EL VERSO DE PIE QUEBRADO EN LAS COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE, DE JORGE MANRIQUE

Jorge Manrique (1440-1479) tuvo que escribir las Coplas a la muerte de su padre entre el 11 de noviembre de 1476, fecha de la muerte del progenitor, y el 23 de abril de 1479, fecha de la muerte del poeta. Hay quien sitúa el acto de la escritura en el verano de 1477, fecha relativamente cercana a la de la defunción del maestre de la Orden de Santiago.

El poema elegíaco consta de 480 versos, todos de arte menor, agrupados en 40 coplas de 12 versos cada una. La copla es una unidad métrica y a la vez de contenido, aunque esto último no se cumpla en todas.

A su vez, cada copla se divide en dos estrofas de seis versos, sextinas (abc abc); estas, en dos subestrofas de tres: los dos primeros octosílabos llanos o agudos –no hay ni uno solo esdrújulo- y el tercero tetrasílabo o pentasílabo; es el de pie quebrado. Así pues, 160 son versos de pie quebrado.

BIBLIOTECA JULIO CORTAZAR. FUNDACION JUAN MARCH. MADRID

BIBLIOTECA JULIO CORTAZAR. FUNDACION JUAN MARCH. MADRID

El proceso creativo de las Coplas, como el del resto de los géneros poéticos del siglo XV, obedece a la aplicación de una serie de reglas, unas obligatorias y otras potestativas. Esto es lo que decía Juan del Encina del verso de  pie quebrado en 1496 en Arte de poesía castellana, en su capítulo V:

Ay otro género de trovar que resulta de los sobredichos que se llama pie quebrado, que es medio pie, así de arte real [poesía en versos octosílabos] como de mayor  [poesía compuesta de versos divididos en dos hemistiquios]; del arte real son cuatro sílabas o su equivalencia y este suélese trovar el pie quebrado mezclado con los enteros, y a las veces pasan cinco sílabas por medio pie y entonces decimos que va la una perdida, así como dijo don Jorge: «como debemos» [Coplas, VI, v. 63][1].

Del texto anterior ya se pueden colegir algunas normas:

– El verso largo es el octosílabo.

– El de pie quebrado es la mitad que el octosílabo.

– Así pues debe ser tetrasílabo, aunque puede haber excepciones convirtiéndose en pentasílabo.

– El verso de pie quebrado afecta a la poesía del arte real.

Las razones del porqué del verso pentasílabo no nos las da, pero radican en otra regla potestativa de la gaya ciencia. Se llama así a la poesía española del siglo XV que imitaba la poesía provenzal de los siglos XII y XIII y aplicaba sus reglas. Una regla potestativa –como lo eran la de la sinalefa, la diéresis y la sinéresis- referida a la métrica, y en concreto al pie quebrado, establecía que este fuera la mitad del largo –de cuatro sílabas en nuestro caso- y que considerados como uno solo el octosílabo anterior y el de pie quebrado sumasen doce sílabas. Esto explicaría la presencia de versos pentasílabos en las Coplas en dos situaciones:

pesía lirica1

a) COMPENSACIÓN: cuando el verso octosílabo anterior al de pie quebrado es agudo y se le considera individualmente, la regla métrica –en este caso obligatoria- establece que se le añada una sílaba más a efectos métricos[2], resultando 7 +1 = 8. Ejemplo: «porque todoᴗha de pasar» (v. 23). El verso de pie quebrado que le sigue es pentasílabo: «por tal manera» (v. 24). Considerados individualmente, si se suman las sílabas métricas de ambos, el resultado será de trece. Ahora bien, si suprimimos la pausa final del verso octosílabo y unimos los dos versos anteriores, como si fuera uno solo, «porque todoᴗha de pasar por tal manera», se observará que resulta un dodecasílabo; el pentasílabo lo que hace es compensar la sílaba fonética que le falta al verso octosílabo agudo.

b) SINALEFA: es esta una de las reglas métricas utilizadas en la poesía con carácter general, aunque no se debe olvidar su carácter de licencia, que implica que se puede o no utilizar; no es obligatoria su aplicación.[3] Consiste en considerar a efectos métricos como una sola la última sílaba de una palabra que finaliza en vocal y la primera de la que le sigue si comienza por vocal. Ejemplo: «cómoᴗen un punto seᴗes ido» (v. 14); estas diez sílabas fonéticas se han convertido en ocho métricas por efecto de dos sinalefas[4]: /có/moen/ y /sees/. Cuando un octosílabo finaliza en vocal y el pie quebrado comienza por vocal existe una regla que le permite aplicar la sinalefa entre el final y el comienzo del verso siguiente, con lo que este último debe ser pentasílabo para que tenga doce sílabas al considerársele como uno solo. Ejemplo: «el ánima glorïosaᴗangelical» (vv. 77-78); obsérvese la diéresis de «glorïosa» necesaria para que el verso tenga ocho sílabas; el pie quebrado al ser agudo se le añade una y pasa a pentasílabo; considerados ambos como uno solo, se realiza la sinalefa entre la sílaba final del octosílabo y la inicial del pentasílabo, anulando la pausa versal, y así tendremos un dodecasílabo.

JORGE MANRIQUE

Ahora cabe la pregunta siguiente: ¿las dos reglas anteriores Jorge Manrique las aplica siempre en las Coplas? Y la respuesta es que no. Ni infringió las reglas ni las aplicó de manera sistemática, al igual que los poetas de su tiempo. Eran potestativas. Dos ejemplos:

a) NO APLICACIÓN DE LA COMPENSACIÓN: «a aquel soloᴗinvoco yo / de verdad» (vv. 44-45); considerados individualmente, el primero es octosílabo (7 + 1) y el segundo tetrasílabo (3 + 1); considerados en conjunto el verso resultante sería endecasílabo (10 + 1).

b) NO APLICACIÓN DE LA SINALEFA: «tantas veces por su ley / al tablero» (vv. 386-387); sucede lo mismo que en el caso anterior: individualmente suman ocho y cuatro sílabas, pero en conjunto solo suman once sílabas métricas.

De acuerdo con todo lo anteriormente expuesto, este sería el resumen de conjunto del verso de pie quebrado en las Coplas:

– De los 480 versos de las Coplas, 160 son de pie quebrado.

– De los 160, 128 son tetrasílabos y 32 pentasílabos.

– De los 32, 23 se explican por compensación y 9 por sinalefa.

– Se aplica la compensación en las siguientes coplas[5]: II 3, 4 / III 1, 2 / VI 1 / IX 3, 4 / XVI 1, 2 / XVIII 3, 4 / XX 2 / XXVII 1, 2, 3, 4 / XXVIII 2 / XXXI 1, 2 / XXXV 3, 4 / XXXIX 1, 2.

– Se aplica la sinalefa en la siguientes coplas: VII 2 / X 2 / XXI 4 / XIII 2 / XXV 2 / XXXIV 2 / XXXV II / XXXIX 3 / XL 3.

– En 11 casos no se aplica la COMPENSACIÖN: IV 2, 3 / VI, 2 / IX 1, 2 / XX 1 / XXXVIII 1, 3, 4 / XXXIII 3, 4.

– En 4 casos no se aplica la SINALEFA: II 1 / VII 3 / XXII 3 / XXIII 1.

En síntesis, Jorge Manrique aplica en las Coplas las reglas métricas propias de su tiempo, las de la gaya ciencia, «bajo la presión del precepto de la regularidad silábica», aunque en ocasiones no lo hiciera de manera rigurosa.[6] Esto explicaría en el pie quebrado la presencia de versos pentasílabos o tetrasílabos en situaciones no esperadas.

En el archivo adjunto, se realiza el análisis completo de los versos de pie quebrado de las cuarenta coplas:

ANÁLISIS DEL VERSO DE PIE QUEBRADO EN LAS COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE, DE JORGE MANRIQUE


[1] Modernizo el texto.

[2] La razón de este añadido es que fonéticamente la sílaba final aguda es más larga que si fuera llana y por ello se permite la compensación.

[3] Sobre esta asunto y la casuística de la sinalefa, es interesante la síntesis que realiza Rudolf Baehr, Manual de versificación española, Madrid, Gredos, 1989,  pp.56-61.

[4] Al igual que en el caso anterior, la razón es fonética: en la pronunciación estas dos sílabas se unen en una sola.

[5] El número romano indica el número de la copla; los números árabes, el número de orden del verso de pie quebrado en la copla, teniendo en cuenta que hay cuatro en cada una de ellas.

[6] Tomás Navarro Tomás, Métrica española, Madrid-Barcelona, Guadarrama, 1974, pp. 136-138; «Métrica de las Coplas de Jorge Manrique», en Los poetas en sus versos, Barcelona, Ariel, 1982, pp. 67-82.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EDAD MEDIA, Literatura española, MÉTRICA y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL VERSO DE PIE QUEBRADO EN LAS COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE, DE JORGE MANRIQUE

  1. Al leer la perfección y el cuidado con el que se hacían las composiciones, no parece justo aplicar el término “poeta” a más de uno de los que escribe hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s