ROMANCE DE «EL NIÑO PERDIDO». VERSIÓN RECOGIDA EN SIERO (LEÓN)

Existe un relato bíblico, del que no he podido encontrar correlato en los evangelios apócrifos de la infancia de Jesús,[1] en el que se presenta al niño Jesús de 12 años acompañando a sus padres a Jerusalén, perdido a su regreso y encontrado en el templo. Este es el texto bíblico solamente recogido por el evangelista Lucas:

Sus padres iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Y cuando tuvo doce años, subieron a la fiesta, como era costumbre. Pasados aquellos días, al regresar, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo advirtiesen sus padres. Suponiendo que iba en la caravana, hicieron un día de camino buscándolo entre los parientes y conocidos, y como no lo encontrasen, retornaron a Jerusalén en busca suya. Y ocurrió que, al cabo de tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores, escuchándoles y preguntándoles. Cuantos le oían quedaban admirados de su sabiduría y de sus respuestas. Al verlo se maravillaron, y le dijo su madre: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira cómo tu padre y yo, angustiados, te buscábamos» Y él les dijo: «¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que es necesario que yo esté en las cosas de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron lo que les dijo. (Lc., 2, 41-50)

NIÑO Y TEMPLOEste relato ha sido el origen de un romance religioso conocido como el de El niño perdido, que se halla abundantemente documentado en toda la geografía española en numerosas versiones. Solamente la Pan-Hispanic Ballad Project recoge 24 de estas. La más antigua escrita que conozco es de 1871. Pertenece a un pliego de cordel editado en Barcelona y que amablemente me ha cedido para su publicación el bloguero Antonio Lorenzo, autor del blog Almanaque. Esto no quiere decir que no los haya anteriores, simplemente que yo no he logrado encontrarlos.

Como he dicho antes, la composición poética que daré a conocer a continuación es un romance tradicional religioso –popularmente se conocían como coplas-, pero no un villancico, aunque como tal lo hayan presentado numerosos cantantes y coros, entre los que destacan las famosas y conocidas Rocío Jurado o Rosa López. Y digo que no es un villancico porque ni se ajusta al tema navideño, que es el propio de tal género literario, ni adopta la estructura métrica consustancial a este tipo de poemas desde la Edad Media. (Véase al respecto la breve historia del villancico que realizo en mi post https://literaturayotrosmundos.wordpress.com/2014/12/18/villancicos-navidenos-de-teresa-de-cepeda-y-ahumada-santa-teresa-de-jesus/).

La versión que presento ha sido recogida en Siero (León) en fecha reciente. Las cantoras que han logrado recordarlo y recomponerlo, no sin esfuerzo y tesón, han sido las hermanas Consuelo y Nieves Pérez con la colaboración de Juana Fuente. A las tres gracias. Es un ejemplo más de cómo vive en diferentes versiones la poesía tradicional. Después del primer texto añadiré un comienzo diferente que también recuerda una de las cantoras. Igualmente, Nieves alude al hecho de que mi hermano Jesús –¡Qué poco te dejó gozar de la jubilación la Parca!- cantaba cuando era un chaval una versión diferente en texto y música de la que ella conoce, pero que ya no será posible recoger. Esta sería posiblemente la que yo tantas veces oí cantar acurrucado en sus brazos a mi madre y de la que recuerdo retazos que no coinciden con la versión que transcribiré.

Desde el punto de vista métrico, esta versión de Siero del romance El niño perdido tiene algunas peculiaridades, que interesa conocer. En primer lugar y fruto de la transmisión oral, del poco uso que en estos momentos se hace ya de este tipo de literatura tradicional, se producen olvidos y contaminaciones de unas versiones con otras. Estas alteraciones métricas y de estilo las iré señalando a pie de página. Otra de las peculiares características es la agrupación de los versos del romance en cuartetas asonantadas en los versos pares con la misma rima o con cambio de rima. Desde el siglo XV hallamos ya en el romancero nuevo la agrupación de los versos en cuartetas en vez de en parejas, pero con asonancia sostenida. La tercera de sus peculiaridades es que combina el verso octosílabo, el más usado en el romancero a lo largo de su historia, con el hexasílabo, que ha dado origen a los llamados romancillos, de los que en el Siglo de Oro tenemos abundantes ejemplos. En la actualidad dentro del romancero tradicional utilizan el verso hexasílabo los romances de «Don Bueso», «Las tres cautivas», «Las tres bordadoras», etc. Por último, el rasgo más significativo  es el hecho de que las cuartetas de verso octosílabo se utilizan en el discurso del narrador, mientras que se dejan las de verso hexasílabo para el discurso directo, para la reproducción del habla de los personajes. Es una combinación ingeniosa que se halla en romances tradicionales como «La iluminada», «La huida a Egipto», además del que nos ocupa, y que serán fruto de una mano culta, que ha desaparecido para hacerse pueblo, o lo que es lo mismo, para refugiarse en el anonimato y convertirse en literatura tradicional.

 TEXTO 1

El niño Dios se ha perdido,
por el mundo anda pidiendo.
Fue a pedir en casa un rico
y de allí salió diciendo:

—No me dieron nada,
me echaron los perros,
Dios castigará
a estos soberbios.

Fue a pedir en casa un pobre,[2]
y allí limosna le dieron:
—Dios se lo pague, señora,
del cielo le venga el premio;

yo también pagaré,
tarde no quiero,
si no es esta noche,
será lo primero.

A tu puerta llama un niño,
tiene túnica morada,
está temblando de frío,
dice que no halla posada.

—Sal y dile que entre,
pues se calentará,
porque en esta tierra
ya no hay caridad,

nunca la habido
y nunca la habrá,
los que la tenían
se murieron ya.

Entra el niño y se calienta,
y después de calentado
le pregunta la patrona
de qué patria o reinado.

El niño responde:[3]
—Yo soy de Belén,
mi madre es del cielo,
mi padre también,
yo he venido al mundo
para padecer.

Tres días hace
que no la veo,
tres mil años
se me han hecho;

si usted dijera
adónde estaba,
de rodillas fuera
hasta encontrarla.

—¡Jesús, este niño
en todo es gracioso,
en mi vida he visto
niño tan hermoso!

A otro día a la mañana
el niño a la puerta estaba
con media carga de trigo
y en la mano una peseta.[4]

 —Tenga usted, señora,
este ha sido el pago
de la limosnita
que me había dado.

 

TEXTO 2

El niño Dios se ha perdido,
por el mundo anda pidiendo.
La Virgen decía:
—Vendrá con su padre.
San José decía:
—Vendrá con su madre.
¡Qué suspiros no daría
al verse solo y tan tarde!
A una puerta se arrimó,
no lo conocía nadie.
A otra puerta se arrimó
y le echaron los alanos;
los alanos muy humildes
le hacían mil halagos.

 

PLIEGO DE CORDEL DE 1871

Pliego1Pliego2


[1] El Protoevangelio de Santiago es el apócrifo ortodoxo más antiguo de los que se conservan íntegros y, al mismo tiempo, el que más ha influido en las narraciones extracanónicas de la natividad de María y de Jesús. No recoge el episodio.

[2] Los dos primeros versos de esta cuarteta, en estilo indirecto, requerirían otros dos también en estilo indirecto, y sin embargo no es así, con lo que se mezcla el octosílabo, propio del narrador, con el hexasílabo, el utilizado por los personajes.

[3] Aquí las versiones que más se acercan no incorporan este verso y el siguiente con lo que mantienen la copla hexasílaba como unidad métrica en el discurso directo. En nuestra versión, estos dos versos rompen la regularidad estrófica al utilizar una sextilla y mezclar texto del narrador con el discurso directo del personaje en la misma estrofa, como ya había sucedido más arriba.

[4] Se espera una rima asonante en a-a. Peseta rompe la rima.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura religiosa, SIERO y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s