ENRIQUE GIL Y CARRASCO: DOS RETRATOS

No se conserva retrato alguno de Enrique Gil y Carrasco que sea de época y auténtico. Podía haber aparecido en su obra cumbre, El señor de Bembibre, o en la primera edición de sus poesías en 1873 en la que colaboraron personas muy allegadas al escritor fallecido en 1846, pero no fue así. Por eso, hay que decir de entrada que ninguno de los tres retratos más conocidos de Enrique Gil y Carrasco (1815-146) y que aparecen frecuentemente en sus obras o modernamente en Internet es contemporáneo suyo ni auténtico. Además, estos tres habría que reducirlos, en realidad, a dos.

Por orden de fecha serían estos:

1.º

Imagen1 copia

RETRATO DE GIL Y CARRASCO PUBLICADO POR DIARIO DE LEÓN EL 21 DE ENERO DE 1908, DE AUTOR DESCONOCIDO

2.º

RETRATO1

RETRATO DE GIL Y CARRASCO PINTADO POR JOSÉ ROMERO GONZÁLEZ Y DONADO AL INSTITUTO GIL Y CARRASCO DE PONFERRADA EN 1934

3.º

Enrique Gil y Carrasco

FOTOCOMPOSICIÓN DEL FOTÓGRAFO ARTURO GONZÁLEZ NIETO PARA LA VELADA LITERARIA CON LA QUE VILLAFRANCA HOMENAJEÓ A GIL Y CARRASCO EN 1924

BREVE COMENTARIO

CERTIDUMBRE: La similitud, el parecido de la figura central, el supuesto Gil y Carrasco, de los tres es evidente, no discutible ni para un profano, lo que no quiere decir que sean idénticos, como alegaría el experto de turno. Nos preguntamos: ¿Cuál fue el primero, dado que no conocemos la fecha del pintado por José Romero? Dos hipótesis se abren paso.

MODELO COMÚN DESAPARECIDO. Los tres parten de un original desaparecido y que ningún contemporáneo ni biógrafo citan. Se dice que se habrían inspirado en un medallón propiedad de la familia Gil Robles, descendiente del hermano del escritor, Eugenio Gil. En su interior habría una litografía de época con la efigie de Enrique Gil. Se habría conservado durante algún tiempo y habría servido de base para la iconografía posterior. No existen datos documentales escritos. Hipótesis, por tanto, poco probable.

RETRATO REALIZADO PARTIENDO DE LA INFORMACIÓN TRASNMITIDA. Según esta tesis, el primero sería el de 1908, anónimo, realizado a plumilla. Se habría realizado partiendo de los rasgos autobiográficos que el propio autor ha dejado en sus obras, de los que figuran en sus expedientes de estudiantes, de la autobiografía escrita por su hermano y de las noticias que dan los cronistas de época. Este tipo de retratos, al igual que su proceder, era frecuente a finales del siglo XIX y comienzos del XX. De este retrato de 1908 partiría Romero González, convirtiéndolo en el modelo para su óleo. Tuvo que ser pintado antes de 1924. La razón se halla en que yo creo que la fotocomposición de Arturo González Nieto (Ponferrada 1882-Altea 1937) se realizó sobre la base del óleo de Romero González, el personaje central,  y de dos fotografías propias, la mujer y el castillo ponferradino del Temple que sirven de fondo. Esta me parece la hipótesis más probable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTURO GONZÁLEZ NIETO, ENRIQUE GIL Y CARRASCO, JOSÉ ROMERO GONZÁLEZ, RETRATOS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s