¿EMMANUEL O JESÚS?

La noche del día 24 de diciembre, a las 12 (24 horas), la liturgia cristiana celebra el nacimiento de un niño nacido de la virgen María y de su esposo san José. En la misa se lee el evangelio de san Mateo (1, 18-25) que narra el episodio del nacimiento. En él aparecen dos nombres para el recién nacido: ENMANUEL y JESÚS. Este hecho produce en algunos fieles cierta duda y sorpresa sobre cuál es el verdadero nombre del recién nacido porque no es un nombre compuesto. Se preguntan si tiene dos nombres. La respuesta es la siguiente.

En el Antiguo Testamento, el profeta Isaías, el primero de los grandes profetas del siglo VIII antes de Cristo, profetiza lo siguiente: «He aquí que la doncella concebirá y parirá un hijo a quien se denominará con el nombre de EMMANUEL» (7, 14). Este pasaje ha sido muy debatido. Para la tradición cristiana, se estaría refiriendo a la virgen María, recalcando en que el hijo nacería de una virgen y que su nombre sería Emmanuel, que significa «Dios con nosotros».

 

En el Nuevo Testamento, solo dos evangelistas relatan el nacimiento de Jesús: san Mateo y san Lucas.

San Mateo (1,18-24) refiere que la concepción de Jesús fue virginal «por obra y gracia del Espíritu Santo». Enterado José de que su esposa estaba en cinta pensó en repudiarla. De pronto se le apareció en sueños un ángel que le dijo: «No temas por recibir a María, tu mujer, pues lo engendrado en ella lo es por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un niño y le pondrá por nombre Jesús». Añade el evangelista que todo esto sucedió para que se cumpliera la profecía de Isaías, que antes hemos referido y que, por lo que se refiere al nombre del recién nacido no se cumplió. Cuando José despierta del sueño no repudió a su mujer, sino que la aceptó y cuando nació el hijo le puso por nombre Jesús. Lo que quiere reseñar el evangelista es que en el momento de dar a luz María era virgen, no el nombre del nacido.

El otro evangelista que relata el nacimiento es san Lucas. Aquí no hay lugar a dudas. En dos momentos habla del nombre del niño que ha de nacer:

– No temas María [le dice el ángel], pues hallaste gracia ante Dios. Mira, concebirás en tu seno, y darás a luz un hijo al que pondrás por nombre Jesús (1,21).

Más adelante escribe lo siguiente:

– Y cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarlo, le pusieron por nombre Jesús, el nombre puesto por el ángel antes de ser concebido en el seno materno (2,21).

Por tanto, el nombre del niño nacido de María y José es JESÚS. El nombre profético del Antiguo Testamento, Emmanuel, no se cumplió, y habría que considerarlo como un título, que significa «Dios con nosotros», porque, según el cristianismo, Dios se hizo hombre en la persona de Jesús. De ahí la santísima Trinidad: un solo Dios verdadero y tres personas distintas: padre, hijo y Espíritu Santo.

 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s