POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

                  16

               DESPEDIDA

Llaman a la puerta de la luz,

abro con sigilo y con miedo,

y veo que mi guarda me reclama,

que ya está pronta la muerte.

Dulce muerte inexistente en el lecho,

que refrigeras el cuerpo del alma,

haz la alegría de pasar sin fin,

pero, al menos, dale quía

que le conduzca sus pasos

por entre las tinieblas del lumínico mundo.

(LUIS DE VALDETÉ)

Anuncios
Publicado en POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO | Deja un comentario

ESTILOESTADÍSTICA. (4) VERSOS ONOMATOPÉYICOS: José Zorrilla (1817-1893)

1. LAS NUBES

El poema «LAS NUBES» es el tercer fragmento de la obra  Las píldoras de Salomón (cuento), incluida en Cantos del trovador (1840-1841), del poeta vallisoletano José Zorrilla. En dicha obra aparecen buena parte de los rasgos distintivos del Romanticismo al que pertenece su autor.

Del poema «Las nubes» se ha escrito lo siguiente:

Estos sonoros y majestuosos versos del romántico José Zorrilla pintan con gran vigor no sólo el fenómeno meteorológico de la tempestad, sino también las impresiones que recibe el ánimo ante el espectáculo que le ofrece la Naturaleza conturbada (http://www.escolar.com/lecturas/poesia/poemas-6/la-tempestad.html).

Pues bien, a esta poesía de Zorrilla de versos sonoros y majestuosos pertenece el verso que vamos a analizar como ejemplo de onomatopeya: el ruido con que rueda la ronca tempestad. Es uno de los versos del poema que recoge la impresión que recibe el ánimo del poeta ante el espectáculo que le ofrece la Naturaleza conturbada.

JOSÉ ZORRILLA

Para poder comprender el mensaje de dicho verso y saber a qué se refiere, reproduciré dos serventesios que lo contextualizan y en los que se produce la exaltación del yo individual a través de la identificación con la naturaleza sobre la que proyecta sus sentimientos:

Mi voz fuera más dulce que el ruido de las hojas
mecidas por las auras del oloroso abril,
más grata que del fénix las últimas congojas,
y más que los gorjeos del ruiseñor gentil.

Más grave y majestuosa que el eco del torrente
que cruza del desierto la inmensa soledad;
más grande y más solemne que, sobre el mar hirviente,
el ruido con que rueda la ronca tempestad.

Obsérvese que los dos serventesios, de versos alejandrinos, son antitéticos. La voz poética (el yo) en el primero es dulce, convirtiéndose en grave en el segundo. Es más grave que el ruido que produce un torrente en la inmensa soledad o el ruido que produce la tempestad que se arrastra sobre el mar alborotado. Y en esta segunda comparación es donde encontramos el verso que nos interesa y en el que el poeta vallisoletano utiliza la onomatopeya para intentar reproducir, para hacernos oír el terrible y ronco ruido que produce una tempestad marina utilizando procedimientos fonéticos de la lengua:

el ruido con que rueda la ronca tempestad.

 2. ANÁLISIS FONÉTICO

2.1. ESTROFA

Comenzaré por el análisis de los sonidos lingüísticos más representativos del serventesio en el que se inserta el verso.

VOCALES

VOCAL PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
E 42,18 28,83 13,35

La vocal con más presencia es la e. Estaríamos hablando de una aliteración, que servirá para incidir en dos palabras claves en las que aparece dicho sonido: nube y tempestad.

CONSONANTES

No existe ningún sonido consonántico que destaque en su uso por una frecuencia significativa, ni siquiera el sonido vibrante.

2.2. VERSO

En el plano vocálico, la frecuencia de uso de la vocal e se queda en el verso que nos ocupa en un 4,50 por ciento por encima de la norma, siendo superada por la vocal u que llega al 7,86.

En cuanto a los sonidos consonánticos esta es la representación de los más significativos:

CONSONANTE PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
[ř] 16,66 12,74 3,92
[d] 16,66 8,88 7,86
[k] 16,66 7,12 9,54

Obsérvese que la desviación más significativa en el uso de los sonidos consonánticos es el del sonido oclusivo velar sordo [k] y que el sonido vibrante múltiple [ř], la base de la onomatopeya, no llega al 4 por ciento de desviación significativa.

Cabe, pues, la siguiente la pregunta: ¿por qué razón se pone este verso de Zorrilla como ejemplo de onomatopeya que imita el ruido de la tempestad marina cuando la desviación significativa del sonido vibrante múltiple en el uso es bastante menor que la de otros sonidos del mismo verso? La respuesta estaría en la conjunción de estas tres razones:

1.ª Es evidente que el sonido vibrante múltiple tiene una desviación significativa cercana al cuatro por ciento, pero que por sí sola sería insuficiente para explicar la onomatopeya.

2.ª Lo que se convierte en significativo es que el sonido vibrante aparezca iniciando estas tres palabras claves: ruido, rueda, ronca.

3.ª La tercera razón es de naturaleza semántica: los semas de gravedad, de ruido ronco, profundo, sordo, áspero, desagradable, la hallamos en tres palabras: rueda, ronca y tempestad.

Así pues, la unión de esos tres fenómenos lingüísticos antes citados son los que convierten este verso de Zorrilla en un verso onomatopéyico ejemplar que pretende imitar un ruido real, el que produce la tempestad marina que se arrastra sobre el mar embravecido.

Publicado en ESTILOESTADÍSTICA, Literatura española, ONOMATOPEYA | Etiquetado , , , | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

15

Son las tres y cuarto de la mañana. Mi pereza no ayuda a escribir sobre este cuaderno, situado ante mis manos. Le acompaña en indolencia el suave dolor de los luceros que se oponen a seguir alumbrando las profundidades del cerebro.

¿Quién será la musa esta velada?
Tú, mi querida Françoise adormecida,
que, quizá,  duermas bajo la helada
de tu corazón endurecido por tu Hada.

Mi corazón quiere salirse fuera
y mis entrañas se interponen;
lucha y con quistará la dorada meta
de la juventud, alta, delgada y joven.

Sabré esperar y llegará la hora
en que el fruto de la impaciencia
producirá sazonados sufrimientos,
en que el dolor insano,
producido por la larga ausencia y distancia,
cesará con la unión de los cuerpos
bajo la nívea capa del lecho.

Ilusiones que pierden el tiempo,
pero que llevan a sus hombres la realidad,
decidme si voy por el sendero de la buena luna
o si la necedad me impide ver mi propio mal.
Abridme las puertas de la mentira,
desentrañad las recónditas palabras,
adivinad la falsedad que encierran,
alumbrad las ventanas del entendimiento.

Y tú, Señor, cierra mis párpados,
que se van cansados al país de la luz,
donde todo es gloria,
donde nada hay que sufrir
y se da la única realidad: TÚ.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO | Etiquetado | Deja un comentario

ESTILOESTADÍSTICA. (3) VERSOS ONOMATOPÉYICOS: San Juan de la Cruz

Uno de los poetas más excelsos de la poesía española es san Juan de La Cruz (1542-1591). Representa la cumbre de la poesía mística con su Cántico espiritual. A este poema pertenece la siguiente lira, puesta en boca del alma (la esposa). Está formada por la adición de cinco sintagmas nominales con sus correspondientes complementos, constituyendo una enumeración asindética que actúa como acelerador del ritmo poético. En ella se presentan las realidades geográficas (enumeración incompleta) que ha recorrido el Amado (el esposo, Dios) y en las que ha dejado vestigios de su paso:

Mi Amado, las montañas,(a)
los valles solitarios nemorosos,(B)
las ínsulas extrañas,(a)
los ríos sonorosos,(B)
el silbo de los aires amorosos,(B)
(Cántico espiritual)

El último verso se ha convertido en uno de los ejemplos señeros de la onomatopeya poética: el silbo de los aires amorosos. Obsérvese, en primer lugar, la personificación o prosopopeya de aires amorosos, acorde con el tema del poema: EL AMOR.

Análisis de los sonidos más significativos de la estrofa:

VOCAL PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
O 41,30 21,35 19,95
A 28,26 30,58 -2,31
I 15,21 13,67 1,51
E 13,04 28,83 -15,78
U 2,17 5,57 3,39
CONSONANTE PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
[s] 39,65 14,73 24,89
[l] 15,51 8,45 7,06

Dos son las conclusiones que se pueden extraer del análisis de los cuadros anteriores:

  • Una presencia más que significativa de la vocal O, aliteración, presente en las palabras claves, con una desviación positiva respecto de la norma de casi 20 puntos. Es la vocal llena, grave, vocal de la tristeza de la amada que se siente sola.
  • También presencia significativa del sonido sibilante [s] que anuncia la onomatopeya del último verso.

Por lo que se refiere al último verso, estos son los valores de los sonidos más significativos:

VOCAL PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
O 41,66 21,35 20,31
CONSONANTE PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
[s] 38,46 14,73 23,70

Sigue la aliteración del sonido [o] y la onomatopeya del sonido sibilante [s], con clara intención imitativa poética del sonido (SILBO) que produce el viento suave, amoroso, que, cual silbido de pastor, llama al Amado que anda escondido, y a quien busca su amada.

Publicado en ESTILOESTADÍSTICA, ONOMATOPEYA | Etiquetado , , , | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

14

Línea ascendente,
poesía reluciente,
novia amante,
mujer pudiente.

Versos sin palabras amorosas,
carentes de sentidos inhumanos,
llenos de oprobio sonrosado,
petrificad las hojas de vuestras bocas.

No digáis que existo,
sepultadme cada día más y más
y obtendréis el premio de la recompensa:
el haber dado muerte a un muerto.

El mayor mal la muerte,
aun mayor, haber nacido,
mucho mayor no haber muerto,
y, sobre todos, el haber vivido.

Vida, que causaste el dolor,
que fuiste el oprobio de las generaciones,
devuelve tu ser al vacío
y deja solo a los muertos.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO, POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO | Etiquetado | Deja un comentario

ESTILOESTADÍSTICA. (2) VERSOS ONOMATOPÉYICOS: Garcilaso de la Vega

Una de las onomatopeyas más conocidas y reiteradas en la ejemplificación y explicación escolar de esta figura retórica pertenece al poeta  renacentista Garcilaso de la Vega (1501-1536).

Los versos de Garcilaso pertenecen a su Égloga III y son los siguientes: «En el silencio sólo se escuchaba / un susurro de abejas que sonaba». Pertenecen a una de las octavas reales del comienzo del poema. En ella se explican las causas que determinaron que una ninfa abandonara sus palacios de cristal subacuáticos del río Tajo y decidiera descansar en aquel locus amoenus en el que el único sonido que se percibía en medio del silencio umbroso era el de las abejas. Este es el texto:

Movióla el sitio umbroso, el manso viento,
el suave olor de aquel florido suelo.
Las aves en el fresco apartamiento
vio descansar del trabajoso vuelo.
Secaba entonces el terreno aliento
el sol subido en la mitad del cielo.
En el silencio sólo se escuchaba
un susurro de abejas que sonaba
.

El análisis  detallado de los sonidos más representativos de la octava real  ofrece los siguientes resultados:

VOCAL PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
E 31,81 28,83 2,98
O 26,36 21,35 5,01
A 21,81 30,58 -8,76
I 11,81 13,67 -1,85
U 8,18 5,57 2,61

Dos son las conclusiones: una desviación significativa de la vocal O, presente en la rima y en palabras claves que llevan ese fonema (movió, sitio, umbroso, manso, viento, olor, florido, suelo, etc.) y un descenso también significativo de la vocal A, la más utilizada en la lengua española.

CONSONANTE PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
[s] 19,79 14,76 4,73
[l] 18,64 8,45 10,11
[b] 11,01 5,15 5,86

Tres son los sonidos que tienen una desviación significativa, como se puede apreciar y que nos servirán de referencia en el comentario al pareado final.

Por lo que se refiere al pareado final de la octava estos son los resultados.

VOCAL PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
E 32 28,83 3,17
A 24 30,58 -6,58
O 20 21,35 -1,35
U 16 5,57 10,43
I 8 13,68 -5,67

Destaca sobremanera la desviación significativa positiva de la vocal U de escuchar y sussurro y la pérdida de presencia de la vocal O, que a nivel de la octava era la que más sobresalía.

CONSONANTE PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
[s] 32 14,76 17,24
[l] 12 8,45 3,55
[b] 8 7,12 0,88

Aquí se puede observar claramente el fenómeno de la onomatopeya mediante la repetición del sonido sibilante, con una desviación significativa positiva de más de 17 puntos, como consecuencia de la imitación poética, mediante sonidos lingüísticos, del sonido que producen las abejas (SUSURRO) en su vuelo revoloteador alrededor de las flores (FLORIDO SUELO) o en su desplazamiento hacia la colmena.

Publicado en ESTILOESTADÍSTICA, ONOMATOPEYA | Etiquetado | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

13

Cierra los párpados el poderoso sueño.
La noche estrellada invita al sosiego y descanso.
Duerme un niño pequeño
en las duras tablas de su lecho
y el alma recuesta sus cabellos
en la frescura del corazón inmenso.

Duerme el inocente en su cuna,
el malvado en su vitrina,
y yo, vagabundo de la muerte,
cierro las puertas de mi faz.

Comienzo a soñar y todo me parece vida,
vida de verdad, llena de emoción y sentido,
y, cuando la joven esposa del sol, ataviada
con los luceros de la mañana
me despierta,
el espíritu se torna a sumergir en la no existencia,
porque se ha dado cuenta
de que todo será
un vano y desagradable sueño.

Inédito: iniciador poético nacido y criado
entre los brutos-amables del establo,
envuelto por el heno y la paja,
roto su calzón desgastado,
no escriba y vivifique su cuna materna,
la que le arrulló con la música
de las espontáneas golondrinas.

Promete, y lo cumplirá:
el mejor momento de la jornada
siempre será para ti,
porque, aunque el recuerdo no se inmortalice
con la pluma,
en el brasero del entendimiento estará vivo.

Grito porque la plebe me oprime,
no deja salir el espíritu
amante
de la naturaleza,
porque me inhiben y me tornan
al mundanal ruido luisiano.

Lo sé, mis queridos árboles y prados,
hermosos pajarillos
que arrrulláis los campos
con vuestros trinos gloriosos,
lo sé y empeño mi palabra
de que en estos cuadernos raídos
no ha de faltar un amplio espacio
para vuestra rememoración.

Adiós, adiós, pero…
será solo hasta ahora.

ADIÓS.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO, POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO | Etiquetado | Deja un comentario

LOS «FUENTONES» DE SIERO (León)

En estos días veraniegos, para combatir los rigores de la canícula, acudimos a las terrazas de bares y cafeterías buscando el fresco del atardecer leonés. En las tertulias, que inevitablemente se traban (con excepción de los adictos al móvil),  se habla de lo humano y de lo divino. En una de ellas, en las que estaba presente mi inquiridor, deslice la siguiente pregunta: ¿Qué significa la palabra FUENTÓN? Una ama de casa, un policía jubilado, una trabajadora social, un ingeniero, un abogado, una enfermera, todos contestaron lo mismo: no conocemos tal palabro pero suponemos que significa «fuente de abundante caudal de agua». Alguno acudió rápidamente al sabio GOOGLE, pero no le resolvió la duda, como tampoco lo hizo el DRAE, porque este último no lo recoge, como tampoco lo recoge el Diccionario de localismos de la Revista Comarcal Montaña de Riaño. La respuesta no es correcta, pero es la esperada. ¿Por qué? Porque en los usuarios de una lengua existe la tendencia de interpretar palabras desconocidas aplicando el saber que se tiene de otras. Y en español, todos los usuarios saben que hay muchas palabras terminadas en –ON/A que significan «cosa grande», es el aumentativo: HOMBR-ÓN, GRAND-ÓN, ABEJARR-ÓN, CASER-ÓN, CHAQUET-ÓN, REGAL-ÓN, etc.

Es evidente que en español la formación de palabras mediante SUFIJACIÓN ha producido muchísimas palabras. Y entre los numerosos sufijos (morfemas con significado exclusivamente gramatical que se añaden por detrás al lexema, no léxico) nos encontramos con –ON/A. Hay un sufijo en -ON que procede del latín –o, -onis y que utilizamos en la formación de sustantivos y adjetivos de valor aumentativo, como hemos visto más arriba. Pero dicha forma también se utiliza en la formación de despectivos, sustantivos de acción o efecto, adjetivos que indican privación o numerales que indican edad. No nos olvidemos del sufijo –ON procedente del inglés que se utiliza en física y en química: fot-ón, neutr-ón, ne-on, rad-ón, etc.

Para avanzar en este discurso, refresquemos en la memoria dos conceptos que ya hemos expuesto:

  • MORFEMA: parte de la palabra que aporta significados gramaticales, que son los que no existen en la realidad, solo los encontramos en la lengua.
  • LEXEMA: parte de la palabra que aporta el significado que nos transporta a la realidad, bien sea física o intelectual. A los lexemas de hoy se les ha llamado y siguen llamando RAÍZ, RADICAL, BASE, etc.

Damos un paso más y nos introducimos en el mundo de los HIDRÓNIMOS o palabras que están relacionadas con el AGUA (HIDRO (agua) + ÓNIMO (nombre) y designan ríos, arroyos, fuentes, mares, lagos, lugares, etc. A esta familia de palabras pertenece FUENTÓN.

Los hidrónimos del español, de otras lenguas neolatinas de la península ibérica o de alguno de sus dialectos pueden estar formados por un solo lexema de origen latino o no, o por dos o más lexemas bien sean latinos, prelatinos o mezcla de ambos Me referiré como casos ilustrativos a tres ejemplos. El actual río ESLA le debe su nombre a la palabra latina ástura. El topónimo AGUASALIO, presente de Cistierna para arriba hacia los Picos de Europa, se ha formado por la adicción de AGUA más el lexema SAL, que también significa agua. A este último lexema deben su nombre los actuales ríos Sella y Saja. El tercer caso es el más conocido: GUADIANA. Cuando los romanos llegan a Hispania se encuentran en lo que llamarán Bética con un río al que sus habitantes llaman  ANAS [1]. Después del 711, los árabes, desconocedores del origen y significado del río ANAS,  lo rebautizan anteponiéndole GUAD(I), apelativo común de agua en árabe, con lo que vendría a significar «agua+agua». Por tanto, cuando hablamos del «río Guadiana» estamos utilizando tres lexemas que nos remiten al agua: RÍO, GUAD y ANAS, este último de origen prerromano.

 

MAQUETA DE CANALITO REALIZADA POR SANTOS MARTÍNEZ Y LUIS FUENTE

En Siero (León), amén del topónimo de origen hidronímico AGUASALIO, encontramos dos lugares en los que se hallan sendos FUENTONES: La Llama y Valdeté. Son fuentes que no destacan por ser veneros de abundante agua, más bien por lo contrario. En otro tiempo, conocí el fuentón de La Llama con su canalito de madera (tronco redondo de árbol al que se le había practicado en su interior un conducto por el que corría el agua recogida en su nacimiento). Hoy no queda rastro de él. El agua ha sido canalizada hacia el núcleo urbano. ¿Y cómo se ha formado la palabra? Por la suma de dos lexemas de origen diferente: Al prerromano ON se le habría añadido en época posterior el latino FUENT (de la palabra latina fontem), ambos relacionados con el AGUA. Como en el caso de Guadiana, vendría a significar algo así como fuente + fuente.

Terminamos con una creencia popular de Siero: De niño, vi acudir al fuentón de La Llama a jóvenes y mayores a por agua con el botijo o con otros recipientes. No solo se utilizaba para beber, sino especialmente para el cocido de los garbanzos, ya que se decía que a esta agua no se le resistía en la cocción ningún tipo de garbanzo por duro que fuera.


[1] Pomponio Mela, De Chorographia, 2, 79: Illas fluvius Anas separat, et ideo Baetica maria utraque prospicit…

Publicado en LEXICOGRAFÍA, SIERO, Toponimia | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

12

JUICIO CONTRA…

Infame, alumnos universitarios que desconocen la docta lengua de Cicerón, elocuencia, gentes ancestrales que creen ser superiores por sus extrambóticos atuendos y superaciones inteligibles, nulidades, grupo que se defiende y busca el integracionismo de un elemento disociado.

Sí, todo esto y en el fondo un complejo de culpabilidad que incapacita a los héroes para sentir sus hazañas y poder expresar sus incomprendidos amores.

Tú, que en la facilidad de palabra no llegas a Góngora y que la flexibilidad del ingenio no se agudiza como en Quevedo, prosaico, estudia y aleja de tu espíritu del erótico mundo donde todo es maldad y putrefacción, donde el odio, disfrazado de sonrisa, es el elemento que domina en una sociedad huraña y avara.

Dinero, dinero… poderoso caballero es don dinero, más poderosa es la honra conseguidora de todo fruto espiritual y de entes en estado de satisfacción anímica.

Locos que ruláis por el mundo al son de la ruleta mágica salid al encuentro de vuestra existencia y preguntaros si el amor y el dolor os reportan la existencia unamuniana. Velad y no cejéis en la lucha porque la hora de la traición está pronta y la puñalada rauda se asentará en el corazón muerto, ya por el soponcio del hedor de los muertos caminantes, ya por la inexistencia de vida anímica. Caminantes.

Láminas de acero que encuadráis recintos sociales,
expirad con gritos sonoros toda la profanación
que a vuestros metálicos oídos ha llegado
y deshaced el encubrimiento de la desfachatez.

Hierros sensibles más que corazones,
almas empedernidas por la dureza pétrea,
conjugad vuestros amores en el seno de la muerte que es vida,
y cerrad las llaves de vuestras puertas
a los muertos que viven en la vida.

Y vosotras, limas de acero,
que porfiáis por las virutas ennegrecidas,
roed, si en vuestro poder está, el odio
del corazón brillantemente retocado.
No dejéis vuestra lucha
y obtendréis el premio
de haber construido una columna retílica
con las milésimas de valor
que soportará la lerda carga de la cáscara celeste.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO | Etiquetado | Deja un comentario

POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

11

Constancia es firmeza,
no corresponder por olvido deliberado
merece tenue disculpa.

Licor, veneno del cuerpo y alma,
¿qué tienes que el espíritu enciendes
y la razón no ve con calma
los raciocinios del consciente?

Embriaguez desoladora,
compensa las pérdidas del amor
y suple la degradación hedionda
de la cínica sociedad
en el momento eufórico
de su vigor.

¿No convendría más recato,
menos desenfreno,
y surcar la nave
con vientos plácidos y con remos vigorosos?

Espíritu y cuerpo cansados del veneno,
que el inconsciente os proporciona,
replicaz ante el hacedor eterno
que la libertad os devuelva.

Domingo, día eufórico de la plena tristeza,
lleno de nada y con granos de lánguido estudio
que el deber les imputa su dominio.
Vuelve el ritmo diario y,
ya el descanso te aconseja,
no soportes el minuto flácido de la hora perdida.

«Cada minuto de la vida que se pierde es una fracción de la misma que se pierde».

Un día más y sin comentarios bienhechores,
horas de sueño que transportan verdaderas realidades,
hechos que nunca serán posteriores
porque no existe valor para la posteridad.

(LUIS DE VALDETÉ)

Publicado en POEMARIO | Etiquetado | Deja un comentario