EL RAMO DE NOCHEBUENA DE RIAÑO (LEÓN)

Al igual que el resto de los ramos navideños leoneses que he publicado, la encuesta sobre el de Riaño fue realizada a mediados de los años ochenta del siglo pasado (1987), y hoy la daré a conocer.

En esa localidad de la montaña oriental leonesa encuesté a dos mujeres: una de edad ya avanzada, FELIPA MIGUEL DÍEZ, de 83 años, y otra de mediana edad, MARÍA VISITACIÓN MACHO BURÓN, de 49. De la primera procede la información general que daré a continuación.

iglesiarian%cc%83o1

IGLESIA DEL VIEJO RIAÑO

En esa época el ramo ya no se representaba (recordemos que estamos hablando de una ceremonia religiosa). Hacia 1949 había desaparecido su puesta en escena de la iglesia riañesa.

Tenía lugar el día de Nochebuena, antes del inicio de la misa de gallo.

Era el ramo natural: unas veces una rama «bien guapa» de pino y otras de acebo. Iba adornado con tiras de colores y como ofrenda llevaba rosquillas.

La preparación del ramo corría a cargo de las mozas que se reunían en casa de la mayordoma de la Virgen del Rosario para «vestirlo» y ensayar su cántico.

El ramo lo llevaba la mayordoma antes citada. En el pórtico de la iglesia comenzaba la ceremonia. Las puertas de la iglesia estaban cerradas. Una vez allí las mozas y la mayordoma, comenzaba la ceremonia pidiendo al sacristán que las puertas se abrieran. Se entraba en la iglesia y se «tomaba» el agua bendita. La comitiva se dirigía cantando hasta el altar de la Virgen del Rosario. Allí finalizaba el cántico. Las mozas formaban dos coros y cada uno iba cantando una estrofa alternativamente. Finalizado el cántico, la mayordoma depositaba el ramo junto al nacimiento, y se iniciaba la misa de gallo.

Lamentablemente ninguna de las dos personas encuestadas recordaba el texto completo del ramo, texto que, como se podrá ver, se organizaba en estrofas de cuatro versos octosílabos con rima asonante en los pares: coplas.

Doña Felipa solo recordaba los dos versos iniciales:

En este portal estamos
al sereno y a la helada…

Algo más logró recordar María Visitación, a pesar de ser más joven:

Abre, sacristán, la puerta,
que queremos entrar dentro
a ver al niño Jesús
la noche del nacimiento.

Las puertas ya están abiertas;
vamos, doncellas, entrando
a visitar a María
con nuestro florido ramo.

Tres puertas tiene la iglesia,
entremos por la del medio,
hagamos la reverencia
a la Reina de los cielos…

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ETNOGRAFÍA, Literatura religiosa, Literatura tradicional, RIAÑO y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s