LA KYRIOTISSA DE SIERO (LEÓN): NUESTRA SEÑORA DEL CADO

En la actual iglesia parroquial de Siero de la Reina (León) se halla expuesta al culto una pequeña talla románica policromada de 62 centímetros del siglo XIII –tránsito del románico al gótico- de la Virgen que se venera bajo la advocación de Nuestra Señora del Cado, y no del Faro, como aparece por error del informante en el mejor estudio de conjunto sobre las vírgenes medievales de la diócesis de León.[1] Forma parte del grupo de imágines de la madre de Dios (theotókos), rudimentarias y sencillas, aunque no exentas de encanto, que se conservan en su mayoría en los pueblos de la provincia de León. Es de madera, como la mayoría de este tipo de tallas románicas.

La advocación «Cado» es realmente rara, singular, dentro del numeroso concierto de las advocaciones de la Virgen.[2] Nada fácil es descifrar su significado. El término cado lo recoge el DRAE con el significado de «huronera o madriguera»[3] y dice que es palabra aragonesa. Procedería del latín CAVUS ´hueco`. También se utiliza con el significado de «paraje o refugio misterioso». En una segunda etimología, procede del griego chados y se utiliza con doble significado: «tinaja» o «medida de líquidos». De estos cuatro significados, ¿con cuál de ellos se utiliza en el sintagma «Nuestra Señora del Cado». Me inclino a pensar que con el primero y bien pudiera deber su nombre a que fuera hallada escondida en alguna madriguera de animales montesinos. Con la invasión árabe, y ante el temor del pueblo a su poder destructor, muchas imágines fueron sacadas de sus aposentos religiosos y escondidas, para ser recuperadas más tarde. Pero es mera hipótesis.

VIRGEN DE LAS CATACUMBAS ROMANAS DE PRISCILA

VIRGEN DE LAS CATACUMBAS ROMANAS DE PRISCILA

Independientemente del significado, lo cierto es que esta talla es una muestra más de la importancia que en la iconografía cristiana tiene desde muy pronto la representación de María. En las catacumbas romanas de Priscila, excavadas entre el siglo II y el V, se conserva la primera representación de la virgen María sentada y con el niño también sentado en su regazo.[4] Se data en el siglo III. Pero será el concilio de Éfeso, el 431, al proclamarla theotókos ´madre de Dios`[5] en su canon primero, el que dé el impulso definitivo a este tipo de representaciones y tallas en el arte bizantino. Así llegamos al siglo XII, en el que la devoción mariana aumenta gracias a la veneración y predicación de los monasterios cistercienses y premostratenses. La Europa de los siglos XII y XIII se llena de pequeñas tallas de madera de la Virgen, sedes sapientiae o trono de la sabiduría, émulo del de Salomón, con pocas variaciones en su iconografía.[6]  Este notable aumento de tallas románicas de la Virgen inspiradas en el arte bizantino tienen un común denominador: la Virgen se convierte en el trono viviente de Dios. A este tipo de imágines pertenece la de Siero.

Respecto a la autoría, decir que es desconocida, anónima, y que por su factura se puede datar en el siglo XIII. Hay que suponer en este período una gran oferta de imagineros locales, que irían de pueblo en pueblo ofreciendo sus imágines, por lo que se desconoce su autor. Concuerda con la anonimia literaria, rasgo medieval de estos siglos, en un momento en que el dejar patente la autoría no era relevante para los propios autores.[7]

Como decía más arriba, en la actualidad se halla en la iglesia parroquial de Siero expuesta al culto. Pero no siempre fue así. En la década de los sesenta todavía se veían en La Cuesta los restos de la ermita donde había estado. De aquí la bajaron a la iglesia y la depositaron en la sacristía, donde también se hallaba una talla de Santiago Matamoros y otra de la Virgen que se procesionaba el día de Pascua de Resurrección en el Encuentro. Estas dos últimas han desaparecido. Pero el emplazamiento de La Cuesta tampoco era el original, ya que la ermita era de construcción reciente. Como ya he dicho en otro lugar, su ubicación originaria era el término de Picones, sin que tampoco aquí sepamos la localización exacta, aunque hay una zona de prados que se llama La Capilla y que haría suponer que este fue su emplazamiento. De los primeros años de la década de los setenta es la reproducción que inserto a continuación y que reflejaba ya el evidente mal estado en que se hallaba. La carcoma se había apoderado de ella.

NUESTRA SEÑORA DEL CADO. FOTO DE SANTOS REYERO

NUESTRA SEÑORA DEL CADO. FOTO DE SANTOS REYERO

Los primeros datos escritos que tenemos son del siglo XVII, aunque hay que suponer que ya en el siglo XIII existía la ermita con su virgen. En 1639 visita la parroquia el obispo de León Bartolomé Santos de Risoba y en la documentación generada se dice lo siguiente: «Ermita de Nuestra Señora del Cado. Está bien reparada. Mandose comprar una casulla de damasco morado y llevar el dinero a León para san Andrés». En 1672 Fernando Tovar Enríquez de Castilla solicita al rey Carlos II el marquesado de Valverde de la Sierra. En el memorial presentado al efecto se dice que es señor de Siero y patrono de la Virgen del Cado. Vemos ya que está bajo la dependencia de esta familia. En la documentación posterior del siglo XVII y XVIII el patronato lo ejerce el marqués de Valverde. Resta por conocer los datos del siglo XIX y parte del XX.

A comienzos del siglo XXI, la Junta Vecinal de Siero, con la ayuda de la filegresía, inició un proceso de restauración de las imágines de su templo parroquial, que se hallaban en mal estado. En enero de 2012 ya se habían restaurado las tallas de san Juan, Santiago, san Miguel, san Pedro y la Virgen del Cado, con resultado desigual. Esta es nuestra imagen restaurada.

NUESTRA SEÑORA DEL CADO RESTAURADA. FOTO DE LUIS FUENTE

NUESTRA SEÑORA DEL CADO RESTAURADA. FOTO DE LUIS FUENTE

Como se podrá observar, en esta imagen románica la Virgen no es madre, es una virgen-trono como hemos dicho, también llamada kyriotissa (kyrios en griego significa señor). Se presenta a María sentada como trono del niño Jesús, del Señor, que está sentado sobre sus rodillas totalmente de espaldas a ella. No hay relación entre las dos figuras. Obsérvese como las manos de la Virgen no tocan al niño. Las imágines son simétricas y frontales, hieráticas y sin relación entre ellas. Tanto la imagen de la Virgen como la de Jesús están diseñadas para ser vistas de frente.

Los rostros son serios e inexpresivos, destacando la cabeza exageradamente grande de María.

Uno de los atributos más significativos de las vírgenes románicas –que no único- es la manzana[8] que lleva en su mano derecha. Es un atributo plástico que remarca la caída original y sus consecuencias negativas. Es la manzana de Eva. La iconografía establece así un paralelismo entre Eva y María, siguiendo el que durante muchos siglos antes se había desarrollado en la literatura y teología marianas.[9] Según esta, tomando como referente la doctrina de san Pablo, María es la nueva Eva. Si por una mujer entró el pecado en el mundo, por otra mujer, María, llegó la salvación alumbrando a su hijo Jesús, redentor del género humano. Eva representaba el pecado; María, la redención.

En la primera de las fotografías se podrá observar que le falta a la talla el antebrazo y la mano, restituidos ambos en la restauración. Incluso se puede percibir el espigón que los unía. No es la única talla románica a la que le sucede esto. En el libro de Máximo Gómez Rascón, hasta 10 tallas se encuentran sin la mano derecha y su símbolo. ¿Es casual? Dos teorías se pueden presentar para su explicación. La primera hace referencia a un hecho casual, un accidente. La Virgen habría perdido el antebrazo y la mano que sostiene la manzana por ser una parte exenta de la talla y fruto de algún desgraciado accidente en su manipulación, traslado, caída, etc. La otra, por la que me inclino, es que el antebrazo y la mano portadora de la manzana habrían sido arrancados por algún clérigo carente de formación teológica y que no vería en la manzana otra cosa que el símbolo del pecado. ¡Y cómo tolerar que se representara así a la Virgen!

Por lo que se refiere a la vestimenta, indicar que la Virgen lleva un velo que le cae sobre los hombros. Es un elemento significante que en la Edad Media diferenciaba entre lo sacro y lo profano.  El cuerpo lo cubre una túnica que solo le deja al descubierto el rostro, el cuello y las manos. Es una indumentaria sencilla como correspondía a las mujeres y niños en los que el artista se inspiraba. Los pies aparecen con un calzado puntiagudo, como en la totalidad de las vírgenes románicas.

VIRGEN ROMÁNICA CORONADA DEL SIGLO XII, DE LA IGLESIA DE SAN MIGUEL (AGUILAR DE CAMPOO)

VIRGEN ROMÁNICA CORONADA DEL SIGLO XII, DE LA IGLESIA DE SAN MIGUEL (AGUILAR DE CAMPOO)

Otro rasgo destacado de estas kyriotissas, que le falta a la de Siero, es que aparecen coronadas como reina y de ahí que sean portadoras de corona, que en muchos casos ha sido labrada sobre el mismo bloque de madera que el resto de la imagen.[10] Se debe a la consideración del título de reina por ser la madre del rey de reyes, Jesús: «Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: rey de reyes y señor de señores (Ap., 19, 6). Ya en el siglo V san León Magno da ese título a María cuando habla de la Virgen reina elegida de la estirpe de David. Posteriormente Justiniano I el Grande (emperador desde el 527 hasta su muerte en 565) le otorgará a María dicho título. En 1135, Pedro el Venerable impone el cántico Salve regina a los monjes de Cluny en las procesiones claustrales. Serviría de constatación de tal título el hecho de que el papa Gregorio IX (1227-1241) mandase que se cantase la salve los viernes después de vísperas en todos los templos de Roma. Por eso no se entiende que a la talla de Siero la hayan incorporado recientemente un aro a su cabeza; de haberle añadido algo, que no era necesario, puesto que hay algunas imágines románicas que no la llevan, sería una corona. Así presenta el Apocalipsis (12, 1) a la Virgen en la llegada del fin del mundo: «Y una grande señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, y la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas». En cualquier caso, hay que aclarar que la corona material no significa la deificación de María como sucede en las antiguas divinidades femeninas paganas.

VIRGEN DE GER SIN CORONA, mediados del siglo XII

VIRGEN DE GER SIN CORONA, mediados del siglo XII

En el niño caben destacar varios aspectos; entre ellos su rostro. No es el de un niño, sino el de una persona adulta. Esto viene exigido porque su aspecto formal representa la naturaleza divina.

También destacaremos que el niño se muestra como pantocrátor, con su mano derecha en actitud de bendecir, con gesto mayestático, y  en su mano izquierda portando una bola –hay imágines en las que ha sido sustituida por el libro de la sabiduría, el rollo de la ley u otros símbolos-, la esfera del mundo, creado y redimido por él. La esfera es símbolo de poder, que ya se utilizaba en la antigua Roma, y de perfección del Cosmos, salido de las manos de Dios.

Señalemos, por último, que el niño lleva los pies descalzos.

Máximo Gómez Rascón,[11] ha realizado una catalogación de estas imágines medievales de la diócesis de León estableciendo varios grupos. Al primero de ellos pertenece la de Siero. Las denomina «Virgen del manto». Forma grupo con Santa María de Gradefes, la Virgen de la Zarza de Matadeón de los Oteros, Theotókos (I) del Museo de San Isidoro y Nuestra Señora de la Vega de Cimanes.

Se podría concluir diciendo que es una talla un tanto tosca, de escasa belleza formal, en la que destacan, según Máximo Gómez Rascón, «el “orfrés” –arte del orfebre- y la racionalidad con que se curvan los pliegues del manto por la presión de los pies desnudos del Niño».

[1] Máximo Gómez Rascón, Theotòkos. Vírgenes medievales de la Diócesis de León, León, Edilesa, 1996. La imagen de Siero es la de la lámina n.º 13, p. 135, con el nombre erróneo de Nuestra Señora del Faro, como ya he dicho.

[2] El apellido de estas vírgenes románicas es diverso. Las hay que reciben el nombre de la población en que se hallan (Santa María de Ordás, Pandorado, Castillo, Barrio de Nuestra Señora, Gradefes, Cimanes de la Vega), de elementos de la naturaleza (La Virgen del Valle, La Virgen del Pueblo, La Virgen de Campillo, La Virgen del Otero, Nuestra Señora del Puente), del lugar donde fueron halladas (Virgen del Árbol, Virgen de la Zarza, Virgen de las Aguas), etc.

[3] En 1780 lo recoge por primera vez la Academia de la Lengua con este significado, que ha perdurado hasta hoy.

[4] Algunos consideran que este tipo de imágines proceden de un modelo pintado por san Lucas (siglo I), que habría pasado a Occidente. Según la leyenda, la Virgen se le habría aparecido en varias ocasiones al evangelista, quien habría pintado varios cuadros de ella.

[5] Nestorio (386-451), líder cristiano sirio que llegó a ser patriarca de Constantinopla,  se oponía a esta doctrina y proponía que a María únicamente se la podría considerar cristotókos ´madre del hombre Cristo`.

[6] Señalar que fueron los monjes benedictinos los auténticos creadores de la iconografía cristiana.

[7] Ejemplo patente de esta actitud es Juan Ruiz (1283-1350), arcipreste de Hita, autor del Libro de buen amor.

[8] Recordemos que en la Edad Media la manzana, la pera y el higo eran considerados simbólicamente como frutos amargos y malditos. Según Gómez Rascón, op. cit., p. 30, son pocas las imágines que ofrecen o muestran distinta clase de frutos. Cita la talla de Fresno de la Vega que sostiene una breva y la de Portilla de la Reina  un objeto piriforme.

[9] Será san Justino (¿100?-165) el primer teólogo que establezca la antítesis entre Eva y María. Y san Irineo (140-202), uno de los teólogos que más profundice en este tema.

[10] En este tipo de tallas se utilizan dos bloques de madera: uno para la Virgen y otro para el niño.

[11] Op. cit., p. 97.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IMAGINERÍA, SIERO y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s