REIVINDICANDO A CERVANTES POETA: (III) La poesía en el Persiles (1617)

La novela titulada Los trabajos de Persiles y Sigismunda. Historia septentrional, de Miguel de Cervantes Saavedra, fue publicada en 1617. Por tanto, es obra póstuma cervantina, ya que su autor había fallecido el 23 de abril de 1616. Estas dos circunstancias son las que explican que en la dedicatoria de la novela a don Pedro Fernández de Castro (16 de abril de 1616), su testamento literario,  traiga ya a colación una copla antigua anunciado

cervantes moribundo

Cervantes moribundo

ra de la muerte y que comienza de la siguiente guisa: Puesto ya el pie en el estribo. Cervantes está enfermo y otea la parca y por eso se apresura a finalizar su obra para que pueda ver la luz editorial lo antes posible. Esto explicaría la siguiente frase: «Ayer me dieron la Extremaunción y hoy escribo esta». La muerte le apremia para que finalice su última creación literaria, no dándole tiempo para concluir las tres obras inconclusas que anuncia en la citada dedicatoria: la segunda parte de la Galatea, el Bernardo y las Semanas del jardín.

Esta novela de Cervantes pertenece al género de la novela bizantina o novela de aventuras peregrinas, cuyo modelo era la obra de Heliodoro. Fue este un escritor griego (s. III d. C.) nacido en Emesa (Siria). Es autor de Las etiópicas o Teágenes y Cariclea, novela bizantina que ejerció una notable influencia en la literatura occidental de los siglos XVI y XVII. Varias fueron las ediciones y en diferentes lenguas (griego, latín, francés, español, etc.) que se realizaron en el siglo XVI. En España dio origen al nacimiento de la novela bizantina a cuyo género pertenecen varias novelas. El primer español en publicar una novela bizantina fue Alonso Núñez de Reinoso con su Historia de los amores de Clareo y Florisea, y los trabajos de la sin ventura Isea (1552). Siguió luego la Selva de aventuras de Jerónimo de Contreras (1565), El peregrino en su patria (1604) de Lope de Vega y Los trabajos de Persiles y Sigismunda (1617) de Cervantes. También pertenecen al género la anónima Los amantes peregrinos Angelia y Lucenrique, compuesta entre 1623 y 1625; Historia de Hipólito y Aminta (1627) de Francisco de Quintana, Historia de las fortunas de Semprilis y Genorodano (1629) de Juan Enríquez de Zúñiga, Eustorgio y Clorilene, historia moscóvica (1629), de Enrique Suárez de Mendoza, etc. Vid. Carlos García Gual, Los orígenes de la novela, Madrid, Istmo, 19882; Javier González Rovira, La novela bizantina de la Edad de Oro, Madrid, Gredos, 1996.

220px-Los_trabajos_de_Persiles_y_Sigismunda_(1617)Es una obra inacabada como lo evidencian la falta de rótulos de muchos capítulos o la diferencia de capítulos entre el libro cuarto y los tres anteriores: 23 en el primer libro, 21 en el segundo y tercer libros y solamente 14 en el cuarto. A pesar de este carácter de obra inacabada, se puede decir que es la mejor novela cervantina desde el punto de vista técnico y de la expresión lingüística. Su autor siempre pensó («Dedicatoria al conde de Lemos» de la II parte del Quijote (1615) que dicha novela sería la que le haría célebre y pasar a la historia como gran novelista:«libro a quien daré fin dentro de cuatro meses, Deo volente, el cual ha de ser o el más malo o el mejor de los de entretenimiento»; se había equivocado: será el Quijote el que realice esta función y lo eleve a todos los altares de la novelística mundial.

La presencia de la poesía propia en el Persiles es escasa, y se observa en dicha obra cómo Cervantes ha ido progresivamente quitando protagonismo en la novela a la poesía desde la Galatea, la ha ido convirtiendo en algo secundario. Los poemas cervantinos que hallamos en esta novela bizantina se reducen a cuatro sonetos, un poema de doce octavas y uno de una redondilla. Entre sus versos se hallan algunos de los mejores versos de la poesía española compuestos por el poeta de Alcalá, según sus estudiosos. Tampoco debemos olvidar en este apartado la reflexión teórica sobre la poesía, especialmente en lo que se refiere a la superación del ut pictura poesis horaciano: Cervantes añade en el hermanamiento a la historia.

Las razones de la escasa presencia de la poesía han sido estudiadas por diversos cervantistas, no llegando a acuerdo alguno, ya que su autor no aclara la situación y, por tanto, nos movemos en el plano de la hipótesis. En cinco las concreta Juan Ignacio Díez Fernández en su trabajo «Funciones de la poesía en Los trabajos de Persiles y Sigismunda»:

1.ª Incompatibilidad genérica entre poesía y novela bizantina.
2.ª Tendencia a la fusión entre poesía y prosa, propia del barroco.
3.ª Voluntad de eliminar en la novela lo accesorio, en este caso la poesía.
4.ª Sacrificio de la poesía en la búsqueda de la verosimilitud que preside el género de la novela bizantina.
5.ª Imposibilidad de poner en boca de los protagonistas, para no romper el misterio de su origen, textos poéticos de carácter amoroso.

Todos estos aspectos y otros más se pueden leer en el trabajo que se inserta a continuación y que como ahí se dice es el resultado de una investigación llevada a cabo en 1991 y que ha permanecido inédito hasta la actualidad. Su enlace es el siguiente:

LA POESÍA EN EL PERSILES

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cervantes poeta y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s