CURIOSIDADES QUIJOTESCAS-CERVANTINAS: (1) CERVANTES NO ES EL AUTOR DE LA HISTORIA DE DON QUIJOTE

Estamos de celebración quijotil. En este 2015 se cumplen los 400 años de la publicación de la segunda parte del Quijote. Este es el título con que Miguel de Cervantes Saavedra la dio a la imprenta de Juan de la Cuesta espoleado por un desconocido Alonso Fernández de Avellaneda, que un año antes había editado una segunda parte falsa: Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de La Mancha por Miguel de Cervantes Saavedra, autor de su primera parte. Nuestro homenaje consistirá en comentar tres curiosidades de la obra y reelaborar un discurso más largo[1] sobre la presencia de León en dicha novela.

DIBUJO DE GUSTAVO DORÉ (1863)

DIBUJO DE GUSTAVO DORÉ (1863)

Miguel de Cervantes nos sorprende con esta afirmación en el «Prólogo» de la primera parte de su obra:

Pero yo, que, aunque parezco padre, soy padrastro de don Quijote, no quiero […] que perdones o disimules las faltas que en este mi hijo vieres.

La causa de tal afirmación es de preceptiva literaria y obedece al uso de un recurso antiguo –encuentro casual de una fuente escrita que contiene la historia- que Cervantes pone en práctica en su obra para conseguir el tan deseado principio de la verosimilitud y evitar la descalificación que López Pinciano (1596) lanzara contra las obras épicas que carecieran de ella:

Imitación ha de ser, porque las ficciones que no tienen imitación y verosimilitud no son fábulas, sino disparates, como algunas de las que antiguamente llamaros milesias, agora libros de caballerías, los cuales tienen acaescimientos fuera de toda buena imitación y semejanza a verdad. (Philosophía antigua poética)

Por eso, diremos que dos son los autores de la historia de don Quijote utilizados por el escritor alcalaíno para componer su obra, reservándose él el simple papel de escribiente objetivo de dicha historia, aunque insertando, en algunas ocasiones, aclaraciones necesarias para el lector despistado.

PRIMER AUTOR: AUTOR INNOMINADO

El primer autor es un yo innominado a quien se debe lo contado desde el capítulo 1 al 8. Así inicia la narración de la vida de don Quijote haciendo coincidir en la ficción literaria autor y narrador en primera persona, sin que ello signifique que esté escribiendo una autobiografía:

En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. […] Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años. (Quijote, I, 1)

A continuación, y a propósito del apellido de nuestro héroe, nos dice que hay diferencias de opinión entre los autores que han escrito la historia de don Quijote, aunque él se inclina por aquel que le parece más verosímil, Quijana, como leeremos después. Por tanto, por tierras de La Mancha corrían varias historias escritas de la vida de su gran héroe, don Quijote. Así nos lo cuenta este primer autor:

Quieren decir que tenía el sobrenombre de «Quijada» o «Quesada», que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben, aunque por conjeturas verisímiles se deja entender que se llamaba «Quijana». Pero esto importa poco a nuestro cuento: basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad. (Quijote, I, 1)

A la pluma del  primer autor se debe lo que le sucede a don Quijote en la primera salida, capítulos 2 a 5, el famoso escrutinio de la biblioteca, capítulos 6 y 7, y parte de la segunda salida: aventura de los molinos y del vizcaíno. En esta segunda se interrumpe (Quijote, I, 8) dejándonos a don Quijote y al vizcaíno con las espadas en alto:

Venía, pues, como se ha dicho, don Quijote contra el cauto vizcaíno con la espada en alto, con determinación de abrirle por medio, y el vizcaíno le aguardaba ansimesmo levantada la espada y aforrado con su almohada. (Quijote, I, 8)

 

DIBUJO DE GUSTAVO DORÉ (1863)

DIBUJO DE GUSTAVO DORÉ (1863)

EL ESCRIBIENTE

Al final del capítulo 8 entra en acción el escritor Miguel de Cervantes disfrazado de simple escriba de lo contado hasta ahora para explicarnos el porqué de la interrupción y el cómo se continuará la historia de don Quijote:

…en este punto y término deja pendiente el autor desta historia esta batalla, disculpándose que no halló más escrito destas hazañas de don Quijote, de las que deja referidas. Bien es verdad que el segundo autor desta obra no quiso creer que tan curiosa historia estuviese entregada a las leyes del olvido, ni que hubiesen sido tan poco curiosos los ingenios de La Mancha, que no tuviesen en sus archivos o en sus escritos algunos papeles que deste famoso caballero tratasen. (Quijote, I, 8)

SEGUNDO AUTOR: CIDE HAMETE BENENGELI, HISTORIADOR ARÁBIGO

cide-hamete-benengeli

Como acabamos de leer, la historia se interrumpe, entra en acción Cervantes, quien nos contará cómo logró continuar su obra y saber cómo terminó enfrentamiento tan descomunal:

Estando yo un día en Alcaná de Toledo, llegó un muchacho a vender unos cartapacios y papeles viejos a un sedero, y como yo soy aficionado a leer aunque sean los papeles rotos de las calles, llevado desta mi natural inclinación tomé un cartapacio de los que el muchacho vendía y vile con carácteres que conocí ser arábigos. (Quijote, I, IX)

Busca Cervantes un intérprete morisco para leer lo que contenía aquel cartapacio. Este le comunica el inicio:

Historia de don Quijote de la Mancha, escrita por Cide Hamete Benengeli, historiador arábigo. (Quijote, I, IX)

Disimulando su contento, compra al muchacho el cartapacio por medio real. Contrata al morisco para que se lo traduzca todo, comprometiéndose este a hacerlo sin quitar ni poner nada nuevo: «prometió de traducirlos bien y fielmente y con mucha brevedad». El precio fue de dos arrobas de pasas y dos fanegas de trigo. Ya tiene Cervantes lo que buscaba: la continuación de la historia de don Quijote y el vizcaíno y el resto de la peripecia vital de nuestro héroe manchego hasta su final. Y así lo hará.

CONCLUSIÓN

Miguel de Cervantes nos presenta su obra, el Quijote, como un hijo adoptivo. No como el verdadero padre. Su labor ha consistido en ser un mero y nuevo escribiente de la historia quijotesca que han escrito dos autores diferentes, de los que solo conocemos el nombre del segundo. Como es obvio, esto no es otra cosa que una ficción literaria impuesta por la preceptiva retórica del Siglo de Oro Español para conseguir la verosimilitud pedida al relato novelesco largo. Especialmente a los libros de caballerías, tachados de mentirosos.

1.ª PARTE DEL QUIJOTE


[1] La primera redacción apareció en el Diario de León, en su suplemento el «Filandón», el día 13 de noviembre de 2005.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CERVANTES NOVELISTA, Literatura española y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s