(2) LEVANTAR (o alzar) LOS PENDONES

El 19 de junio de 2014 fue proclamado rey de España Felipe VI por las Cortes Generales de acuerdo con lo establecido en la ley orgánica 3/2014, que recogía la abdicación de Juan Carlos I como rey de España.

En un acto solemne, al que acompañaban la futura reina, doña Leticia, y las infantas Leonor y Sofía, el rey Felipe VI prestó juramento ante las Cortes Generales de desempeñar las funciones que la Constitución española le atribuye, de guardar y hacer guardar las normas jurídicas y de respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas, tal como se puede observar en la foto que se adjunta. El nuevo rey jura con la mano puesta sobre la Biblia en presencia de los presidentes del Gobierno y de la Cámara de los Diputados, la enseña nacional y junto a él sus atributos reales: la corona y el cetro.

FELIPE VI JURA COMO REY

JURA DEL NUEVO REY DE ESPAÑA FELIPE VI (2014)

En esencia, este es el acto de proclamación de un rey constitucional de la España del siglo XXI.

Cuando ya estaba redactando este post, he leído en la prensa que en Madrid, en la plaza de Colón, el estamento militar, la Guardia Civil y el Consejo General del Poder Judicial procedieron al izado de una gran bandera el mismo día en que se celebraba el primer aniversario de la proclamación de Felipe VI como rey. Es una forma de recordar tal evento y en cierta medida reafirmar su realeza. Algo tiene que ver esto con lo que contaremos más adelante.

En el Antiguo Régimen, el ceremonial era diferente y habría que distinguir entre la coronación y la aclamación y proclamación popular.

La coronación era un acto eminentemente religioso y se celebraba en una catedral o iglesia importante. Constaba de tres partes: la unción, la coronación y la elevación al solio real. Tras la finalización de los actos señalados, el pendón real era levantado y tremolado por el signifer regis o alférez real. Así se ponía fin a la ceremonia.

Tras la coronación de Juan I (1379-1390), la elevación a la dignidad real se secularizó y la coronación fue sustituida por la aclamación o proclamación popular en las ciudades y villas del reino. El acto fundamental es el que se conoce como LEVANTAR (o alzar) LOS PENDONES. Lo ilustraré con tres ejemplos diferentes.

Corría el año de 1555. El rey de España, Carlos I, se hallaba en Bruselas. Ante los Estados Generales de los Países Bajos, Flandes y Bravante, reunidos en asamblea  en el palacio real, Carlos I abdica estos estados en su hijo Felipe, rey de Inglaterra a la sazón. El 16 de enero de 1556, renuncia a sus dominios españoles del viejo y nuevo mundo también en favor de su hijo Felipe, igualmente en Bruselas, dejando los territorios imperiales de Alemania a su hermano Fernando.

Gobernaba entonces en España la hija de Carlos I, la princesa doña Juana (1535-1573). Enterada de la abdicación de su padre y de que su hermano Felipe había sido nombrado heredero, reunió la Corte en Valladolid el 28 de marzo de 1556, estando ausente el rey. En ella se le proclamó oficialmente rey.

FELIPE II.SOFONISBA ANGUISSOLA (S. XVI)

RETRATO DE FELIPE II (S. XVI), DE SOFONISBA ANGUISSOLA (1532-1625)

Quedaba la proclamación pública popular o ceremonia de levantar los pendones, que tuvo lugar el 12 de abril en la plaza Mayor de Valladolid. Se llevó a cabo en un tablado construido junto al convento de san Francisco presidido por la princesa-gobernadora y el pendón real, estando presente el hijo de Felipe II, el futuro Felipe III que tenía diez años, y el pueblo de Valladolid. Así lo cuenta Luis Cabrera de Córdoba en su libro Felipe II rey de España (1556):

La princesa doña Juana mandó levantar los pendones y aclamar como rey a su hermano en la Corte y ciudades cabezas del reino en Castilla y en Aragón. En Valladolid, don Luis de Rojas y Sandoval, marqués de Denia, mayordomo mayor que fue de la reina doña Juana, para hacer el acto más célebre la excelencia de su persona y antigüedad y nobleza de su casa, con gran solemnidad y acompañamiento, aunque de pocos Grandes (porque los más en sus estados obedecían y descansaban), el domingo de Quasimodo, en puesto eminente en la plaza, con los reyes de armas y maceteros desplegando el pendón, dijo en voz alta tres veces:

Real por el rey don Felipe II, de este nombre en Castilla, que Dios guarde y prospere.

Escribió la princesa a los virreyes y comunidades de Perú y de Méjico hiciesen levantar los pendones en sus provincias con pública voz y acostumbrada ceremonia.

Así pues, levantar los pendones es una ceremonia en la que el pueblo, protagonista principal, proclama a una persona rey levantando el pendón real –que simboliza el rey y su reino- y aclamándolo como tal. Este se somete al orden jurídico establecido a la vez que sus súbditos lo reconocen como tal y se someten a la autoridad real. Dicha ceremonia continuó siendo obligatoria en España y en sus colonias, tal como hemos visto antes, hasta el siglo XIX. Será Isabel II la última reina por la que se levanten los pendones.

En cumplimiento de las órdenes de la princesa-gobernadora,  a las que hemos aludido más arriba, la ciudad de León, como cabeza de reino, organizó los actos de proclamación del nuevo rey Felipe II en los que el evento central es el que se conoce como levantar los pendones. Consistía en una procesión cívico-militar que recorría la ciudad. Al frente de la procesión iba el alférez mayor del Reino de León portando el pendón real. Se habían instalado tablados en diversos lugares de la ciudad desde los que el alférez levantaba el pendón haciéndolo tremolar y lanzaba el siguiente vítor como señal de proclamación y acatamiento del nuevo rey:

León, León, León y todo su reino por el rey don Felipe segundo.

UN MOMENTO DE LA CELEBRACION DEL ACTO TRADICIONAL LAS CABEZADAS 2004, EN SAN ISIDORO, ENTRE UN REPRESENTANTE DEL AYUNTAMIENTO DE LEON, IBAN GARCIA DEL BLANCO Y UN REPRESENTANTE DE LOS CANONIGOS DE SAN ISIDORO, AMADO URDIALES, QUE REALIZAN EL FORO U OFERTA

PENDÓN DEL AYUNTAMIENTO DE LEÓN PORTADO POR ALEJANDRO VALDERAS

Ejemplo de proclamación del nuevo rey de una entidad diferente es el de la Universidad de Alcalá de Henares. Esta organizó el acto el 19 de abril, tal como se dice en Las fiestas con que la Universidad de Alcalá de Henares alzó los pendones por el rey don Felipe nuestro señor (1556). El evento central se celebró en la iglesia de la universidad. El sermón de la misa (Lo titulé en su día como El sermón de los pendones) fue encargado al célebre catedrático de Sagrada Escritura de dicha universidad, el leonés fray Cipriano de la Huerga. En él glosa la figura del buen pastor, que pide a Felipe II que siga, y al final aparecen algunas consideraciones del monje cisterciense sobre el significado de levantar los pendones, que por su interés ofreceré de manera resumida.

Felipe II debe realizar las funciones de buen pastor para con sus súbditos, comportarse como el buen pastor Jesucristo. Debe olvidarse de su propio interés y dejar por el interés de sus ovejas la salud, la sangre, la vida, la honra, si fuere preciso. Y si así se compromete a hacerlo, entonces que se levanten los pendones (el real, el de la ciudad, el de la universidad, los eclesiásticos, etc) «bien altos en señal que sube nuestro rey a un lugar alto, adonde de todos será mirado y juzgado». Desde ese lugar alto es desde el que el monarca «ha de mirar con cuidado por el bien de tantos, olvidado del suyo».

fachada-universidad-alcala-de-henares1

FACHADA DEL COLEGIO MAYOR DE SAN ILDEFONSO (1537-1553), CENTRO DE LA ESTRUCTURA UNIVERSITARIA ALCALAÍNA CREADA POR CISNEROS

El origen de la ceremonia parece incierto, pero se cree que puede hallarse en la proclamación de los emperadores romanos. Sea cierto o no este origen, lo que sí es cierto es que la ceremonia de levantar los pendones está ya documentada en enero de 1066 en la coronación de Alfonso VI como rey de León en la catedral y también en marzo de 1126 cuando se corona rey a Alfonso VII (1105-1157) en el mismo lugar.

En otra ocasión escribí, y lo retomo como conclusión:

El pendón real simboliza el rey y la corona; así pues, el levantarlo era igual que elevar el rey al puesto más alto de la sociedad: la jefatura del Estado. Es como si fuera levantado el rey en persona para ser proclamado y aclamado como tal. Simboliza el reconocimiento y el acatamiento de Felipe II como rey por parte de quienes levantan los pendones. En el caso de Cipriano de la Huerga se hace con condiciones: cumplir las obligaciones derivadas del buen pastor. No es una proclamación gratis et amore.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en COSTUMBRES y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a (2) LEVANTAR (o alzar) LOS PENDONES

  1. ricardochao dijo:

    Este post me rellena algunos de los huecos que tenía sobre esta costumbre, que me interesa mucho para la historia de la actual bandera de León. http://corazonleon.blogspot.com.es/2013/05/el-origen-de-la-actual-bandera-de-leon.html
    ¿Podrías aportar algo de bibliografía sobre este tema, por favor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s