CURIOSIDADES BIOGRÁFICAS-CERVANTINAS: (8) matrimonio rápido y raro, con separación matrimonial incluida

1. EXTRAÑO MATRIMONIO

1.1. CERVANTES, ESCRITOR RECONOCIDO

Miguel de Cervantes fue liberado de su cautiverio de Argel el día 19 de septiembre de 1580. Tras permanecer algún tiempo en esta ciudad africana, se dirige a Denia y de aquí a Valencia. En ella se encontraba el 18 de diciembre del citado año. Desconocemos cuándo llega a Madrid. Aquí iniciará un periodo literario dedicado a la poesía, a la novela y a la comedia, que le situarán entre los escritores españoles de renombre del momento –sobre todo en el mundillo literario del Madrid del quinientos-.

Entre 1581 y 1587 compone varias comedias, con una aceptable acogida del público, según testimonio del propio Cervantes en el prólogo a sus Ocho comedias y ocho entremeses nuevos, nunca representados de 1615. Solo se conserva de este primer periodo dos obras dramáticas: La Numancia y Los tratos de Argel. Conocemos el título de otras nueve y, según Cervantes, habrían sido más de veinte.

Añadamos a esto, que en 1585 publica con éxito editorial la novela pastoril La Galatea, que ya en 1582 estaba redactando, y que en 1586 aparecen algunos poemas cervantinos en el Cancionero de López Maldonado.

Así pues, Cervantes llega al matrimonio siendo un escritor conocido y reconocido en España.

1.2. DESPOSORIOS EN ESQUIVIAS (TOLEDO)

El poeta alcalaíno Pedro Laynez (nacido c. 1538) fue amigo y maestro de Miguel de Cervantes (nacido en 1547). Así lo testimonian las palabras cervantinas de La Galatea, en la que le llama «antiguo y verdadero amigo».

ESQUIVIAS

ESQUIVIAS (TOLEDO)

Laynez se casó en Madrid el 24 de mayo de 1581 con doña Juana Gaitán, oriunda de Esquivias (Toledo). Muere en marzo de 1584 sin editar ni ordenar su poesía. La viuda se establece en Esquivias, donde en septiembre ya había vuelto a casarse con Diego de Ondaro, vecino de dicha localidad.

Según Astrana Marín, esta llama a Cervantes para que le ayude en la tarea de preparar la edición del Cancionero de su difunto marido. Pero no existe documento alguno que así lo atestigüe. Lo que sí está atestiguado es que Cervantes firmó como testigo en Esquivias el poder notarial de 21 de septiembre de 1584  por el que Juana Gaitán autoriza a Ortega Rosa, procurador de causas en los consejos de su majestad, para que este solicite la autorización y el privilegio para poder imprimir dicho cancionero. Esto hace pensar que en tal fecha ya se ha llevado a cabo la labor de ordenación y corrección de las poesías para que se pudieran imprimir, o lo que es lo mismo, el manuscrito para mandar a la imprenta estaría ya listo. La edición no se llevó a cabo por falta de editor o de patrocinador. Tuvo que esperar hasta 1951.

ESQUIVIAS. IGLESIA

IGLESIA ACTUAL DE LA VIRGEN DE LA ASUNCIÓN LEVANTADA SOBRE LAS RUINAS DE LA QUE SE DESPOSÓ CERVANTES

En alguno de estos viajes a Esquivias habría conocido Cervantes a Catalina de Palacios y Salazar, una joven del lugar nacida el 12 de noviembre de 1565. Pertenecía a una de las familias más influyentes y asentadas de la localidad, como lo demuestra el hecho de que un tío suyo, Juan,  era teniente de cura de la parroquia y un hermano, Francisco, cura y familiar de la Inquisición.

Hay quien considera que su viaje a Esquivias para preparar la edición del cancionero de su amigo no fue más que un pretexto para huir de Madrid ante las posibles denuncias y demandas de Ana Franca (o Villafranca) de Rojas, casada desde 1580 con un tal Alonso Rodríguez, con la que Cervantes había tenido una hija que fue bautizada con el nombre de Isabel en la iglesia de los santos Justo y Pastor de Madrid el día 9 de abril de 1584.

Para poder entender lo que de raro hay en el matrimonio de Cervantes y Catalina -¿Fue un matrimonio de conveniencia por ambas partes?-, es necesario tener en cuenta la doctrina de la Iglesia católica sobre el matrimonio que regía en tiempos de Cervantes y a la que el de nuestro autor tenía que ajustarse. Procedía del Decreto sobre la reforma del matrimonio del concilio de Trento de 11 de noviembre de 1563. En dicho decreto, en síntesis, se dice lo siguiente:

– El matrimonio es un sacramento. Es indisoluble.

– Los actos con los que se ha de celebrar este sacramento, y el orden,  son los siguientes:

a) Amonestaciones: proclama del sacerdote desde el altar en tres días festivos seguidos de que fulanito y menganita se quieren desposar con la petición expresa de que si alguien conoce algún impedimento por el que dicho enlace no se deba celebrar debe comunicarlo o callarlo para siempre.

b) Desposorios: acto público que tiene lugar en la iglesia. En él el sacerdote, en presencia de dos o tres testigos, une las manos de los contrayentes y les pregunta si desean contraer matrimonio y si aceptan a la otra parte. Con la respuesta afirmativa se intercambian los anillos. Esto no autorizaba a que convivieran bajo el mismo techo o, lo que es lo mismo, que se iniciara la vida marital.

c) Velaciones: al cabo de un tiempo, relativamente corto –hay velaciones que se celebran al día siguiente del desposorio si el periodo es hábil-, también en la iglesia y de forma pública y más solemne que en los desposorios tenía lugar un acto en el que el sacerdote celebra misa, bendice al matrimonio y cubre la cabeza de los novios con un velo o la cabeza de la novia y el hombre del novio con la asistencia de padrinos y testigos. No se pueden celebrar velaciones desde el comienzo de Adviento (periodo de cuatro domingos antes de Navidad) hasta la Epifanía (día de Reyes) y durante la Cuaresma, dos periodos de abstinencia sexual. Si se celebran en iglesia diferente de la del desposorio hay que solicitar permiso al cura párroco de dicha iglesia o al obispo.

d) Consumación: para que tenga validez el matrimonio y se cierre el proceso, se tiene que consumar este con el acto conyugal.

Independientemente de que el matrimonio se llevara a cabo por una razón u otra de las razones más arriba expuestas, o tal vez por las dos, lo cierto es que Miguel de Cervantes y Catalina de Palacios se desposaron al poco tiempo de conocerse. Las amonestaciones tuvieron que comenzar en el mes de noviembre (al menos tres festivos antes del enlace) y el desposorio tuvo lugar en la iglesia de la Virgen de la Asunción de Esquivias el 12 de diciembre de 1584 (miércoles), ella con 19 años, él con 37:

En 12 de diciembre de 1584, el reverendo señor don Juan de Palacios, teniente, desposó a los señores Miguel de Cerbantes, vecino de Madrid, y doña Catalina de Palacios, vecina de Esquivias. Testigos, Rodrigo Mexía, Diego Escribano y Francisco Marcos. El doctor Escribano.

Hay que tener en cuenta en estos desposorios tres cosas. La primera es que estos no suponían, como ya se ha dicho, que los desposados pasaran a convivir bajo el mismo techo. Por tanto, hay que presuponer que Catalina continuó en la casa materna (su padre había fallecido meses antes) y que lo más probable es que Cervantes se volviera a Madrid, eso sí, ya desposado legalmente y, por tanto, regulada su situación social y protegido contra las posibles reclamaciones de Ana Franca o las denuncias de su marido.

La segunda es que las velaciones de Cervantes y Catalina no podían ser inmediatas, dado que se habían desposado en el periodo eclesiástico de Adviento, periodo inhábil para velar a los desposados. Al menos tendrían que esperar hasta el día 7 de enero de 1585.

La tercera y última, que entre los testigos no figura familiar alguno de la novia ni del novio. Solo es familiar de la novia el oficiante, que es el sacerdote Juan de Palacio.

 1.3. VELACIONES EN MADRID, TRECE MESES DESPUÉS

Las velaciones o bendición eclesiástica del matrimonio Cervantes-Catalina tuvieron lugar en Madrid, en la iglesia de san Martín, una de las parroquias más antiguas de la ciudad. Había sido levantada en el siglo XII y estaba situada en la plaza de las Descalzas, frente al convento. Fue derruida en tiempos de José Bonaparte I (1808-1813). Su nombre y todas sus pertenencias fueron llevados a la actual iglesia en 1836, durante la desamortización de Mendizabal.

Iglesia_de_San_Martín.Madrid

ACTUAL IGLESIA DE SAN MARTÍN (MADRID)

Dichas velaciones se celebraron el 16 de enero de 1586 (jueves), trece meses después de los desposorios, periodo demasiado largo y sin explicación:

En diez y seis días del mes de enero de 1586, yo, el licenciado Gabriel Álvarez, teniente cura de San Martín,  velé a Miguel de Cerbantes y Catalina de Salazar; fueron padrinos don Pedro de Ludeña y doña Magdalena de Cerbantes; testigos: Juan Delgado, Rodrigo de Cerbantes, Pedro de Montes de Oca, Francisco de Laguna y Cristóbal de Peña. Licenciado Gabriel Álvarez (rúbrica).

Para poder llevarse a cabo las velaciones en Madrid, el cura de san Martín tuvo que solicitar permiso al párroco de la iglesia de la Asunción de Esquivias, tal como estaba prescrito; en caso contrario se suspendía al oficiante ipso jure. ¿Por qué se celebraron en Madrid y no en Esquivias? ¿Por qué tardaron trece meses? Misterios sin resolver. Lo cierto es que a partir de esa fecha ya pudieron vivir Cervantes y Catalina bajo el mismo techo y consumar su matrimonio.

Obsérvese que la madrina es hermana de Cervantes y que entre los testigos se halla su hermano Rodrigo. No aparece ningún allegado de Catalina. El resto de los testigos eran amigos o conocidos de Cervantes, importantes militares de la época vinculados con la América colonial o el Consejo de Indias.

1.4. LA DOTE

Antes de iniciarse el proceso matrimonial eclesiástico tenían lugar las capitulaciones matrimoniales o conjunto de acuerdos que habían de regir el matrimonio. Entre ellas, figuraba en lugar destacado la dote que aportaría la novia y el novio y que se establecía de mutuo acuerdo y ante notario. En el caso de Cervantes y Catalina, no fue así. La carta dotal –cuyos bienes se valoran en 182 287 maravedíes- se firmó en Esquivias el 9 de agosto de 1586, es decir, meses después de haber finalizado el proceso matrimonial eclesiástico que se habría iniciado a mediados de noviembre de 1584. Una rareza más de este matrimonio. Cervantes aporta 100 ducados, o lo que es lo mismo, 37 500 maravedíes de un total de 182 287, total de la dote.

2. SEPARACIÓN MATRIMONIAL

Ya hemos visto como el proceso matrimonial de Cervantes y Catalina se inició de forma rápida y no estuvo exento de rarezas.

Ahora cabe realizarse la siguiente pregunta: ¿Fue un matrimonio aceptado por la familia de la novia? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que ningún familiar de los contrayentes figura entre los testigos de los desposorios, a excepción del oficiante que era el tío de la desposada. En las velaciones, ni el padrino ni testigo alguno son de la familia Palacios Salazar.

Añádase a lo anterior un hecho relevante y que habla por sí solo: la madre de Catalina fallece en 1588. En el testamento aparece una cláusula en la que esta mejora a su hija en el tercio y quinto de sus bienes, pero prohíbe la enajenación o venta de estos para que no se pudiese valer de ellos Cervantes.

Así pues, fue este un matrimonio con hechos inexplicables en su proceso, con un más que probable rechazo familiar por parte de la familia de la novia, una diferencia de edad considerable entre los contrayentes e igualmente una diferencia cultural notable.

casa-catalina-jpg

CASA EN LA QUE VIVIÓ CATALINA HASTA SU CASAMIENTO

Así llegamos a 1587. Antonio de Guevara había sido nombrado por Felipe II abastecedor general de la escuadra naval que ultimaba don Álvaro de Bazán para dirigirse contra Inglaterra. A su vez, Guevara delegó en Diego de Valdivia el cometido de su trabajo en Sevilla. Este nombró a Miguel de Cervantes comisario real de abastos para la Armada Invencible con el encargo de recoger trigo, aceite y cuantos artículos fuesen necesarios para el abastecimiento de la armada. Se instalará en Sevilla.

Como ya se ha dicho, en aquella época el matrimonio era indisoluble, no existía el divorcio y estaba fuertemente penalizado el abandono de la esposa. Añádase que la esposa no podía realizar actividad alguna comercial o contractual sin el permiso del marido.

Ante estas premisas y teniendo Cervantes claro que había de abandonar el domicilio conyugal por largo tiempo, antes de su partida, otorga a su esposa (ausente) en Toledo el 28 de abril de 1587 un poder notarial para que esta pueda hacer y deshacer a su antojo. Se declara vecino de Esquivias. Actúa como testigo Gaspar de Guzmán, sobrino de doña Catalina.

El prestigioso cervantista Daniel Eisenberg (2001) ha considerado dicho poder notarial  como el documento que oficializa la separación del matrimonio y el resguardo judicial de Cervantes para moverse libremente por Andalucía sin que pudiera ser acusado de abandono de su esposa.

TOLEDO0 braun_hogenberg_I_3_1_b

TOLEDO, 1566

Estos fueron los poderes concedidos:

  • Catalina puede recibir y cobrar en nombre de su marido cualquier cantidad que se le deba.
  • Las deudas que ella tuviera se darán como canceladas.
  • Puede vender cualquier bien del matrimonio.
  • Se compromete a pagar cualquier deuda que ella genere.
  • Puede tomar la decisión que quiera en cualquier pleito o causa que pueda afectar a Cervantes o a los dos.
  • Se compromete a mantener a su mujer.

La realidad fue que hasta siete años después, en 1594, no existe constancia documental de que el matrimonio se vuelve a ver; esta vez será en Madrid donde Cervantes y Catalina firman el 20 de agosto, obligados por la Real Hacienda, el documento de fianza por el que se declaran fiadores mancomunadamente con los bienes raíces de Esquivias para llevar a cabo la comisión del cobro de los atrasos de tercias y alcabalas en el Reino de Granada que se le habían encomendado.

Inicia Cervantes un nuevo periplo andaluz y todavía en 1600 seguía avencidado en Sevilla. No se tienen noticias de su estancia en Esquivias hasta 1602.

En definitiva, a la luz de los documentos existentes y dejando de lado todo tipo de elucubraciones sin fundamento alguno, la boda de Cervantes hay que considerarla como rápida y rara –¿sospechosa, de conveniencia?-. El matrimonio, igualmente, cuando menos, merece el apelativo de extraño.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BIOGRAFÍA, Cervantes, LITERATURA ESPAÑOLA, SIGLOO XVII, VIDA DE CERVANTES y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s