SABIO CONSEJO PARA PAREJAS

El saber del pueblo se basa en la observación de la realidad diaria a través de los tiempos. Año a año. Mes a mes. Día a día. Minuto a minuto. Observado un hecho que funciona y se repite (de verdad comprobada) lo convierte en norma de vida para la comunidad, en paradigma que se propone para regular los comportamientos (regla de conducta u otra enseñanza).

Para su transmisión, para su conservación lo acuña de forma oral en refranes, consejas, dichos, etc., haciendo de la brevedad y poeticidad dos de sus características definitorias. Lo archiva oralmente en el depósito colectivo que los mayores se encargan de conservan y de ir recordando a su entorno. Y así sucesivamente.

En ocasiones, los más letrados de la comunidad lo plasman por escrito para que no se pierda ese saber, creando las famosas libretas de cantares y otras cosas. En ocasiones, algún erudito, que lo oye, lo recoge en forma de libro y lo publica. Y así tenemos la primera colección de esos refranes impresos: la del marqués de Santillana, Refranes que dicen las viejas tras el fuego (1508).

Y así continua la historia.

Trabajando con cánticos populares de bodas de la montaña riañesa (León) me encontré con una conseja, nunca antes oída, que me llamó poderosamente la atención. Constituye una copla, esa estrofa popular que hallamos desde el inicio de los tiempos literarios. Lo que realmente me fascinó no fue el molde, el contenido, sino la originalidad en la formulación lingüística y en los términos elegidos. Se basa en algo tan elemental como el comer carne y juega con la pulpa y el hueso.

Creo que se puede añadir que es de valor universal para todos aquellos que quieran vivir en pareja y que esta no se rompa. Se basa en la solidaridad, en el compartir lo bueno y lo malo.

Antaño se aplicaba a los casados, que eran quienes formaban las parejas consentidas. Hoy simplemente lo dejamos en parejas.

Y dice así:

A los señores casados

les voy a dar un consejo:

«Juntos se coman la pulpa

y juntos roan el hueso».

(PULPA: «Parte mollar de la carne que no tiene huesos ni ternilla»)

Esta entrada fue publicada en COSTUMBRES, ETNOGRAFÍA, LEÓN, SIERO y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s