SOR MARÍA DE JESÚS DE ÁGREDA Y LOS ÁNGELES: (III) NUNCIEL y SACIEL

2. Segundo nombre: NUNCIEL

La interpretación: nuncio entre Dios y la alma, y mensajero para presentar al Altísimo sus deseos y obras y peticiones del alma. Este santo ángel es el de la guarda, que se me dio cuando el Señor me crio.

El segundo príncipe es hermosísimo sobre manera y admirable en la compostura, como el primero.

retrato-sor-maria-de-jesus-de-agredaSeñálase este santo ángel y diferénciase del primero [en] que la encomienda que traía al pecho este santo ángel la traía en el brazo.

Traía diadema, sino que es de hermosísimas flores, y se parece más a corona.

Mostróseme con un rótulo al pecho que decía: «soy ángel de María». Y así se me ha mostrado, que es el ángel santo de toda la vida.

Traía en un brazo muchas coronas metidas por él, hermosísimas, a modo de laureolas de todas las virtudes; y cierto que verlas tan bellas obligan a procurarlas.

En el color que este santo ángel se señala más es blanco mucho; y esta blancura es con extraña hermosura. Áseme mostrado este príncipe, devoto de las vírgenes y que ayuda para esta virtud; en este artículo me ha hecho Dios grandísimos favores, y ahora lo atribuyo a este príncipe y señor mío. Muchas veces he reconocido en mi interior con alabanzas al Altísimo este beneficio. Jamás tuve malos pensamientos, sino una voluntad fortísima a esta virtud siempre; y esto lo atribuyo a la buena guarda de mi santo ángel, y en muchos trabajos me ha sacado con victoria.

Sea alabado tal príncipe.

 3. Tercer nombre: SACIEL

La interpretación: sabiduría de Dios y voz que la publica, e ilustración para darle a conocer: dala a la alma.

Como el tercer ángel se me ha mostrado, es como se sigue: en el modo de adorno es como los dos que quedan dichos. En el color que más se señala es azul como el cielo.

Hermosísimo en extremo traía corona o diadema de piedras preciosísimas.

En el pecho traía un modo de custodia o vidriera en que muestra grandes tesoros de la sabiduría del Altísimo.

Tiene gran majestad y está resplandeciente mucho.

Intelectualmente (aunque imaginariamente se muestra así) las inteligencias de sus grandezas, de su belleza, son indecíbles.

Bendito sea tal príncipe.

FIRMA AUTÓGRAFA

FIRMA AUTÓGRAFA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ASCÉTICO-MÍSTICA, Literatura religiosa y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s