LOS PRIMEROS VALENTINES, LOS DE VERDAD

DÍA 14 DE FEBRERO, SAN VALENTÍN: regala valentines que no se comercialicen, regala AMOR

Este día se celebra la fiesta de los enamorados. Es evidente que es una fiesta comercial en la actualidad, pero en su origen no lo era. Esta costumbre de regalarse los enamorados arranca de dos viejas tradiciones.

En el calendario litúrgico católico, el día 14 de febrero se celebraba la festividad de tres santos de nombre Valentín, los tres mártires. Dos habían sufrido martirio en Roma y el otro en África. Los romanos, uno sacerdote y el otro obispo,  fueron martirizados en la segunda mitad del siglo III y enterrados en la Vía Flaminiana. La actual Porta del Popolo se conocía antiguamente como puerta de san Valentín. El nombre procedía de un pequeño templo dedicado a san Valentín en el barrio cercano. Y todo según la leyenda. Debido a la escasez de datos históricos sobre estos santos, la Iglesia dejó de celebrar su festividad en 1969, fiesta que había comenzado en el siglo V.

SAN VALENTÍN

SAN VALENTÍN

El Valentín romano sacerdote, según la leyenda, había sido antes médico; fue condenado al martirio el 14 de febrero de 270 por orden del emperador Claudio II (268-270) debido a su popularidad por casar a los soldados romanos jóvenes en ceremonias cristianas secretas, a pesar de que estaba prohibido. Se consideraba que los soldados jóvenes, solteros y sin familia, eras mejores soldados. Ahí tenemos la relación de san Valentín y los enamorados.

A esta leyenda de san Valentín se une una tradición medieval relacionada con las aves, y muy difundida en Francia e Inglaterra. Se creía que el 14 de febrero, día de san Valentín, las aves comenzaban a aparearse. Es el enamoramiento de las aves. Así lo hallamos en el Parlamento de las aves del inglés Geoffrey Chaucer (1343-14000):

«Cuando el día de san Valentín
cada ave su pareja ha de elegir».

Unidas ambas tradiciones, se comienza a celebrar ese día como el día de los enamorados. La celebración consistía en enviarse los enamorados cartas y muestras de amor que terminaron llamándose «valentines».

En la literatura francesa e inglesa de los siglos XIV y XV hay ya muestras de estas prácticas. Se suelen considerar como uno de los primeros testimonios las baladas 34 y 35 de Cinkante Ballades del poeta inglés bilingüe John Gower (1330-1408). Es obra de los últimos años. Está escrita en anglonormando. Va dirigida a un público noble y rico. Es de temática romántica.

En el siglo XVIII, la tradición viaja de Europa a Estados Unidos y en el XX, de Estados Unidos a Europa.

800px-john-gower-southwark-london-arp

TUMBA DE JOHN GOWER EN LA CATEDRAL DE SOUTHWARK

Y ahora se ofrecen aquí esos dos valentines, de los que hemos hablado, en su versión original, según la edición de R. F. Yeager,  y traducidos al español por la profesora María Rosa Álvarez Alonso.

BALADA 34

(ORIGINAL, EN ANGLONORMANDO)

Saint Valentin l’amour et la nature
de toutz oiseals ad en governement;
dont chascun d’eaux semblable a sa mesure
une compaigne honeste a son talent
eslist tout d’un acord et d’un assent:
pour celle soule laist a covenir
toutes les autres, car nature aprent,
u li coers est, le corps falt obeïr.

 Ma doulce dame, ensi jeo vous assure
qe jeo vous ai eslieu semblablement;
sur toutes autres estes a dessure
de mon amour si tresentierement,
qe riens y falt par quoi joiousement
de coer et corps jeo vous voldrai servir:
car de reson c’est une experiment,
u li coers est, le corps falt obeïr.

 Pour remembrer jadis celle aventure
de Alceone et Ceïx ensement,
com dieus muoit en oisel lour figure,
ma volenté serroit tout tielement,
qe sanz envie et danger de la gent
nous porroions ensemble par loisir
voler tout francs en nostre esbatement:
u li coers est, le corps falt obeïr.

 Ma belle oisel, vers qui mon pensement
s’en vole ades sanz null contretenir,
pren cest escript, car jeo sai voirement,
U li coers est, le corps falt obeïr.

BALADA 34

(VERSIÓN EN ESPAÑOL)

San Valentín, el amor y la naturaleza
de todas las aves tiene bajo su gobierno,
porque cada una de ellas, a su medida,
una compañera honesta en su inclinación
elige, con acuerdo y consentimiento:
por ella sola deja alegremente
todas las otras, porque la naturaleza enseña:
donde el corazón está, el cuerpo debe de obedecer.

Mi dulce dama, así yo os aseguro
que os he elegido de igual forma;
de todas las otras por encima estáis,
tan sagrada para mi amor
que nada echo en falta, porque con gozo
de corazón y cuerpo desearía serviros
ya que por razón está probado:
donde el corazón está, el cuerpo debe obedecer.

Recordad  aquella antigua historia
de Alceone y Ceix: que de la misma manera
en que los dioses mudaron en pájaros sus cuerpos,
mi voluntad sería la  misma
que sin envidia ni interferencia de nadie
pudiésemos juntos, a nuestro antojo,
volar libres para nuestro contento:
donde el corazón está, el cuerpo debe obedecer.

Mi bella ave, hacia quien mis pensamientos
vuelan sin encontrar oposición,
tomad este escrito, porque sé verdaderamente:
donde el corazón está, el cuerpo debe obedecer.

  aves1

BALADA 35

(ORIGINAL, EN ANGLONORMANDO)

Saint Valentin plus qe null Emperour
ad parlement et convocacion
ses toutz oiseals, qui vienont a son jour,
u la compaigne prent son compaignon
en droit amour; mais par comparison
d’ascune part ne puiss avoir la moie:
qui soul remaint ne poet avoir grant joie.

 Com la fenix souleine est au sojour
en Arabie celle regioun,
ensi ma dame en droit de son amour
souleine maint, ou si jeo vuill ou noun,
n’ad cure de ma supplicacion,
sique d’amour ne sai troever la voie:
qui soul remaint ne poet avoir grant joie.

 O com nature est pleine de favour
a ceos oiseals q’ont lour eleccion!
O si jeo fuisse en droit de mon atour
en ceo soul cas de lour condicioun!
Plus poet nature qe ne poet resoun,
en mon estat tresbien le sente et voie:
qui soul remaint ne poet avoir grant joie.

 Chascun Tarcel gentil ad sa falcoun,
mais j’ai faili de ceo q’avoir voldroie:
ma dame, c’est le fin de mon chançoun,
qui soul remaint ne poet avoir grant joie.

 

BALADA 35

(VERSIÓN EN ESPAÑOL)

San Valentín, más grande que ningún emperador,
convoca a parlamento y asamblea
a todos las aves que vienen ese día
en que la compañera toma su pareja
con verdadero amor; pero en comparación
no me es posible obtener mi parte:
quien solo permanece no puede tener gran contento.

Como el fénix está solo en su hogar
en la región de Arabia,
así mi dama, en lugar de su amor,
sola   está lo quiera yo o no;
no escucha mis ruegos,
porque del amor no sé encontrar el camino:
quien permanece solo no puede tener gran contento.

¡Oh, cómo la  naturaleza está llena de favores
para aquellas aves que han hecho su elección!
¡Oh, si en lugar de lo que tengo
pudiera yo estar en su misma condición!
Más puede la naturaleza que no puede la razón;
en mi estado muy bien lo siento y veo:
quien solo permanece no puede tener gran contento.

Cada gentil Tarcel tiene su halcón,
pero me falta aquello que tener quisiera;
mi dama, es el final de mi canción:
quien solo permanece no tiene gran contento.

EN EL DÍA DE SAN VALENTIÍN, REGALO SOLO VALENTINES, REGALA SOLO AMOR.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BALADAS, LITERATURA ANGLONORMANDA, ORNITOLOGÍA, POESÍA AMOROSA, SIGLOS XIV-XV y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s