NACIMIENTO DE JESÚS: PRIMER BELÉN VIVIENTE

Se acerca la Navidad o celebración cristiana del nacimiento de Cristo el 25 de diciembre. Así lo afirmaba ya Hipólito de Roma en el c. 204 en su comentario a Daniel. Casas, calles y plazas se engalanan con motivos navideños: aparecen los árboles de Navidad, los ramos y los belenes. Detengámonos en estos últimos, este año que no hay polémica papal.

La creación del nacimiento o pesebre navideño con seres vivos se debe a san Francisco de Asís. En 1223, en la localidad de Greccio

BELEN VIVIENTE DE GRACCIOBELÉN VIVIENTE DE GRECCIO

(provincia de Rieti, región de Lazio), para celebrar la Nochebuena, hizo preparar en una cueva un pesebre con el heno correspondiente (pero sin niño) y mandó traer al lugar un buey y un asno. Sobre el pesebre se levantó un altar en el que se celebró la misa. Ya tenemos el primer belén viviente.

En dicho nacimiento aparecía el buey y el asno (en España y en los países de nuestra cultura se convirtió en una mula, sin que yo alcance a conocer su porqué), y desde entonces pasaron a formar parte del nacimiento. Pero ¿de dónde proceden estos animales si en el relato del Nuevo Testamento (Mt., 1, 25: «Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS», y Lc., 2,7: «Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón») no aparecen? Su origen está en Isaías, 1, 3: «Conoce el buey a su amo, y el asno el pesebre de sus dueños; pero Israel no conoce, mi pueblo no entiende».

La tradición de la representación del nacimiento viene de más antiguo, ya que se han encontrado representaciones en relieves del siglo IV, como la hallada en las catacumbas de la Basílicas de san Sebastián en Roma. Será en este siglo cuando la Navidad tome fuerza como fiesta cristiana a través de la cristianización de una fiesta pagana: se sustituye la fiesta romana del Dios-Sol invicto por la del nacimiento de Cristo. Recordemos que la verdadera fiesta cristiana de los primeros seguidores de Cristo era la de la Pascua, rememorada semanalmente en el domingo o día del Señor.

La difusión de los belenes se relaciona con los franciscanos. Volvamos de nuevo a san Francisco de Asís. Después de esa primera

Belen1aBELÉN NAPOLITANO DEL SIGLO XVIII. MUSEO DE LA HISTORIA DE MADRID

representación por el santo franciscano en Greccio, se irá divulgando tal representación por la península itálica, especialmente a partir del siglo XIV. De aquí saltará al resto de los países europeos primero como práctica eclesiástica, después aristocrática y, por último, popular. En el siglo XV aparecen ya las primeras fábricas de belenes: París, 1465; Alcorcón, 1471, Siena, 1475, etc.

belén luis

BELÉN DE BEATRIZ MARTÍNEZ ACEBES

En España contribuyó decididamente a la propagación belenística  aristocrática el rey napolitano Carlos VII (1734-1759) al ser nombrado rey de España en 1759 con el nombre de Carlos III y trasladarse a vivir aquí. A esta le seguirían los belenes populares.

IMG-20131221-WA0001BELÉN ARTESANO REALIZADO EN CARTULINA POR SILVIA FUENTE IBÁÑEZ

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura religiosa, RELIGIÓN y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s