CURIOSIDADES BIOGRÁFICAS CERVANTINAS: (3) la sepultura desaparecida

1. SE ACERCA LA MUERTE

En la «Dedicatoria al conde de Lemos» de la segunda parte del Quijote, que vio la luz en el otoño de 16015, Miguel de Cervantes se sentía ya gravemente enfermo. Esto nos dice:

No estoy con salud para ponerme en tan largo viaje; además que, sobre estar enfermo, estoy muy sin dineros.

El día 2 de abril de 1616, Cervantes, con 68 años cumplidos, enfermo y oteando en el horizonte la llegada de la Parca, profesa en la Orden Tercera de San Francisco, que será la que le asista en los últimos momentos y le acompañe en su sepelio. El día 2 de julio de 1613, aprovechando una estancia en Alcalá, había ingresa en dicha orden.

Cervantes veía llegar la muerte y le plantó cara cristianamente. Con serenidad católica de ars moriendi. Así se desprende de la dedicatoria del Persiles firmada el 19 de abril de 1616, unos días antes de fallecer, en la que se puede leer lo siguiente:

 Puesto ya el pie en el estribo,
con ansias de la muerte,
gran señor, esta te escribo.

Ayer me dieron la Extramaunción y hoy escribo esta. El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan, y, con todo, llevo la vida sobre el deseo de vivir […] Pero, si está decretado que la haya de perder, cúmplase la voluntad de los cielos.

a8143c0b-95d5-4cea-9d9e-8bd7713bc2e7DEDICANDO EL PERSILES, de Eugenio Oliva (1852-1925)

En el «Prólogo» de la misma novela se despide de todos y de la vida:

Adiós gracias; adiós donaires; adiós regocijados amigos; que yo me voy muriendo, y deseando veros presto contentos en la otra vida.

3. DATA DE LA MUERTE Y LUGAR DE ENTERRAMIENTO

Tres  días después de escribir la citada dedicatoria del Persiles al conde de Lemos, Cervantes fallece de diabetes el 22 de abril de 1616 en la casa en que vivía sita en la calle del León, próxima al convento de las Trinitarias de la calle Cantarranas, en el mismo barrio en el que vivía Lope de Vega y otros escritores de la corte. Lo que hoy se llama el barrio de las letras.

El día 23 fue enterrado en la cripta de la iglesia del convento de las Trinitarias de Madrid. Entierro de pobre y con escasa asistencia de público, sin presencia de autoridades, como correspondía a su estatus económico, y con el hábito marrón de san Francisco. Todo lo contrario de lo que sucedió en el de  Lope de Vega en 1635, enterrado en la vecina iglesia de San Sebastián. Esto dice su cronista Pérez de Montalbán:

Las calles estaban tan pobladas de gente, que casi se embarazaba el paso al entierro, sin haber balcón ocioso, ventana desocupada ni coche vacío.

03CONVENTO DE LAS TRINITARIAS DE MADRID

Esta es su acta de defunción conservada en la Iglesia Parroquial de San Sebastián de Madrid (Archivo de la iglesia parroquial de San Sebastián de Madrid, Libro 4.º de Difuntos, años 1609 a 1620, f. 270 r):

ACTA DEFUNCIÓNSe debe aclarar que el documento anterior es un acta eclesiástica de defunción. Que dichas actas registran el día del entierro, no el de la defunción, de la que daban fe en tiempos de Cervantes los escribanos. Por tanto, murió quiere decir fue sepultado.

3. ¿POR QUÉ FUE ENTERRADO EN EL CONVENTO DE LAS TRINITARIAS?

No lo sabemos.

Lo habría podido pedir por alguno de estos tres motivos: a) era vecino del barrio, residía en la calle perpendicular occidental, calle del León, esquina con Francos, hoy Cervantes; b) se trataba de las monjas protegidas del conde de Lemos, a quien Cervantes dedicó el Quijote y otras obras; c) trinitario era su rescatador: fray Juan Gil.

 4. A LA BÚSQUEDA DE SU TUMBA

En 2014 un grupo de expertos inició la búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes en la cripta del actual convento de las Trinitarias de Madrid.

Concluida su investigación emitieron un informe el 16 de marzo de 2015 en el que reflejan los resultados de dicha investigación.

Se partía de los datos que aportaba el libro de difuntos de la parroquia de San Sebastián de Madrid. Según  este documento, las personas enterradas en la primitiva iglesia de las Trinitarias entre 1609 y 1630 fueron diecisiete: seis párvulos y once adultos; de estos, seis varones y cinco mujeres.

Igualmente se partía del hecho de que Miguel de Cervantes muere sin descendencia directa: su hija Isabel tuvo una hija que murió a los dos años. Su sobrina Costanza tampoco tuvo descendencia. Los restos de sus hermanas tampoco se conocen.  Por tanto, no se ha podido aplicar la técnica de identificación mediante el análisis de ADN.

La primitiva iglesia del convento fue derruida y hacia 1730 ya había una nueva. Los restos de los enterramientos de la primera iglesia fueron llevados a la nueva cripta cuando habían pasado más de cien años, lo que suponía una nueva dificultad para identificar los restos.

Analizados los restos óseos y otros materiales que se hallan en los nichos de la actual cripta, no se pudo encontrar indicio alguno que remitiera a los primeros años del  siglo XVII; eran posteriores.

Ante esta situación, se inició una excavación en el suelo de la cripta y se encontró en la esquina sureste la presencia de una reducción de huesos (osario).

Los materiales asociados a la reducción de huesos (textil y moneda) se pueden adscribir cronológicamente al siglo XVII. Se da la circunstancia de que el textil pertenece a una vestidura sacerdotal, lo que es compatible con la constancia de la inhumación en 1621 de un sacerdote, Francisco de Santiago, en la primitiva iglesia conventual.

Los restos óseos que forman la reducción presentan un estado de conservación deficiente. A pesar de ello se puede concluir que hay representados un número mínimo de cinco individuos infantiles y diez adultos de los cuales, cuatro serían varones, dos mujeres y otros cuatro indeterminados.

CRIPTA DE TRINITARIASEQUIPO DE INVESTIGACIÓN EN LA CRIPTA

 Es posible considerar que entre los fragmentos de la reducción localizada en el suelo de la cripta de la actual Iglesia de las Trinitarias se encuentren algunos pertenecientes a Miguel de Cervantes.

Lo mismo se podría decir de su mujer, Catalina de Salazar y Palacios, fallecida el 31 de octubre de 1626 y enterrada en el mismo lugar que su marido.

 En resumen, solo sabemos al cabo de los años que Cervantes fue enterrado un 23 de abril de 16016 en el convento de las Trinitarias y que es posible que entre los restos óseos encontrados en un osario del suelo de la actual cripta se hallen sus restos junto a los de su mujer, que también allí fue enterrada a su muerte el 31 de octubre de 1626

5. ASÍ TRATAMOS A NUESTROS GRANDES ESCRITORES DESPUÉS DE MUERTOS

CERVANTES: 1616. Trinitarias (Madrid). Dos enterramientos. 1730: se pierde la pista. Hoy desconocido.

LOPE DE VEGA: 1635. Iglesia de San Sebastián (Madrid). Dos enterramientos. Siglo XIX: se pierde la pista. Hoy desconocido.

QUEVEDO: 1645. Iglesia de San Andrés (Villanueva de los Infantes). Cuatro enterramientos. Hoy en Villanueva de los Infantes (2006), iglesia de San Andrés (diez huesos) (Ciudad Real).

GÓNGORA: 1627. Capilla de San Bartolomé de la catedral de Córdoba. Tres enterramientos. Hoy en la misma capilla.

CALDERÓN: 1681. Iglesia de San Salvador (Madrid). Seis enterramientos. 1936: se pierde la pista. Hoy desaparecido.

Tumba_de_Luis_de_Góngora_y_Argote(URNA DE GÓNGORA)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CURIOSIDADES BIOGRÁFICAS CERVANTINAS, SIGLOO XVII y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s