POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO

24

A UNA BOMBILLA

Sidérea estrella,
que iluminas el verde césped
en medio de la parda noche,
desmiente la hipocresía de las tinieblas
junto al lecho del rubio sol.

Potente como un megatón,
valiente como toro,
desafiante siempre a la inclemencia climática. 
y, sin embargo, tan poca cosa
que el hombre te difumina
con el simple contacto
de su dedo obediente.

Niégate a seguir alumbrando
y sume al hombre en las tinieblas del olvido,
en la ceguera de la razón,
que sus pasos se confundan,
porque, aun alumbrando tú su vida,
quiere seguir destruyéndote,
viviendo
SIN TI.

Sabes que no será así,
tu sino te lo repite,
te lo marca, remarca,
tienes menos vida que él,
eres inerte
y no concibes el fruto
del ser que te domina,
que domina a los impotentes.

(LUIS DE VALDETÉ)

Esta entrada fue publicada en POEMARIO, POEMARIO, LUIS DE VALDETÉ, POESÍA ANÓNIMA DEL HIJO DEL CAMPO, POESÍA ANÓNIMA LUIS DE VALDETÉ y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s