DESDE“MARIVINOS” A “LA TRICARA”. 3. SUTIL INSULTO QUEVEDESCO: «Novillo de legítimo matrimonio»

Otro de los procedimientos burlescos utilizados por Francisco de Quevedo, es la parodia de frases usuales, de estructura fija. En ellas sustituirá una palabra por otra que viene impuesta por el tema del que se habla o por la situación y el significado cambia radicalmente, convirtiéndose en un insulto.

En el derecho matrimonial, bien sea civil o religioso, encontramos con frecuencia la siguiente frase: «hijo de legítimo matrimonio». Con ello se dice que el hijo habido dentro del matrimonio, legítimo por haberse celebrado según las leyes, es hijo de los dos cónyuges. Pero como todo el mundo sabe, puede suceder que esto no sea así.

La Historia de la vida del Buscón, llamado don Pablos; ejemplo de vagamundos y espejo de tacaños (1626) es la novela picaresca de Quevedo. En ella podremos encontrar todos los procedimientos de creación de neologismos que Quevedo ha utilizado en la burla y la sátira. En este caso, nos referimos a la parodia de una frase.

En el capítulo II, titulado «De cómo fue a la escuela y lo que en ella le sucedió», encontramos el siguiente relato de lo que le sucedió a Pablos:

«Al fin, con todo cuanto andaban royéndome los zancajos, nunca me faltaron, gloria a Dios. Y, aunque yo me corría, disimulaba. Todo lo sufría, hasta que un día un muchacho se atrevió a decirme a voces  hijo de puta y hechicera, lo cual, como me lo dijo tan claro (que aun si lo dijera turbio no me diera por entendido) agarré una piedra y descalabrele. Fuime a mi madre corriendo que me escondiese; contela el caso; díjome:

―Muy bien hiciste; bien muestras quién eres; solo anduviste errado en no preguntarle quién se lo dijo.

Cuando yo oí esto, como siempre tuve altos pensamientos, volvime a ella y roguela me declarase si le podía desmentir con verdad o que me dijese si me había concebido a escote entre muchos o si era hijo de mi padre. Riose y dijo:

―¡Ah, noramaza! ¿Eso sabes decir? No serás bobo; gracia tienes. Muy bien hiciste en quebrarle la cabeza, que estas cosas, aunque sean verdad, no se han de decir.

Yo con esto quedé como muerto y dime por novillo de legítimo matrimonio, determinado de coger lo que pudiese en breves días y salirme de en casa de mi padre: tanto pudo conmigo la vergüenza. Disimulé, fue mi padre, curó al muchacho, apaciguolo y volviome a la escuela, adonde el maestro me recibió con ira hasta que oyendo la causa de la riña se le aplacó el enojo considerando la razón que había tenido.»

Obsérvese cómo a Pablos, después de oír la respuesta de su madre, no le queda duda de que no son falsos los rumores de la infidelidad conyugal de su madre. Por eso, llega a la conclusión de que él es novillo de legítimo matrimonio, que se explica de la siguiente manera:

a) En el matrimonio de los padres de Pablos, el padre es cornudo, como se dice coloquialmente para referirse a la persona que está ligada a otra por matrimonio y esta mantiene relaciones sexuales con alguien fuera del matrimonio.

b) Por sus cuernos, el padre es «toro».

c) Pablos, como hijo de toro, es «novillo».

d) Así se justifica el cambio de «hijo» por «novillo» y resulta la nueva frase cargada de burla e insulto.

Una sutil e ingeniosa manera de insultar.

Esta entrada fue publicada en BURLA Y SÁTIRA, CONCEPTISMO, FRANCISCO DE QUEVEDO, LITERATURA ESPAÑOLA, NEOLOGISMO, NOVELA PICARESCA, SIGLOO XVII y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s