ESTILOESTADÍSTICA. (5) VERSOS ALITERADOS: Como vemos que un río mansamente…

1. PRESENTACIÓN

El poeta vallisoletano Hernando de Acuña (1518-1580) es uno de los representantes de la poesía petrarquista española. Hombre de Renacimiento: poeta y militar, pluma y espada, armas y letras, como Garcilaso de la Vega o Francisco de Aldana.

Su verso más conocido es el célebre «Un monarca, un imperio y una espada», en honor de Carlos V. Endecasílabo que figura en el soneto «Al Rey Nuestro Señor», y que resume el ideal político del emperador.

Es conocido por sus elegías, églogas y sonetos. Dentro de estos, hemos seleccionado el que comienza «Como vemos que un río mansamente», en el que se establece el parangón entre el río y el amor.

Rosa Navarro, Comentar textos literarios, lo  propuso como ejemplo del uso de la aliteración en todo el poema. Comprobemos sus afirmaciones.

2. SONETO

2.1. TEXTO

Como vemos que un río mansamente
por do no halla estorbo, sin sonido,
sigue su natural curso seguido,
tal que aun apenas murmurar se siente;

pero si topa algún inconveniente
rompe con fuerza y pasa con ruido,
tanto que de muy lejos es sentido
el alto y gran rumor de la corriente:

por sosegado curso semejante
fueron un tiempo mis alegres días,
sin que queja o pasión de mí se oyese;

mas como se me puso amor delante,
la gran corriente de las ansias mías
fue fuerza que en el mundo se sintiese.

2.2. ANÁLISIS FONOLÓGICO TOTAL

El análisis fonológico del soneto aporta los siguientes resultados: 178 sonidos vocálicos y 202 consonánticos; en total 380, con un porcentaje del 46,64 % y 53,16 % respectivamente, porcentajes muy similares a los que da Emilio Alarcos Llorach en sus estudios del español y con un ligera desviación de la media que utilizamos nosotros: 43,56 y 56,44.

 2.3. ANÁLISIS VOCÁLICO TOTAL

  • e > 56 > 31%
  •  o > 41 > 23
  •  a > 36 > 20
  •  i >  26 > 14
  • u > 19 > 10

Solo apreciamos una bajada significativa del sonido [a] que pierde un 10 % de frecuencia de uso respecto del estándar y una subida del sonido [u] de más de cinco puntos.

2.4. ANÁLIS CONSONÁNTICO TOTAL

  • nasales > 52 > 25 %
  • s > 38 > 18
  • r > 24 > 12
  • t> 17 >  8
  • f > 4 >  2
  • Otros…

Lo más significativo es la desviación al alza de 8 puntos de las nasales y de 4 puntos del sonido [s]. Llamo la atención, por lo que más tarde veremos, sobre el  sonido [f] con 4 presencias y una frecuencia de uso algo superior al estándar.

 3. ANÁLISIS FONOLÓGICO ESTROFA POR ESTROFA

3.1. PRIMERA ESTROFA

Como vemos que un río mansamente
por do no halla estorbo, sin sonido,
sigue su natural curso seguido,
tal que aun apenas murmurar[1] se siente;

El análisis de las vocales nos ofrece los siguientes resultados:

  • o > 13 > 26 %
  • e > 12 > 24
  • a > 11 > 22
  • u > 7 > 14
  • i > 6 > 12

Destacamos las desviaciones significativas que se producen en las dos vocales cerradas, oscuras, guturales. La u se sitúa 7 puntos por encima del uso estándar; la o, 5 puntos. La primera es la de murmurar; la segunda, la de río y amor.

En el plano de las consonantes, estos son los resultados más significativos:

  • nasales > 16 >28 %
  •  s > 12 > 21
  •  r > 8 > 14
  •  t > 5 > 8
  • Otras…

Destacamos los 10 puntos de las nasales y los 5 de la sibilante s por encima del uso estándar. Esta es la interpretación de Rosa Navarro:

«La repetición de eses marca la suavidad del deslizarse del río». Sería la s de mansamente.

3.2. SEGUNDA ESTROFA

pero si topa algún inconveniente
rompe con fuerza y pasa con ruido,
tanto que de muy lejos es sentido
el alto y gran rumor de la corriente:

Los resultados del uso de las vocales parecen sorprendentes. Estos son:

  • e > 15 > 29 %
  • o > 13 > 25
  • i >  9 > 17
  • a > 9 > 17
  • u > 5 > 10

Hay tres vocales que se sitúan un 4 % más en el uso respecto del estándar: o, i y u. Son las vocales de rumor y corriente.

Esta es la tabla de uso de los sonidos consonánticos:

  • nasales > 14 > 24 %
  • r > 8 > 14
  • t > 7 > 12
  •  s > 5 > 8
  • Otras…

Dejando de lado a las nasales, el sonido vibrante es el que más presencias tiene, pero su uso es solo un 1 % superior a la norma. Por tanto la desviación no es significativa. A pesar de todo, Rosa Navarro ha escrito que «tras el pero es la aliteración de erres  la que evoca la poderosa corriente». En este caso creo que no se puede hablar de aliteración, ya que el desvío en el uso no es significativo.

 3.3. TERCERA ESTROFA

por sosegado curso semejante
fueron un tiempo mis alegres días,
sin que queja o pasión de mí se oyese;

Análisis de las vocales:

  • e > 14 > 36 %
  • o > 9 > 23
  • i > 6 > 15
  • a > 6 > 15
  • u > 3 > 7

Destaca la desviación significativa del uso de e: 8 puntos porcentuales por encima del uso estándar. Diremos que es la vocal de alegres (referido a los días del yo poético).

En cuanto a los sonidos consonánticos, estos son los resultados:

  • s > 11 > 26 %
  • nasales > 9 > 21
  • r > 4 > 9
  • p > 3 > 7
  • Otros…

En este caso la sibilante s ha superado a las nasales y se convierte en el sonido con más presencias con una desviación de uso de 11 puntos. Aquí sí que hay que hablar de aliteración y dar la razón a Rosa Navarro: «son las eses las que subrayan el sosiego de la existencia del yo poético».

3.4. CUARTA ESTROFA

mas como se me puso amor delante,
la gran corriente de las ansias mías
fue fuerza que en el mundo se sintiese.

El análisis vocálico ofrece estos resultados:

  • e > 15 >37 %
  • a > 10 > 25
  • o > 6 > 15
  • i > 5 > 12
  • u > 4 > 10

Más de 8 puntos por encima de la norma se ha utilizado la e. También es destacable los 4 puntos por encima de la norma de la u. Son las vocales de fuerza (amorosa).

En el campo de las consonantes, estos son los resultados.

  • nasales > 13 > 28 %
  • s > 10 > 22
  • r > 4 > 9
  • f > 2 > 4
  • Otras…

De nuevo vuelven las nasales al primer plano, aunque sea el uso de la s, de ansias (amorosas), con más de 7 puntos por encima de la norma, lo más significativo. Aquí sí que cabría la posibilidad de hablar de aliteración. Destacar también que el sonido vibrante se queda casi 4 puntos por debajo de la norma, mientras que f sube 3 puntos. Es remarcable su presencia encabezando la primera sílaba de dos palabras contiguas y que es coincidente: «fue fuerza». De este terceto dice Rosa Navarro: «las erres se ven reforzadas por las efes, lo que termina de intensificar la fuerza de “la gran corriente de las ansias mías”».


[1] murmurar: dicho del río significa «hacer ruido blando y apacible».

Esta entrada fue publicada en ESTILOESTADÍSTICA, LITERATURA ESPAÑOLA, Retórica y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s