ESTILOESTADÍSTICA. (3) VERSOS ONOMATOPÉYICOS: San Juan de la Cruz

Uno de los poetas más excelsos de la poesía española es san Juan de La Cruz (1542-1591). Representa la cumbre de la poesía mística con su Cántico espiritual. A este poema pertenece la siguiente lira, puesta en boca del alma (la esposa). Está formada por la adición de cinco sintagmas nominales con sus correspondientes complementos, constituyendo una enumeración asindética que actúa como acelerador del ritmo poético. En ella se presentan las realidades geográficas (enumeración incompleta) que ha recorrido el Amado (el esposo, Dios) y en las que ha dejado vestigios de su paso:

Mi Amado, las montañas,(a)
los valles solitarios nemorosos,(B)
las ínsulas extrañas,(a)
los ríos sonorosos,(B)
el silbo de los aires amorosos,(B)
(Cántico espiritual)

El último verso se ha convertido en uno de los ejemplos señeros de la onomatopeya poética: el silbo de los aires amorosos. Obsérvese, en primer lugar, la personificación o prosopopeya de aires amorosos, acorde con el tema del poema: EL AMOR.

Análisis de los sonidos más significativos de la estrofa:

VOCAL PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
O 41,30 21,35 19,95
A 28,26 30,58 -2,31
I 15,21 13,67 1,51
E 13,04 28,83 -15,78
U 2,17 5,57 3,39
CONSONANTE PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
[s] 39,65 14,73 24,89
[l] 15,51 8,45 7,06

Dos son las conclusiones que se pueden extraer del análisis de los cuadros anteriores:

  • Una presencia más que significativa de la vocal O, aliteración, presente en las palabras claves, con una desviación positiva respecto de la norma de casi 20 puntos. Es la vocal llena, grave, vocal de la tristeza de la amada que se siente sola.
  • También presencia significativa del sonido sibilante [s] que anuncia la onomatopeya del último verso.

Por lo que se refiere al último verso, estos son los valores de los sonidos más significativos:

VOCAL PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
O 41,66 21,35 20,31
CONSONANTE PORCENTAJE NORMA DESVIACIÓN DE LA NORMA
[s] 38,46 14,73 23,70

Sigue la aliteración del sonido [o] y la onomatopeya del sonido sibilante [s], con clara intención imitativa poética del sonido (SILBO) que produce el viento suave, amoroso, que, cual silbido de pastor, llama al Amado que anda escondido, y a quien busca su amada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ESTILOESTADÍSTICA, ONOMATOPEYA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s