HERALDOS DE LA PRIMAVERA

Cuando yo era niño y acudía a la escuela de niños de mi pueblo a la vera de La Cuesta, que entonces no se llevaba lo de las unitarias para mantener la pureza espiritual y evitar la tentación del maligno, la Enciclopedia de Álvarez en sus diversos grados nos enseñaba que la estación de la primavera comenzaba el 21 de marzo y finalizaba con la llegada del verano el día 21 de junio. Hoy hilvanamos más fino y nos dicen los entendidos –supongo que astrónomos- que la entrada de la primavera comienza el día 20 de marzo a las 17:57 h. Cosas del progreso.

Pues bien, como iba diciendo, en aquel pueblo montañoso, situado en el cruce de dos riachuelos –que todavía no han ganado en su devenir para río- y a los pies de montes de reminiscencias cántabras, había heraldos de la primavera que no se regían por el tiempo cronológico ni por el astronómico, sino por el natural. Como decíamos allí, por el tiempo, a secas. Y antes de que llegara la oficial primavera del día 21 nosotros ya sabíamos que se estaba acercando. Unos años venía más adelantada que otros por mor de las nieves y de las heladas: a más nieve y helada, más retraso. Pero no fallaba. Que teníamos que comenzar a desgranar el amor y tú nos tenías que ayudar a conocer el futuro: sí, no, sí, no, sí, no, sí, no, sí, no, sí, no… Y vuelta a empezar. Tenía que salir el sí, no podías fallarnos en amores tempranos a la sombra del Cuclillo y paseando la vista por el tejado marcado de rojo carmín.

Ahora, a más de cien kilómetros y a menos altura, con menos nieve, helada, frío, y con más sol, hace más de un mes que te vi asomar, aunque con miedo, porque sabías que andabas tempranera, que todavía tendrías que soportar los rigores de la última nevada. Te vi en la margen derecha del río, al arrimo del muro, tu protector de fríos, vientos y heladas, tus enemigos naturales. Llegaste sin hacer ruido; primero tú sola sacaste tímidamente la cabeza, pequeña, casi sin atreverte, pegada al terruño. Resististe aunque tus rayos protectores todavía no eran fuertes y continuos. Tus hermanas entonces se fueron animando y comenzaron a asomar la cabeza, aunque de manera dispersa, fuisteis creando corros, como el de la patata. Si estuviera en el pueblo, te diría que estabais ralas. Y es que este año el mes de enero vino enfurruñado. No demasiado frío y poco sol. Templó febrero y ya estabas con ganas de salir. No resiste más y afuera. Pero no lo tuviste fácil y eso que el muro te protegía, porque hubo fenómenos que no pasaron en enero y los tuvo que recobrar febrero. Tendrían que llegar los primeros días de marzo y llenasteis como motas la alfombra verde de la derecha. Fuisteis creciendo, abriendo cada día un poco más el paraguas, siempre en dirección de quien os da vida: el sol. Hoy lleváis ya unos cuantos días pletóricas, llenas de sol y de marzo, y os veo con esplendor. Incluso ya habéis animado a vuestras hermanas de la orilla del río, más tímidas –la brisa nocturna del río es temible-, y ya estáis todas: las de la derecha, las del centro y las de la izquierda. Me habéis recordado que oficialmente se acerca la primavera, la de Álvarez o la de los astrónomos, me da igual, porque vosotras ya sois primavera, estáis en primavera, sois sus adelantados mayores, aunque ya os acompañan verdes enredaderas, morados cerezos, grises salgueras en sudoración, sauces llorando hilos verdes… Sois las MARGARITAS. Pero las plantas con sus flores blancas y su centro amarillo, no las pequeñas perlas, ni los minerales, ni los cócteles, ni las mariquitas, ni los caracolillos, ni los moluscos…

 Además me vais a servir para ilustrar cómo con vuestra polisemia y cambio en el orden de prelación de las acepciones estáis reflejando que formáis parte de un ser vivo llamado lengua, que como todo ser vivo nace, se desarrolla y muere. Sois testigos privilegiados de esa evolución. Sus archivos de papel así nos lo demuestran. Veámoslo.

EN EL PRÓXIMO POST

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CREACIÓN LITERARIA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a HERALDOS DE LA PRIMAVERA

  1. Luis dijo:

    ¡Me ha encantado! Si señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s