedarán
ahogados en las sinuosidades de las
huecas palabras, exhaladas por los
cetrinos labios.

Y me voy, y no escribo más: una mujer, alta, esbelta y con mirada que todo es amor, querer, es quien me inspira estos pobres versos, y esta triste melancolía.

No puedo más, Cupido se niega a establecer
su cerco de amor y … es para mí
triste y amargo recuerdo.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO, Poesía | Etiquetado | Deja un comentario

CHICHISBEO Y PASTORADA

Los intercambios culturales entre Italia y España han sido frecuentes a los largo de la historia. No hay que olvidar la presencia española continuada en tierras italianas desde la Edad Media hasta el siglo XVIII. Primero fue el Reino de Aragón y después el de Castilla el que tuvo en Italia posesiones. Citemos el Ducado de Milán, los reinos de Nápoles, Sicilia y Cerdeña, etc.

Uno de los fenómenos sociales en el que la mujer tuvo especial protagonismo en Italia entre los siglos XVII y XIX se conoce con el nombre italiano de CICISBEO, palabra de origen incierto.

Así lo explica Ángeles Arce (1995) en un magnífico artículo[1]:

Íntimamente ligado al tema de la participación activa de la mujer en sociedad, estaría el de la relación de esta con el sexo opuesto, tanto si se trataba de su esposo o prometido, como del trato más o menos íntimo o platónico, con otro u otros hombres que le rendían atenciones, regalos y galanterías que no recibían de parte de su marido, y que éste podía otorgar, a su vez, a otra dama casada que no fuera su esposa.

Tanto a dicho galanteo, como al hombre que lo ejecuta se les denominó en Italia CICISBEO.

Sin que se pueda determinar con exactitud cuál fue la vía de entrada de dicho fenómeno social en España (se ha relacionado con las dos esposas italianas del rey español Felipe V (1700-1746) María Luisa Gabriela de Saboya (1701-1714) y Isabel de Farnesio (1714-1746), lo cierto es que documentalmente ya se puede precisar su existencia en las primeras décadas del siglo XVIII tanto en verso como en prosa. La Academia incluye ya  el término en la edición de su diccionario de 1729, añadiendo una información interesante en la de 1780: «Hoy se llama más comúnmente cortejo».

El primer texto poético en el que aparece se debe a la pluma de Eugenio Gerardo Lobo (1679-1750), quien incluye una décima en su obra Selva de las musas (1717) titulada «Definición del chichisbeo, escrita por obedecer una dama»:

Es, señora, el chichisbeo
una inmutable atención
donde nace la ambición
extranjera del deseo;
ejercicio sin empleo,
vagante llama sin lumbre,
una elevación sin cumbre,
un afán sin inquietud,
y, no siendo esclavitud,
es la mayor servidumbre.

Pero no solo encontraremos el chichisbeo en la poesía, también lo hallaremos en el teatro, en la novela y en el ensayo. Por ello, varios son los estudiosos que se han encargado del tema. Entre ellos, citemos a la escritora Carmen Martín Gaite (1925-2000), quien incluyó el estudio del chichisbeo en su tesis doctoral de 1972.[2] Tomando como núcleo fundamenta el contenido de la tesis, al año siguiente, publicó un libro titulado Usos amorosos del dieciocho en España, obra que ha sido reeditado en varias ocasiones.

Desde el punto de vista etimológico, es claro que la palabra española es una mera transcripción fonética de la italiana, manteniendo incluso la grafía B, aunque en el propio Lobo encontraremos la palabra escrita ya con V. Así pues, desde comienzos del siglo XVIII encontramos el término en el que alternan ambas grafías.

Este fenómeno social, esta costumbre, era evidente que no era en España, como no lo había sido en Italia, del agrado de los moralistas cristianos, porque veían en él la destrucción de la familia. Así, su condena se halla ya en textos también de la primera parte del siglo XVIII, cuyo título es significativo: El chichisveo impugnado (1729) o Escandalosa moda del chichisveo (1737). Se hablaba, incluso, del chichisbeo en los conventos de monjas.

Dicha palabra (con B), aún vigente en el Diccionario de la lengua de la RAE, la podemos encontrado en un tipo de obra de carácter religioso como es la popular pastorada leonesa, cuyo origen y datación son controvertidos. En las diferentes versiones de esta obra de tema navideño hallaremos la palabra, pero bajo diferentes formas. Cuatro son estas.

  1. CHICHISBEO

Con esta forma la encontramos en la pastorada de Aviados y Villaquejida. Es la palabra más fiel a su origen italiano, la que primero se utilizó en el siglo XVIII. Como ya he dicho, es una mera transcripción fonética de la palabra italiana.

  1. CHICHIVEO

Con esta ligera variante la hallaremos en las pastoradas de Navatejera y Barniedo de la Reina. El desconocimiento del original, de su procedencia, es lo que hace que haya perdido la S, fenómeno lingüístico que no es raro en castellano. Quizá la explicación podría estar en un falso análisis etimológico de la palabra, basándose en otras que el usuario conoce y usa, como pudieran ser chichi, chiche, chicha, chichinavo, cuchicheo, en las que se observa la reduplicación de la sílaba inicial. Consideran los usuarios que la palabra debe repetir como reduplicación la sílaba inicial y por ello elimina la S: CHI-CHI. El último elemento de la palabra, -VEO, me parece más claro y, por eso, se repetirá en tres de las cuatro variantes. Desconociendo su origen, se considera que proviene del verbo VER en presente y por ello no cambia: CHI-CHI-VEO. Este es el texto de la pastorada de Barniedo:

El rabadán[3] ha oído las palabras del ángel y quiere despertar a sus pastores con unos versos en los que el tono de la voz y sus palabras son delicados, amorosos y corteses, que se asemejarían a las que dirige el chichisbeo a su dama:

¡Arriba los mis amigos,
arriba los mis compañeros,
gozaréis de las delicias,
quiero quitaros el sueño,
que vos priva de gozar
un grandísimo misterio.

El pastor Juan Lorenzo, que estaba durmiendo como los demás pastores, se levanta con gran indignación y con su porracho[4] pega un golpe fuerte sobre el de su rebadán y le dice:

Déjame dormir, mi rebadán,
déjame de chichiveos,
que, si otra vez me despiertas,
armaremos paloteo
y veremos cuál es más majo,
rabadán o Juan Lorenzo.
Si me llamas a almorzar,
yo me levantaré presto.

  1. CHICHIRIVEO

Esta forma es la más utilizada en las pastoradas. La encontramos en Terradillos de Templarios, Acebedo, Sahelices, Gusendo, Valverde Enrique, Izagre, Gragalejo, etc. Aquí, igualmente por desconocimiento, se ha creado la sílaba –RI-, en la que la sibilante –S- se ha convertido en vibrante con el añadido de la vocal de las dos sílabas anteriores. Recordemos que en la localidad de Los Santos (Salamanca) hay un juego de niños que se llama sí.

  1. DRIDRIBLEO

Esta es la variante más alejada de la forma etimológica, aunque mantiene el mismo procedimiento constitutivo. Se ha alterado incluso el final que se respetaba en las demás, y la duplicación se hace con la sílaba DRI. ¿Habrán tenido alguna influencia las palabras driblar, drible, dribleador, driblear? La hallamos en Santa María del Condado.

  1. CONCLUSIÓN

En resumen, las cuatro palabras son un claro ejemplo de cómo una palabra puede evolucionar fonéticamente a lo largo de los siglos debido al desconocimiento que sus usuarios tienen de su etimología y al aplicar criterios de etimología popular para su representación.


[1] «Sobre el cicisbeo y el chichisveo. ¿Una misma realidad del siglo XVIII?», Cuadernos para investigación de la literatura hispánica, 20 (1995), pp. 101-122.

[2] Lenguaje y estilo amorosos en los textos del siglo XVIII.

[3] RABADÁN: pastor que gobierna un rebaño de ganado y manda sobre el resto de los pastores.

[4] PORRACHO: palo o bastón corvo por la  parte superior, especialmente el usado por los pastores.

Publicado en COSTUMBRES, Estudios lingüisticos, LITERATURA ANGLONORMANDA, LITERATURA ESPAÑOLA, Literatura religiosa, Literatura tradicional | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

5

A LA JOYA MÁS HERMOSA

En la tarde soleada del festivo domingo,
cuando el recuerdo de un alma vagabunda
pretende remontar el veloz vuelo palomino,
y a través de los etéreos cielos camina hacia ti,
el corazón reposa entre la paz y la tristeza,
en la inmensa vorágine humana,
llena de inhóspitos secuaces.

Duerme, reposa, duerme, reposa…..
pero tu reposo no es quieto y tranquilo,
dulce y melancólico, el de un enfermo
contagiado de puras nostalgias,
e imbuido de fútiles ideas filosóficas.

¿Qué es eso que me arrastra, que me cautiva,
que me invade hasta la médula de los huesos,
que me tortura alegremente?

¿Qué tienes tú, belleza inusitada, que haces fácil
el suceso de estas cosas, y que, no obstante, te anhela
como el estío verano anhela las gélidas y cristalinas
aguas montañosas?

¡Ah! Ya lo sé. El amor que tú has clavado en mi
corazón con esa maravillosa flecha
que un día deposito en tus tiernas manos Cupido.
¡Pero cuán irresistible es la flecha del amor,
que ni la dureza marmórea del corazón,
roto y desaliñado por el olvido, por la indiferencias,
puede achatarle sus agudas fauces!

Y tú, luz de luces, señora de los señores,
ilumina el alma empedernida del aciago corazón,
y haz que florezca en el jardín del amor
el fruto de la fecha de Cupido.

Haz que el corcel indómito y rebelde
sea dominado por la voluntad y no por
el luctuoso deseo impuro,
que la mutua trayectoria sea dirigida
bajo tus auspicios.

Como despedida…no sé qué tienes flor hermosa,
que me arrojas en el olvido de los demás,
que me sumerges en el recuerdo de tu voz.

Amor, amor, amor, amor, amor…
nunca lo borres de tus labios pluma maravillosa,
hiere el sórdido tímpano de los hostiles,
haz brotar de tu boca
PAZ, PAZ, PAZ, PAZ, PAZ…

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO, Poesía | Deja un comentario

ESTILOESTADÍSTICA. (12) VERSOS ALITERADOS: «Nogal», de Alba Flores Robla

_____________________________________

1

LA AUTORA y sus libros

____________________________________ 

Voy a cerrar este ciclo de post sobre los versos aliterados con el poema «Nogal» de la joven  poetisa Alba Flores Robla. De padres leoneses, aunque nació en Madrid en 1992. A los nueve años se trasladó a León. Estudió Filología Inglesa. Imparte clases en el IES Álvaro Yáñez de Bembibre (León).

Es miembro fundador del proyecto literario #PLATAFORMA (León, 2016). Tres son los libros de poesía que ha publicado: Tu hueco supraesternal (2017), Autorregalo (2017) y Diga adiós a la muchacha. Con este último ganó el premio Adonáis de poesía en 2017 «por representar con compleja sencillez y precisas dosis de ironía y de sorpresa, con gran poder evocativo y plasticidad visual, la despedida de la adolescencia», según el jurado.

Así resume su editorial el estilo poético del libro: «Cargado de expresiones coloquiales, de intenso lirismo, directo, vivencial, muy cercano a una tradición de poesía de enorme calado biográfico, escrita desde la verdad de la vida, y en la que poeticidad y emoción se iluminan mutuamente».

El poema «El nogal» abre el libro ganador del premio poético. Lo hallamos antes publicado en su blog Desequilibrios de medianoche el día 12 de febrero de 2017. Se puede decir que es una síntesis de los contenidos que se irán poetizando en el resto de los poemas del libro. Según su autora, «El poemario habla de las cosas que dejamos atrás, la inocencia y la ingenuidad, y de las cosas nuevas que vienen y hay que aceptar».

_____________________________________

2

EL TEXTO

_________________________________________

Nogal

Mientras el nogal se partía
me hubiera gustado tenerte a mi lado.

Mientras las ramas caían unas sobre otras
y se amontonaban en la tierra,
mientras la lluvia caía con insistencia
y empapaba el pelo de mi abuelo
y los huesos de mi madre,
mientras mi hermana lloraba dentro de la casa
y todo crujía y hacía frío.

Mientras tú no estabas ahí
y las cosas pasaban rápidamente,
yo pensaba lentamente en toda la gente
que, a la sombra del árbol,
se había quedado alguna vez dormida.

Mientras no me quedaba de otra,
yo pensaba con tristeza en toda la gente
que, como yo,
había encontrado un hueco entre las hojas,
un resquicio azul,
y te había mirado.

_____________________________________

3

BREVE MIRADA LÉXICA

_____________________________________

La estadística también nos ayudará para analizar mejor el poema y comprenderlo. Un poema en que el nogal, árbol con diferente simbolismo según las culturas, tiene un comportamiento positivo y niega que sea funesto dormir la siesta bajo él, como afirma la creencia popular.

La palabra más repetida (7 veces) es la conjunción copulativa «y». Casi el seis por ciento. Esto implica que en los 20 versos de que consta el poema la adición, suma, de ideas es constante y que el ritmo se reposa, se ralentiza. Son el efecto del uso polisindético de y.

Le sigue con 6 presencias la conjunción temporal «mientras», algo más del cinco por ciento del total de las palabras. Constituye dicha repetición una clara anáfora, ya que siempre van encabezando verso. Este recurso intensivo incide en el carácter temporal de simultaneidad de dos acciones pasadas que se repiten constantemente con carácter opositivo. En la subordinada adverbial el sujeto varía: las ramas, la lluvia, mi hermana, tú, las cosas. En la principal siempre es el yo poético: autobiografismo.

El yo poético aparece en 9 ocasiones lexicalizado a través del nombre personal yo (3), el determinante posesivo mi (4) y la forma pronominal átona me (2). No tengo en cuenta los morfemas verbales de primera persona. Como ya he dicho, fuerte presencia del autobiografísmo, que es una seña de identidad de su poemario, según hemos visto más arriba. Este poema es un claro reflejo de la experiencia vivida por el yo, es la expresión de su percepción del paso del tiempo.

Frente al yo, emisor del mensaje, también encontramos al receptor,  a través del nombre personal (1) y de la forma pronominal átona te (2), sin tener en cuenta los morfemas verbales de segunda persona del singular, como en el caso anterior. Es un receptor que la autora no nos da a conocer, a quien reprocha su ausencia, no haber estado a su lado mientras pasaba el tiempo. ¿Es alguien que se ha ido hacia lo etéreo?

_____________________________________

4

VERSOS ALITERADOS

_____________________________________

En este caso la autora vive. Le podríamos preguntar si las aliteraciones que vamos a analizar han sido fruto de la creación poética o del azar.

Comenzaremos por el verso 5: mientras la lluvia caía con insistencia.

VOCALES POEMA GRUP.ESTROF. VERSO
% DES. NO. % DES. NO. % DES. NO.
a 36 +6,12 37 +6,65 37 +6,92
e 24
o 16
i 16 +2,18 22 +8,67 37 +23,83
u 5

En el conjunto del poema las vocales se hallan casi 6 puntos por encima de la norma con un  48,07%.

Dos son los sonidos vocálicos en que debemos fijarnos: [a] (vocal clara y sonora) e [i] (sonido hiriente y penetrante). El primero es el más usado con una desviación positiva uniforme por encima de los seis puntos en el poema, en el grupo estrófico y en el verso. Es la aliteración de la lluvia.

Más significativo es el caso del sonido [i]. Parte de una desviación del 2, 18 %, pasa al 8,67%  y llega hasta el 23, 83 % en el verso cinco. Es un claro ejemplo de aliteración. La i de lluvia es la predominante, junto con la a, también de lluvia. ¿No oímos el insistente sonido de la lluvia al golpear contra el suelo? M!entras la lluv!a ca!a con !ns!stenc!a.

El segundo ejemplo es el del verso nueve: y todo crujía y hacía frío.

VOCALES POEMA GRUP.ESTROF. VERSO
% DES. NO. % DES. NO. % DES. NO.
a 36 +6,12 37 +6,65 21 -5
e 24
o 16
i 16 +2,18 22 +8,67 41 +27
u 5

Aquí lo significativo es la aliteración del sonido [i], más preponderante que en el verso anterior: pasa del 2,18% al 27%. Y la a ha caído hasta un 5% por debajo de la norma. Es la i del sonido de crujía, de frío y del paso lento del tiempo: y, y, y, y, y…

 

Publicado en ALITERACIÓN, ESTILOESTADÍSTICA | Etiquetado , , , , | Deja un comentario