CURIOSIDADES QUIJOTESCAS-CERVANTINAS: (5) desajustes o incoherencias en la primera parte del Quijote

1. CONSIDERACIONES

La lectura actual de una buena edición del Quijote nos hará percibir –si no lo hemos detectado nosotros antes- ciertos desajustes o incoherencias internas en el desarrollo argumental de la novela a través de sus notas a pie de página

La primera edición o editio princeps del Quijote, que salió a finales del 1604 o comienzos de 1605, fue una edición precipitada, rápida y sin las correcciones oportunas tanto por parte del editor como de su autor. Se puede afirmar, sin temor a equivocarnos, que Cervantes no releyó la novela línea por línea con el objetivo de corregirla.

Varias son las evidencias  de lo dicho con anterioridad, como la dedicatoria al duque de Béjar, centón a base de lugares comunes y frases copiadas de la dedicatoria que Fernando de Herrera puso al frente de la edición de las Obras de Garcilaso con anotaciones (1580). ¡Inexplicable! Añádanse varios cientos de erratas y un número considerable de desajustes o incoherencias (omisiones, rupturas de la continuidad, epígrafes erróneos, problemas cronológicos, primero se dice una cosa y después otra, etc.).

PORTADA PRIMERA EDICIÓN

PORTADA DE LA PRIMERA EDICIÓN DEL QUIJOTE

La segunda edición de 1605, también en Madrid, corrigió muchas erratas y trató de solucionar la omisión más relevante que había dado origen a que los enemigos de Cervantes se rieran de tan sonado olvido: el robo del burro de Sancho (I, 23). La solución fue poco afortunada ya que el lugar elegido no fue el adecuado. Véase en este mismo blog mi post titulado Curiosidades quijotescas-cervantinas: el olvido del robo del rucio de Sancho. Como consecuencia de las correcciones y añadidos, se puede decir que esta edición, en terminología moderna, es una edición «corregida y aumentada».

2. DESAJUSTES PERSISTENTES

A) TÍTULOS ERRONÉOS

El capítulo 10 dice así: «De lo que más le avino a don Quijote con el vizcaíno y del peligro en que se vio con una caterva de yangüeses». No se corresponde con lo que se va a narrar ya que el episodio del vizcaíno ya ha finalizado y la aventura con los yangüeses (gallegos) no tendrá lugar hasta el capítulo 15.

CAPÍTULO 10

Otro de los capítulos con título incoherente es el 36: «Que trata de la brava y descomunal batalla que don Quijote tuvo con unos cueros de vino, con otros sucesos que en la venta sucedieron». La batalla aquí mencionada ya finalizó en el capítulo anterior. Solo la segunda parte del título es correcta.

 B) PROBLEMAS CRONOLÓGICOS

B1. PRIMERA SALIDA DE DON QUIJOTE

La Primera salida de don Quijote por tierras manchegas tuvo lugar un caluroso día del mes de julio, en concreto un viernes (I, 2), al amanecer. Pasó todo el día caminando a lomos de su caballo Rocinante hasta que al llegar la noche encontró una venta a la que se dirigió confundiéndola con un castillo. En ella será armado falsamente caballero en una ceremonia burlesca y al alba abandona la venta-castillo (I, 2).

PRIMERA SALIDA.DORÉ

PRIMERA SALIDA DE DON QUIJOTE (G. DORÉ)

El sábado tendrán lugar las dos primeras aventuras quijotescas: la liberación de Andrés y el enfrentamiento con los mercaderes (I, 4). Maltrecho y herido salió don Quijote de tal enfrentamiento. En ese estado fue encontrado por un labrador vecino suyo quien le asistirá llevándolo a lomos de su burro hasta el «lugar» de ambos al anochecer. A la entrada, esperaron a que se hiciera de noche para que los habitantes no vieran a don Quijote en tal lastimado estado. Al recibirlo el ama dice: «Tres días ha que no parecen él, ni el rocín, ni la adarga ni la lanza, ni las armas». No concuerda con los dos días de la trama argumental.

B.2. MUERTE DE UCHALÍ

La cronología de los hechos relatados por del capitán cautivo se ajusta a lo sucedido en la historia. No obstante, cuando se narra la conquista de La Goleta, se dice que los turcos la abandonaron, habiéndola minado antes por tres partes, y pusieron rumbo a Constantinopla. «De allí a pocos meses murió mi amo el Uchalí [el del capitán cautivo], al cual llamaban Uchalí Fartax» (I, 40). Pues bien, aquí se produce una alteración cronológica ya que la conquista de La Goleta se produjo en 1574 y el renegado Uchalí murió en 1587; por tanto, trece años después y no unos pocos meses.

B3. DOS VECES LLEGA LA MISMA NOCHE

En el encuentro de don Quijote con la princesa Micomicona y con el capitán cautivo (I, 37) en la venta, don Fernando ordena al ventero que les dé de cenar a todos: «En esto llegaba la noche». A la mesa se sienta entre los demás comensales don Quijote quien, dejando de comer, pronunciará el famoso discurso de las armas y las letras. Finalizado, el cautivo inicia su relato, y así se llega al capítulo 42 en el que se cuenta la llegada a la venta del oidor: «En esto llegaba ya la noche, y al cerrar de ella llegó a la venta un coche con algunos hombres» (I, 42). De nuevo llegaba la misma noche.

 C) ROBO DE LA ESPADA DE DON QUIJOTE

ESPADA DE DON QUIJOTE

En el encuentro entre Dorotea-Micomicona y don Quijote, cuando este se halla realizando una «asperísima penitencia» para conseguir el amor de su amada Dulcinea, el caballero le promete acompañarla para restituirla en su reino, usurpado por el gigante Pandafilando de la Fosca Vista:

Os he prometido y juro de ir con vos al cabo del fin del mundo, hasta verme con el fiero enemigo vuestro, a quien pienso, con el ayuda de Dios y de mi brazo, tajar la cabeza soberbio con los filos desta… no quiero decir buena espada, merced a Ginés de Pasamonte, que me llevó la mía. (I, 30)

Hasta el momento no habíamos tenido referencia alguna a que Ginés le hubiera robado la espada. Este se la podría haber robado cuando don Quijote lo libera (I, 22) o en el momento en que roba a Sancho el rucio. No obstante, una vez liberados los galeotes y después de haber apedreado a don Quijote, este vuelve a mencionar su espada (I, 30). En el relato del robo del rucio añadido en I, 23, nada se dice del robo de la espada.

 D) LO MISMO Y LO CONTRARIO

Encontrándose en Sierra Morena don Quijote y Sancho, decide nuestro caballero escribir una carta a su amada Dulcinea del Toboso, imitando lo que hiciera Amadís con su amada Oriana. Sancho ha de ser el portador. Su amo le informa de la verdadera identidad de su amada: se trata de la hija de Lorenzo Corchuelo, a lo que Sancho responde que «Bien la conozco» (I, 25):

¿Qué la hija de Lorenzo Corchuelo es la señora Dulcinea del Toboso, llamada por otro nombre Aldonza Lorenzo?

ALDONZA.DORÉ

Más adelante, cuando don Quijote interroga a Sancho sobre el recibimiento que le ha hecho Dulcinea y sobre cuál ha sido la reacción de esta a la carta, este, cansado de mentir,  niega conocer a la hija de Lorenzo Corchuelo, la Dulcinea de don Quijote. Esto es lo que nos dice el narrador:

Puesto que él sabía que Dulcinea era una labradora del Toboso, no la había visto en toda su vida.(I, 31).

E) CONFUSIÓN EN EL ORDEN DE NACIMIENTO DE LOS HERMANOS

Ruy Pérez de Viezma, el protagonista de la historia del capitán cautivo y el mayor de tres hermanos, da cuenta de los oficios que tanto él como sus hermanos van a seguir al abandonar la casa paterna de las montañas de León:

el mío era seguir el ejercicio de las armas, sirviendo en él a Dios y a mi rey. El segundo hermano hizo los mesmos ofrecimientos y escogió el irse a las Indias, llevando empleada la hacienda que le cupiese. El menor, y a lo que yo creo el más discreto, dijo que quería seguir la Iglesia o irse a acabar sus comenzados estudios a Salamanca. (I, 39)

Cuando entra en escena su hermano el oídor, el que ha estudiado en Salamanca y por tanto el menor de los tres, al que comunican que en la misma venta se halla Ruy Pérez de Viedma, capitán cautivo nacido en las montañas de León, esto es lo que dice confundiendo el orden de nacimiento:

Ese capitán tan valeroso que decís es mi mayor hermano, el cual, como más fuerte y de más altos pensamientos que yo ni otro hermano menor mío, escogió el honroso y digno ejercicio de la guerra, que fue uno de los tres caminos que nuestro padre nos propuso, según os dijo vuestra camarada en la conseja que a vuestro parecer le oístes. Yo seguí el de las letras, en las cuales Dios y mi diligencia me han puesto en el grado que me veis. Mi menor hermano está en el Pirú, tan rico, que con lo que ha enviado a mi padre y a mí ha satisfecho bien la parte que él se llevó, y aun dado a las manos de mi padre con que poder hartar su liberalidad natural; y yo ansimesmo he podido con más decencia y autoridad tratarme en mis estudios y llegar al puesto en que me veo. Vive aún mi padre muriendo con el deseo de saber de su hijo mayor, y pide a Dios con continuas oraciones no cierre la muerte sus ojos hasta que él vea con vida a los de su hijo.(I, 42).

E) ¿EN EL CAMARANCHÓN O EN EPORTAL?

Don Quijote y Sancho llegan en el capítulo 32 a la venta de Palomeque. Es la segunda vez que allí van a pernoctar. Para ello, nuestro caballero pide un lecho mejor que el que le habían dado la vez anterior. El lugar elegido por el ventero fue el desván:

Le aderezaron uno razonable en el mismo camaranchón de marras, y él se acostó luego, porque venía muy quebrantado y falto de juicio (I, 32).

DON QUIJOTE EN EL CAMARANCHÓN

DON QUIJOTE Y SANCHO EN EL CAMARANCHÓN (G. DORÉ)

En la venta se hallan, junto con otros personajes,  Cardenio y Dorotea. El ventero les comunica que están llegando allí cuatro hombres a caballo cubierto su rostro con antifaces negros y junto con ellos viene una mujer vestida de blanco y también con el rostro cubierto. Al oír esto Dorotea se cubrió el rostro y Cardenio «se entró en el aposento de don Quijote» (situado en el camaranchón) (I, 36).

El cura y Dorotea inician en el portal de la venta un breve diálogo con el caballero principal de los recién llegados y con la señora embozada, que suspiraba continuamente. Dorotea se ofrece a servirla en todo aquello que pudiera aliviarla en sus suspiros y dolores. El caballero principal le contesta que no continue con el ofrecimiento porque la señora embozada «tiene por costumbre no agradecer cosa que por ella se hace» o contestar con alguna mentira:

Jamás la dije –dijo a esta sazón la que hasta allí había estado callando-; antes por ser tan verdadera y tan sin trazas mentirosas me veo ahora en tanta desventura; y desto vos mesmo quiero que seáis el testigo, pues mi pura verdad os hace a vos ser falso y mentiroso (I, 36).

En este punto, el narrador nos dice que Cardenio –recordemos que estaba en el aposento de don Quijote en el desván- oye las razones de la dama embozada «clara y distintamente, como quien estaba tan junto de quien las decía». Y ahora surge la pregunta: ¿Cardenio estaba en el camaranchón o en el portal?

F) OLVIDO DEL NARRADOR DE QUE LOS PERSONAJES YA SE CONOCEN

En la venta de Juan Palomeque se encuentran los personajes protagonistas de una intrincada historia amorosa que se viene narrando, aunque por estar escondidos (Cardenio) o embozados (Dorotea, Luscinda y Fernando) en un principio no se reconocen. Abandonado el escondite Cardenio y dejados los embozos el resto, Cardenio reconoce a su esposa Luscinda y Dorotea a su esposo Fernando:

Callaban todos y mirábanse todos: Dorotea a don Fernando, don Fernando a Cardenio, Cardenio a Luscinda y Luscinda a Cardenio (I, 36).

Dicho reconocimiento se negará unas páginas más adelante:

Con el desmayo que Luscinda había tenido así como la dejó don Fernando, iba a caer en el suelo; mas hallándose Cardenio allí junto, que a las espaldas de don Fernando se había puesto porque no le conociese…(I, 36).

No termina aquí el desajuste cervantino, sino que continúa con Luscinda. Como ya hemos dicho más arriba, esta ha reconocido a su esposo Cardenio, cosa que parece olvidarse un poco más adelante cuando este le recuerda que es su esposa:

A estas razones, puso Luscinda en Cardenio los ojos, y, habiendo comenzado a conocerle, primero por la voz, y asegurándose que era él con la vista… (I, 36)

DOROTEA Y FERNANDO

FERNANDO Y DOROTEA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cervantes, CERVANTES NOVELISTA, LITERATURA ESPAÑOLA, SIGLOO XVII y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CURIOSIDADES QUIJOTESCAS-CERVANTINAS: (5) desajustes o incoherencias en la primera parte del Quijote

  1. Da para varios tomos. Recuerdo que cuando estudiaba Filología Hispánica, me apunté a una asignatura de libre elección sobre el Quijote y me asusté de las toneladas de estudios, libros, ensayos, reseñas… que se habían hecho sobre él. Decidí entonces volver a leerme el Quijote y disfrutarlo como lectora sin importarme las incongruencias que el profesor nos señalaba. Aprobé por los pelos, pero disfruté de la lectura 😀 😀 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s