SAN ANTONIO, EL ABOGADO DE LAS COSAS PERDIDAS: CÓMO SE LE REZABA Y SE LE REZA EN SIERO (LEÓN)

1. LOS SANTOS: SUS PATRONAZGOS Y SUS ABOGACÍAS

El cristianismo ha encumbrado a la categoría de santos a un conjunto de personas que han sobresalido en su vida por su vida ejemplar desde el punto de vista religioso y por haber realizado en vida o después de su muerte milagros. Estas personas han desarrollado una actividad vital determinada y han sobresalido en alguna faceta de esta. Esto es lo que ha hecho que el conjunto de sus devotos, de sus seguidores o la Iglesia como institución, los hayan nominado como sus patronos o defensores en virtud de su fe en que los podrán ayudar si se les invoca. Sus seguidores creen que por su intercesión ante Dios podrán conseguir lo que se les pida. Así nos encontramos con santos patrones de prácticamente todos los gremios, como san Crispín, patrón o de los zapateros; san Cristóbal, patrón de los automovilistas; santa Apolonia, patrona de los odontólogos; san Isidro, patrón de los labradores; santa Marta, patrona de las amas de casa; san Ubaldo, patrono de los boxeadores; santa Verónica, patrona de los fotógrafos,  y un larguísimo etcétera. Hay otros santos que son abogados defensores de actividades, órganos humanos, etc. Así, santa Lucía es la protectora de los ojos; santa Bárbara, protectora ante las nubes; san Blas, protector de la garganta; san Roque protege de la peste; san Nicolás, los buenos negocios; san Isidoro, el recto uso de Internet,  y san Antonio ayuda a encontrar las cosas perdidas.

2. SAN ANTONIO Y LAS COSAS PERDIDAS

La atribución de la abogacía de las cosas perdidas tiene su fundamento en una leyenda que le ocurrió en vida a san Antonio y que no fue conocida hasta después de su muerte. Se cuenta que a san Antonio le robó un novicio uno de sus libros preferidos, un comentario de los salmos. San Antonio acudió a Dios mediante la oración para que pudiera recuperar su libro de algún modo. El novicio fue detenido de manera misteriosa, confesó su robo y devolvió el libro. Conocido el hecho post mortem, sus devotos comenzaron a invocarlo cuando habían perdido alguna cosa. Comprobaban que san Antonio no hacía oídos sordos a sus peticiones y que la cosa perdida aparecía. El rito ceremonial se podría describir de la siguiente forma: la persona que ha perdido alguna cosa se postra ante una imagen de san Antonio, le reza la oración en la que se pide que aparezca y finaliza con un padrenuestro. El objeto perdido termina apareciendo.

3. PETICIONES POPULARES

Las oraciones que se utilizan para pedir la aparición de los objetos perdidos se pueden agrupar en cultas y populares. Al primer grupo pertenece la que se conoce como el Responsorio, cuyos dos primeros verso son los siguientes:

Si buscas milagros mira:
muerte y error desterrados…

Al tipo de las populares y tradicionales pertenecen las que vamos a dar a continuación, entre las que se cuenta la de Siero (León) y que son ejemplo de cómo se transmite vía oral la poesía tradicional en variantes. Este tipo de oración no abunda en su uso, si la comparamos con la que hemos calificado de culta, que, dicho sea de paso, también es conocida y utilizada en Siero. Yo tendré que decir que la que oí a mi madre, siendo niño, fue la que he calificado como tradicional.

Estos son algunos de los ejemplos recogidos.

I

Antonio, flor escogida,
suplicante al Sumo Bien
de cualquier cosa perdida
será por vos poseída
delante de Dios. Amén
(Lo Pensament catalá, Any I, Núm. 37 (1901)

 II

Antonio, flor escogida,
suplicad al Sumo Bien
que aquesta cosa perdida
sea por vos parescida
y a nos ante vos. Amén.
(La Vanguardia, 18 de septiembre de 1980)

 III

Antonio, flor escogida,
quedar mal o quedar bien,
que toda cosa perdida
será por vos parecida
y a nos ante vos. Amén
(Diario Madrid, jueves 9 de noviembre de 1967)

 IV

Antonio, flor escogida,
súplica de sumo bien,
toda la cosa perdida
por Dios sea aparecida
delante de Dios. Amén.
(Versión de Gregoria Aznar, Sanmartín de Olalla (Teruel), publicada por María P. IZQUIERDO CHAVARRÍAS, «Recopilación varia de literatura popular en España (2005-2006)», Culturas Populares. Revista Electrónica, 2 (mayo-agosto 2006), 73 pp.

 V

Antonio, flor escogido,
suplico sumo por bien
que cosa que sea perdida
por vos sea aparecida
delante de Dios. Amén.
(Versión de Juana Fuente Fernández, Siero (León)

Si analizamos las cinco versiones, se podrá colegir que la más antigua y normalizada es la número II, tanto por su léxico como por su corrección sintáctica. No ofrece problemas de interpretación. Se trata de una de las cuatro variedades de quintilla, abaab, conocida como redondilla abrazada, a la que se le añade un primer verso que anticipa la rima interior. Sus versos son octosílabos y su rima consonante. Comienza su uso a fines del siglo XV, no tiene límites en cuanto al asunto, y ha sido utilizada con frecuencia a lo largo de la historia de la poesía española. Son muy conocidas las utilizadas por Nicolás Fernández de Moratín en su poema «Fiesta de toros en Madrid» y por el Modernismo.

Ciñéndonos a la de Siero, observaremos en ella que están presentes variantes producidas en la cadena de transmisión oral, características de la poesía tradicional. En el primer verso existe una falta de concordancia entre el sustantivo flor y el adjetivo florido que, además, rompe la rima. El segundo verso carece de sentido, ya que de lo que debió de ser el original, «suplicad al Sumo Bien», se ha pasado a «suplico sumo por bien», que no tiene sentido. El resto de los versos  muestran variantes respecto de la versión considerada como primera, pero no plantean problemas de interpretación ni de falta de corrección sintáctica ni morfológica. Los sinsentidos tienen su explicación en el hecho de que quien usa la oración no se pregunta por la corrección morfológica, sintáctica o métrica, sino que cree que su recitado es correcto y que su petición será atendida utilizando dicha fórmula.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hagiografía, Literatura religiosa, Literatura tradicional, SIERO y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s