DESDE “MARIVINOS” A “LA TRICARA”. 4. LA TRICARA

Vamos a finalizar esta serie dedicada a Francisco de Quevedo como creador de palabras, de neologismos inventados por la necesidad conceptual para expresarse mediante la condensación de ideas en una sola palabra, pero que no pasaron a formar parte del acervo común de la lengua española.

En esta ocasión, dejamos el carácter burlesco de los anteriores post y nos centraremos en una palabra que obedece a la creación de palabras mediante la derivación. La encontraremos en la siguiente octava real correspondiente a su poema épico burlesco Poema heroico de las necedades y locuras de Orlando el enamorado:

Un poderoso príncipe reinaba,
de grande tarazón del mundo dueño,
donde la India empieza y donde acaba
la murria el sol y la Tricara el ceño.
Gradaso el rey que digo se llamaba,
rey que tiene más cara que un barreño,
y juega, ¡ved qué fuerza tan ignota!,
con peñascos de plomo a la pelota (vv. 89-96).

La palabra seleccionada es el sustantivo Tricara. La ha creado Quevedo para referirse a la luna, la de las tres caras. Por tanto, su composición es clara: al prefijo tri- (tres) le añade el sustantivo cara. Y ¿por qué? La razón se halla en las fases lunares. Cuatro son estas: luna llena, cuarto menguante, cuarto creciente y luna nueva. Salvo en esta última fase, en la que la luna carece de cara, en las tres restantes se podrá observar claramente su cara diferenciada:

CUARTO CRECIENTE

LUNA LLENA

CUARTO MENGUANTE

Es muy probable que Quevedo en la creación del nombre Tricara tuviera presente a la diosa Hécate. Era una diosa de la Antigüedad afín a Artemis. No posee mito propio, por lo que se convierte en una diosa un tanto misteriosa. Se la define por las funciones y atributos que las leyendas la confieren. Fue diosa de inmensos poderes dados por el todopoderoso Zeus, lo que la convirtió en una diosa temida.

HECATE CAPITOLINA

En época posterior se convirtió en la divinidad que presidía la magia y los hechizos, ligada al mundo de las sombras. Como maga, preside la encrucijadas, sobre todo las de tres caminos. En ellos se levanta su estatua en forma de mujer de triple cuerpo o bien tricéfala. Estaba muy presente en los campos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s