NUEVO SISTEMA PREPOSICIONAL DEL ESPAÑOL

¿Quién no recuerda haber aprendido en la escuela –o colegio, como gustó decir después y pervive hoy- de memoria el listado de las preposiciones españolas cuando el memorizar todavía era un valor? Es muy probable que las recordemos sin esfuerzo si nos lo proponemos. Vamos allá: a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so, sobre, tras. Y en orden alfabético. Pero no nos las prometamos felices, porque, si consultamos la Nueva gramática de la lengua española

escuela-antigua(2009-2011) de la RAE y la Asociación de Academias de la Lengua Española, observaremos que la lista ha aumentado con otras cuatro más: durante, mediante, versus y vía. La cosa no queda aquí porque hay gramáticos que todavía añaden otras más: excepto, menos, pro y salvo. Es decir, la nómina completa sería de veintisiete y no de diecinueve, que eran las que tenía el listado que nos habíamos aprendido en la escuela. Y nosotros sin saberlo.

Rápidamente surge una pregunta: ¿a qué se debe este cambio y por qué no hay unanimidad entre las gramáticas en el inventario de las preposiciones españolas? La razón la podemos encontrar en la Nueva gramática:

  1. porque algunas preposiciones son de escaso uso y ya no se las considera preposiciones, como cabe ‘junto a’ y so ‘bajo’;
  2. porque hay preposiciones nuevas que no se aceptan como tales; es el caso de pro ‘en favor de’, excepto ‘a excepción de, fuera de, menos’ o salvo ‘fuera de, con excepción de’;
  3. porque se considera que determinadas preposiciones no poseen algunas de las propiedades que caracterizan dicha clases de palabras y, por tanto, no se las debe incluir en dicha categoría.
PREPOSICIONES DISGREGADAS (Luis Fuente)
PREPOSICIONES DISGREGADAS (Luis Fuente)

Sea por una causa o por otra, lo cierto es que el inventario de las preposiciones españolas varía en función de la gramática que consultemos, aunque todas sigan considerando a la preposición como una clase gramatical cerrada –los sistemas cerrados tienden a repeler la novedad-equiparable a la de los fonemas -19 consonánticos y 5 vocálicos- o los días de la semana -7-: forman un subsistema lingüístico.

La razón de todo ello radica en que las lenguas, vehículos de comunicación social y portadoras de una cultura y una literatura, son seres vivos, que nacen, se desarrollan y mueren. Pero en procesos evolutivos que duran siglos, son muy lentos y no se perciben bien si no se realiza un análisis diacrónico. Los casos tópicos son los del griego clásico –no confundir con el griego moderno- y el latín clásico que fueron lenguas de culturas de sobra conocidas, pero que murieron hace siglos. Más cercano a nosotros está el caso del dálmata -lengua romance derivada del latín-,  la lengua de Dalmacia y cuyo último usuario se dice que murió en 1898.

nueva gramáticaHablábamos antes de la lentitud con la que se producen los cambios en las lenguas y de la dificultad de percibirlos. Lo ilustraré con dos ejemplos. El primero de ellos es el del significado de las palabras margarita y retrete. En la actualidad, todos asociamos la palabra margarita con una flor. Si realizamos el estudio diacrónico que proponía antes, observaremos que el primer significado no fue ese, sino el de ‘perla pequeña y apreciada’. En el caso de retrete sucede otro tanto: hoy lo utilizamos como sinónimo de váter, pero su primer significado era otro: ‘habitación más apartada de la casa’. En el plano fonológico, desde la Edad Media se viene produciendo un fenómeno de confluencia de dos fonemas, /y/ -palatal central- y /ll/ -palatal lateral-, que arrancando de Andalucía se ha extendido por toda España. ¿Quién de nuestros jóvenes diferencia actualmente en la pronunciación entre pollo y poyo o entre haya y halla? No diferencian esos pares de palabras, y otros más, y por añadidura se han convertido en un nuevo problema: el ortográfico.

Así que no nos debe extrañar que en la lengua española salgan de nuestro sistema de preposiciones algunas -¿quién usa hoy cabe o so?- y vayan entrando otras nuevas como la última en incorporarse al español procedente del inglés, que, a su vez, la había tomado del latín y cambiado de significado: la preposición latina versus ‘hacia’ pasa a significar contra, frente a’. Causa sorpresa, porque a las demás preposiciones no les pasa esto, que con frecuencia la veamos escrita en abreviatura: vs. (socialistas vs. conservadores, Sevilla vs. Betis). El español sigue vivo y desarrollándose.

Si sigues interesado en este atrayente inventario de palabras del español, pasa al archivo siguiente en el que encontrarás un desarrollo completo, pero no exhaustivo, sobre las preposiciones españolas actuales, su uso y, también, algunos usos incorrectos:

NUEVO SISTEMA PREPOSICIONAL DEL ESPAÑOL

NOTA BENE

Cuando íbamos a la escuela, también aprendíamos el alfabeto español de memoria. De nuevo la tan denostada memoria. Todos sabíamos que tenía 30 letras. ¿Cuántas tiene hoy según la Academia de la Lengua en su Ortografía del 2010? 27. Se han perdido por el camino la ch, la ll y la rr. Hoy se las llama dígrafos o combinaciones de dos letras.

ortografia3d¡Que nos lo cambian todo y no nos enteramos!

¡Hay que estar con los nuevos tiempos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estudios lingüisticos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s